Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Incendios forestales

El campo asturiano pide medidas ante la oleada de incendios: "No permiten quemas controladas y luego pasa lo que pasa"

El presidente Barbón critica la "indecencia" de los causantes de los fuegos, y las fuerzas de seguridad abren las primeras investigaciones

Uno de los incendios de Asturias.

"El fuego empezó el sábado por la noche. Por aquí solo pasaron dos helicópteros a echar agua por la mañana", se quejaban este domingo una vecina de L’Omedal, Asturias, una exigua aldea a la que se accede desde Espinaréu, en Piloña, uno de los concejos que llegó a acumular un mayor número de fuegos, hasta diez. El incendio aún humeaba a primera hora de la tarde, llenando el valle de característico olor a madera quemada. “¿Quién sabe quién lo inició?”, indicó la misma mujer. Como la mayor parte de los incendios registrados en esta ola de fuego que ha sorprendido a todos en plenas celebraciones del Fin de Año, el fuego de L’Omedal –o sería más preciso hablar de Fresnedal– fue provocado. Lo aseguraba este domingo una mujer ganadera: “No permiten las quemas controladas y luego pasa lo que pasa”. De todos modos, la situación ha ido a mejor, tras bajar la intensidad del viento y también las temperaturas. Si en la mañana de este domingo se registraban hasta 93 incendios en 31 municipios, a media tarde, esa cifra se había reducido a 50 fuegos en 24 concejos. El presidente Adrián Barbón mostraba a través de tuit el rechazo a estas quemas, apuntando a que buena parte fueron provocados: “Es terrible que, por la indecencia de algunos pocos, se ponga en peligro el paisaje, el entorno natural y la riqueza ambiental de Asturias”. Las fuerzas de seguridad han abierto las primeras investigaciones. El Colectivo Ecoloxista reclamó una rápida intervención para detener a los responsables.

El domingo por la mañana, la atención se centró en una decena de fuegos. En Allande, los Bomberos del SEPA, con base en Tebongo y Grandas de Salime, y dos cooperativas forestales, trabajaron en la zona de El Alto de la Marta y La Porquera. En Belmonte de Miranda, los efectivos con base en Tineo atacaron un fuego en Santa Marina. En Cangas del Narcea, la atención de los Bomberos con base en el concejo y la brigada de refuerzo de Tineo se centró en Casares y Castil del Moure. La brigada sería trasladada a media tarde a La Llaneza, en Tineo, donde también se había iniciado un fuego.

En Piloña, los Bomberos con base en el parque local y en Cangas de Onís actuaron en el ya citado incendio de Espinaréu y Pandelamazca. En Ribadesella, los Bomberos de Villaviciosa continuaban las labores en Linares.

En Salas, efectivos de Tineo, junto a una cooperativa forestal, trabajaron en la zona de Buscabrero, y en Sobrescobio, los del parque de La Morgal y uno de los helicópteros de extinción de Bomberos se centraron en las llamas que afectaban al Pico Cuyargayos.

Incendios activos a las 10.00 horas del lunes 3 de enero

  • Allande: 1
  • Aller: 4. Aquí están trabajando efectivos de Bomberos del SEPA en la zona de Orillés.
  • Belmonte de Miranda: 2
  • Cabrales: 2
  • Cangas del Narcea: 5. Aquí están trabajando efectivos de Bomberos del SEPA en la zona de Irrondo de Besullu.
  • Caso: 1
  • Grado: 2
  • Langreo: 1
  • Laviana: 5
  • Lena: 5
  • Llanes: 1
  • Mieres: 2. Aquí están trabajando efectivos de Bomberos del SEPA en la zona de Ablaña.
  • Morcín: 2
  • Nava: 1
  • Parres: 1
  • Peñamellera Alta: 1
  • Piloña: 2
  • Ponga: 2
  • Proaza: 2
  • Riosa: 1
  • Salas: 1
  • San Martín del Rey Aurelio: 2
  • Sobrescobio: 1
  • Teverga: 1
  • Tineo: 2. Aquí están trabajando efectivos de Bomberos del SEPA en la zona de La Cerezal de Rellanos.

Ya por la tarde, la atención se centraba en once incendios en nueve concejos. En Amieva, donde llegaron a contabilizarse hasta cinco fuegos, se mantuvo la intervención en La Marta, y se sumó otra en la Sierra de Carondio. En Grado, los Bomberos de los parques del concejo y La Morgal intervinieron en Sobrevega, donde las llamas causaron daños en una casa deshabitada. En Laviana, los Bomberos con base en San Martín del Rey Aurelio ese centraban en un fuego en La Bahúga.

En Lena, donde llegó a haber hasta seis incendios, los Bomberos de Proaza actuaron en la zona de San Miguel del Río, y en Llanes, un medio aéreo de Bomberos del SEPA y efectivos del parque de Cangas de Onís, en la zona de Riocaliente. En Salas, Bomberos de Tineo se desplazaron a Las Gallinas.

Los conductores que circulaban este domingo en sentido a León por la Autovía de la Plata (A-66) pudieron comprobar con sus propios ojos el efecto de los incendios. Una especie de neblina, que en realidad era una nube de humo, lo inundaba todo. El efecto era más denso en uno de los puntos más complicados, en la zona de la térmica de La Pereda, en Ablaña, en el concejo de Mieres. Manuel Ángel Álvarez Álvarez, vicealcalde coordinador del Gobierno de Mieres y responsable del Área de Economía y Empleo, y concejal de Hacienda, explicó que ese era uno de los focos más preocupantes de los que se sufrieron en todo el concejo. Álvarez lo comprobó de primera mano durante la madrugada del domingo. Hasta las tres y media de la madrugada recorrió los distintos puntos donde las llamas ardían. Estuvo en Ablaña, en el Padrón y en la zona alta del valle de Turón, en Urbiés y Fuexo, donde las llamas quemaron una cabaña.

A primera hora de la tarde del domingo, la situación se había controlado, aunque los Bomberos del SEPA seguían trabajando en distintos puntos del municipio “para que se vayan apagando los rescoldos”, explicaba el vicealcalde. Manuel Álvarez hacía un llamamiento a la responsabilidad “a todos aquellos a quienes se pase por la cabeza hacer alguna quema con estos días de calor”.

En otro de los concejos de la cuenca del Caudal, el de Lena, los Bomberos también tuvieron trabajo este domingo. Fuentes municipales explicaron que seguían activos cinco incendios, “pero todos están controlados”. Las llamas surgieron en San Miguel del Río, Romía de Arriba, Parana, Payares y Fresneo la Puente. En ninguno de esos incendios hubo que lamentar daños ni materiales ni personales.

Ya en la cuenca del Nalón, la Policía Local de Laviana realizó en la tarde de este domingo una ronda por el concejo y no apreciaron ningún incendio. “El sábado sí que estuvo complicado y nos llamaba la gente pero hoy (por el domingo) no ha habido ninguna incidencia”, explicaron fuentes policiales.

Valladares: “Rechazo que sean obra de ganaderos”

Xuan Valladares, portavoz de la plataforma Asturias Ganadera, cree que no se puede afirmar de forma tajante que la ola de incendios que sufre Asturias pueda ser atribuida a ganaderos que buscan ganar terreno para pasto. “Como otras que ha habido en los últimos años, coincidió con una semana de buen tiempo y además en fin de semana. Eso te hace preguntarte quién causa realmente los incendios. Rechazo que sean obra de ganaderos, tenemos mucho trabajo encima para dedicarnos a eso”, indicó Valladares, que quiso distinguir entre incendios y quemas ilegales, en las que encuadraría buena parte de los episodios que se han producido estos días. Lo que sí rechaza tajantemente es que se trate de una campaña orquestada de protesta, como han sugerido algunas personas en las redes sociales. Para Valladares, está fuera de toda duda que estos incendios causan daños irreparables en el suelo y en los bosques. Pero, “independientemente de la casuística, lo que no se puede negar es que tenemos un problema de matorralización en el sesenta por ciento del monte de Asturias”, aseguró. Para solucionarlo propone “usar bien lo que parece que es el enemigo, el fuego, con quemas controladas, porque es imposible desbrozar el sesenta por ciento de los montes”. Se acordó de las quemas que organizaban los vecinos de los pueblos en su infancia. “Debe empoderarse a la gente de los pueblos y que se organicen para realizar estas quemas controladas, con unos criterios definidos, y no dependan de la decisión del Principado”, pidió. Por otro lado, considera que “la reciella –el ganador lanar o cabrío– es importante para mantener el monte más limpio, minimizar el riesgo de incendio y reducir el castigo de la ganadería al entorno”. Hay que fomentar este tipo de ganado, pero debe darse a los ganadero garantías de protección frente al lobo, añadió.

Compartir el artículo

stats