Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Proyecto integrador

Cuentacuentos gitano contra la desigualdad

La Compañía BaladreS de la localidad valenciana de Sagunto rescata las narraciones de la tradición oral para idear, redactar y representar 'La libreta de Juana'

Acogida a una de las representación de 'La libreta de Juana'.

"Juana deseaba escuchar los cuentos de su familia, las historias que la embelesaban y no encontraba en los cuentos del cole; por eso decidió comprar una libreta y anotar todas las historias antiguas de su familia". Bajo esta premisa comenzó su camino de escritura creativa la Compañía BaladreS, impulsada por los Servicios Sociales del Ayuntamiento valenciano de Sagunto entre las mujeres gitanas de un barrio considerado oficialmente durante décadas como vulnerable, en el que están empadronadas cerca de 7.000 personas en menos de 2.800 viviendas.

Los primeros pasos de esta iniciativa cultural avanzaron en clave poética, pero en esta ocasión el trabajo se centra en la narración. Elementos del cuento, con sus múltiples voces y espacios, además de tradiciones, cantos y juegos, toman la palabra de la mano de Juana, una pequeña gitana de siete años a la que le encanta ir a la escuela y decide contar su historia para que todos los niños sepan lo que tanto le fascina.

"Narra su día a día -explica la dramaturga y directora artística del proyecto, Mariola Ponce-, su recorrido y quienes marcan su vida. Pasa por sus abuelas, sus tías y todas las historias que ellas le regalan. Cómo vive su familia, cómo conviven con los animales o la importancia de la música en su cotidianidad". Una de las fundadoras de la Compañía BaladreS, Estela Santiago, apunta que "ha sido una experiencia muy bonita, porque nosotras hemos escrito un cuento y, cuando lo hemos contado, ha gustado tanto a los pequeños como a los mayores".

La escritura creativa requiere una experimentación lectora que estas mujeres trabajaron a través de antologías de cuentos gitanos de todos los rincones del mundo. Después, el grupo apostó por crear sus propios personajes. "Juana nació con la intención de ilusionarnos, de abrir puertas al conocimiento de la cultura gitana y ventanas de interculturalidad", afirma Mariola Ponce.

Tras construir la narración, las nuevas escritoras creyeron en las posibilidades de su cuento y lo proyectaron, de ahí que, con la ayuda de la ilustradora Rocío Altava, forjaran también la imagen de Juana. "Con nuestras descripciones, el trabajo esbozado por el grupo y nuestra fantasía, dio cuerpo a Juana y a su familia", añade.

El perfil de la protagonista y el desarrollo del relato animaron a las mujeres a seguir adelante con el mismo entusiasmo que la niña gitana mostraba con su libreta nueva. La narración oral del cuento cobraba fuerza, ya que la cultura gitana es puramente hablada. "Hemos creado un kamishibai -teatrillo de madera con ilustraciones en papel de la tradición japonesa-, además de unas marionetas con los personajes y otros elementos que suman magia a la historia. Las mujeres presentarán su cuento en escuelas, bibliotecas y certámenes de narración oral", añade Ponce.

Esta propuesta cuenta con el apoyo profesional de Vicent Ortolá, que consolida la el cuento de Juana como un elemento dinamizador con una potencia comunicativa única. "Nuestro compromiso con la compañía es firme para construir propuestas de proyección profesional. Queremos forjar discursos que trasciendan, despierten inquietudes, sugieran, medien e integren", comenta la directora del proyecto.

Por el momento, la compañía ha representado 'La libreta de Juana' en el colegio de Baladre y en la biblioteca del Port de Sagunt. A pesar de que las restricciones sanitarias limitan su difusión, las mujeres confían poder seguir con su cuentacuentos. "Hemos recuperado tradiciones. Las vivencias con el mundo animal llevan a Juana a visitar su caballo o comer habichuelas con macarrones, experiencias que los pequeños de Baladre acogieron con inmensa atención", apunta.

De Baladre al mundo

La potencia narrativa del cuento se multiplica a través de estas representaciones, ya que las mujeres utilizan la sinergia de sus tradiciones para interactuar con el público. De ahí que, a partir de ahora, Juana vuela desde Baladre al mundo para generar puentes de interconexión. Con esta creación se eleva el poder del "érase una vez" al mundo gitano. "Nuestro sueño ahora es publicar el cuento", confiesa Estela Santiago.

Compartir el artículo

stats