Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus | Regreso a las aulas

Vuelta a clase con doble protección

El primer día en los colegios tras la Navidad se salda con un número importante de bajas de profesores pero las familias de los menores muestran tranquilidad

Vuelta a clase con doble protección

El despertador volvió a sonar demasiado temprano para muchos menores que tuvieron que asistir al primer día de clase tras las vacaciones de Navidad. Después de incontables dudas, las clases comenzaron de manera presencial y con un refuerzo de las medidas de prevención ante el avance imparable de la variante ómicron. A pesar de ello, fueron numerosos los niños ilusionados que llegaron a las aulas deseosos de mostrar a sus compañeros algunos de los regalos que les habían traído Papá Noel o los Reyes Magos.

Vuelta a clase con doble protección

Los alrededores de los colegios se llenaron de madrugadoras familias pasadas las ocho de la mañana y, un año más, volvieron a realizarse las entradas escalonadas y con toma de temperatura. Al igual que la inmensa mayoría de los de España, los centros han venido cumpliendo de manera modélica con el protocolo de prevención del Covid, lo que trasmite mucha tranquilidad a los padres de los alumnos, que se encontraban más resignados por tener que abandonar la comodidad de las vacaciones que por tener que cumplir con todas las normas sanitarias, a las que ya están acostumbrados.

Vuelta a clase con doble protección

El joven Carlos Afonso, que cursa 5º de Primaria, ya ha pasado el Covid en dos ocasiones y las dos veces se ha contagiado en el colegio. Al igual que sus padres, en el primer día de clase estaba «tranquilo», aunque un poco triste porque las vacaciones de Navidad se le habían hecho cortas. Pero alargó un poco más la magia de estas fiestas estrenando algunas de las prendas de ropa que le regalaron los Reyes Magos. «No se puede perder el curso por este virus que a la larga se terminará convirtiendo en una gripe más», comentaron los padres de Afonso antes de unirse a la fila para que le tomaran la temperatura y poder entrar en el colegio.

Vuelta a clase con doble protección

Ventilación

Enzo Rodríguez llegó al colegio «con sueño» y listo para abrigarse dentro de clase porque conoce la importancia de cumplir con las medidas sanitarias y la correcta ventilación de la clase es una de ellas. «Es molesto pero nos abrigamos y ya está», resumió el alumno de 5º de Primaria. La pequeña Martina Quesada llegó a clase de la mano de su padre Francisco Quesada, quien destacó que «el curso pasado todo era nuevo con respecto a la pandemia, pero esto año se ha hecho todo más real».

Vuelta a clase con doble protección

A pesar de ello, trasmitió tranquilidad y ganas, las mismas que su hija, quien llevó a clase uno de los muñecos que le regalaron los Reyes Magos para jugar con sus compañeros, a los que tenía muchas ganas de ver.

Adrián Hernández y sus padres también madrugaron para no llegar tarde a clase y reconocen que «todos nos hemos tenido que adaptar a las nuevas medidas y venimos al colegio tranquilos, siempre y cuando se cumpla con el protocolo».

Los progenitores del menor explicaron que justo antes de las vacaciones, la clase de Hernández se encontraba confinada pero que ahora empiezan este año con esperanza porque «vemos a nuestro hijo responsable y creemos que eso es porque le hemos inculcado los valores correctos».

Isabel Contreras es la madre de uno de los alumnos de 5º de Primaria y, aunque aún no sabe si vacunará a su hijo, acudió al colegio con tranquilidad porque sabe que su hijo no tiene contactos de riesgo y su familia realiza pocas interacciones sociales. Tranquilidad también mostró la madre de Sanounou quien reconoció que sí que tenía ganas de que se terminaran las vacaciones de Navidad para volver a ver a sus compañeros. La madre destacó que, «como la comunidad educativa no cuenta con la infraestructura necesaria para que las clases se reciban en casa, no hay otro remedio y deben ser presenciales por lo que hay que tener paciencia y confiar en el cumplimiento del protocolo».

Los directores de los centros coinciden en que esta vuelta a clase tras la Navidad está siendo mucho más complicada que la del pasado año debido al alto número de contagios. Muchos centros en Canarias han dado muchos pasos atrás en cuanto a su apertura ya que en los últimos meses se había permitido la entrada de padres para asistir a reuniones puntuales y se había organizado algunas actividades complementarias a las que acudía personal externo al centro. Todo eso tendrá ahora que suspenderse ya que únicamente podrán acceder los trabajadores y alumnos del colegio. Estas medidas tan restrictivas se mantendrán hasta que mejore la situación epidemiológica en las islas.

Más allá de Canarias, el porcentaje de bajas de profesores en los institutos públicos españoles se situó en ese primer día en torno al 8%, y el de los alumnos entre el 10 y 15%. A pesar de estos datos, el sector temía un mayor número de ausencias como consecuencia de la alta transmisión de la variante ómicrom. El presidente de la Federación de Asociaciones de Directivos de Centros Educativos Públicos (Fedadi), Toni González, indicó que estas cifras permiten a las consejerías de Educación poder manejar la situación y buscar las sustituciones pertinentes.

El retorno a las clases de forma presencial en todos los niveles y en la mayoría de puntos del país se realizó bajo el estricto cumplimiento de los protocolos sanitarios. No obstante, y a pesar de que la alta transmisión de la variante ómicron está dejando huella, tanto en la plantilla de profesores como entre el alumnado, este nuevo trimestre arrancó también con la recomendación de suavizar las cuarentenas en las aulas. Hasta ahora, los alumnos completamente vacunados que eran contacto estrecho de un positivo estaban exentos de hacer la cuarentena, y los que no lo estaban debían respetar un periodo de siete días.

La nueva decisión de la Comisión de Salud Pública determina una cuarentena para todo un aula siempre que se den al menos cinco casos de covid o estén afectados al menos el 20% de los alumnos, en un periodo igual o inferior a siete días. Así, en caso de que sean cuatro casos o menos del 20%, se considerarían casos esporádicos y no hará falta cuarentena. Esta decisión se viene a unir al resto de medidas adoptadas por las administraciones públicas y la comunidad educativa para garantizar la máxima presencialidad.

Ante el comienzo de las clases, muchas comunidades autónomas han actualizado sus protocolos e incorporan pequeñas novedades. No obstante, lo primordial para muchos es reforzar las medidas que ya se venían recomendando e intensificar otras como la limitación del acceso a las instalaciones escolares del personal no docente. Este es uno de los aspectos en los que hace más hincapié Canarias, donde se ha apostado por el cumplimiento escrupuloso del protocolo, por seguir promoviendo la vacunación del alumnado y que las familias no lleven a sus hijos a clase si observan síntomas compatibles con el virus.

Con todo, también la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) mantiene la presencialidad de su docencia, de acuerdo con las indicaciones de las autoridades nacionales y autonómicas, si bien ha recordado que en este mes de enero no hay clases al estar en periodo de exámenes. Además, indica que el equipo de gobierno de la ULPGC mantiene abiertos todos los canales de comunicación con los equipos directivos de los centros docentes, así como con el Consejo de Estudiantes, en aras de lograr la mayor seguridad en la salud de toda la comunidad universitaria en el desarrollo de las tareas docentes y de evaluación.

Compartir el artículo

stats