Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Monarquía

Los duques de Palma que dejaron de serlo

La relación con Mallorca del matrimonio formado por la infanta Cristina y su marido durante casi 25 años empezó con vacaciones de verano y Pascua, un título real y la Rambla a su nombre, y finalizó con el escándalo del caso Nóos

La Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin, en una foto de archivo.

La infanta Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarin estarán ligados siempre a Mallorca por el caso Nóos, aunque la vinculación con la isla de la hermana pequeña del Rey se remonta a sus vacaciones de verano desde la infancia y su afición a la náutica, mucho antes de conocer al hombre que más desvelos le ha causado y de quien ahora se divorcia. La hija menor de Juan Carlos I mostró las aguas de la Bahía de Palma por primera vez a su entonces prometido en agosto de 1997 y un mes después, justo antes de la boda, su padre la nombró duquesa de la ciudad en cuyo mar aprendió a navegar. Con el enlace matrimonial regio en Barcelona, Urdangarin también se convirtió en duque de Palma y el Ayuntamiento utilizó el título para cambiar la rotulación de la Rambla en abril de 1998.

El topónimo de la tradicional vía pasó a ser Rambla dels Ducs de Palma de Mallorca solo un mes antes de la visita oficial del nuevo matrimonio a la comunidad. El presidente del Govern balear era Jaume Matas, condenado años después junto a Urdangarin por Nóos, y durante la estancia regia impuso la Medalla de Oro extraordinaria a la infanta y su marido. En la década siguiente, los veraneos en Mallorca, las regatas de la Copa del Rey y el trofeo Princesa Sofía (en Semana Santa) y las imágenes distendidas de la pareja y los hijos que iban teniendo eran la tónica dominante y nada hacía presagiar lo que vendría después.

El 30 de enero de 2013, tras la investigación que comenzó con el caso Palma Arena, el juez José Castro imputó a Iñaki Urdangarin 29 delitos por enriquecerse con dinero público. El mismo día Cort devolvió su topónimo original a la Rambla debido a la «conducta poco ejemplar y falta de consideración hacia el título y nombre de la ciudad», en alusión a la firma «duque em...Palma...do» en un correo escrito por Urdangarin. El matrimonio que ha anunciado su separación ostentó el ducado hasta junio de 2015, cuando el rey Felipe VI lo revocó a su hermana y, por tanto, a su consorte debido a su imputación en el caso Nóos. Faltaba menos de un año para el histórico juicio que sentó en el banquillo a los duques de Palma que dejaron de serlo.

Compartir el artículo

stats