Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El 49% de la enfermería canaria ha pensado en dejarlo por la pandemia

Ocho de cada 10 profesionales admiten estar afectados psicológicamente por la crisis de la covid-19

Enfermeros atienden a un paciente con covid-19

El 49,3% del personal de Enfermería de Canarias ha pensado en dejar la profesión como consecuencia directa de los dos años de la pandemia de covid-19, según una macroencuesta presentada este lunes por el Consejo General de Enfermería. Un dato que la organización profesional califica de «estremecedor». Esto refleja el agotamiento que vive este personal sanitario tan importante en el sistema de salud y que sitúa a Canarias como la quinta comunidad autónoma con mayor porcentaje de profesionales que han barajado dejar la profesión, frente a la media nacional del 46,5%.  Son cifras demoledoras y preocupantes que arroja el estudio, más aun teniendo en cuenta que el grado universitario de Enfermería es una de las carreras con mayor nota de corte y, por tanto, una de las más vocacionales.

 El estudio apunta además que si bien el sentimiento de abandonar la profesión es global a todas las áreas, tiene mayor presencia en el área de cuidados intensivos , una de las más afectadas por las olas de contagios y donde la presión asistencial ha sido casi una constante desde el inicio de la crisis sanitaria. Le sigue el área de urgencias y tras ella hospitalización.

Por si fuera poco, el 22% de los profesionales de la enfermería en Canarias no volvería a estudiar la carrera si pudiese dar marcha atrás. Un dato ligeramente inferior a la media del país situada en el 28,4% que coloca a las islas en la cola con Madrid, Melilla y Galicia como las comunidades donde más reconsiderarían volver a estudiar enfermería con porcentajes por encima del 30%.

Este cambio de postura se debe, según los encuestados, a la extenuación de la profesión y la falta de reconocimiento, siendo mayor entre los trabajadores de urgencias, cuidados intensivos y hospitalización, las tres áreas más castigadas por las olas de contagios.

Salud mental

Ocho de cada 10 enfermeras y enfermeros canarios admiten estar afectados psicológicamente tras dos años de crisis sanitaria, situándose el archipiélago por encima de la media en este parámetro y colocándose como la séptima región con mayor número de afectados. De hecho, el 20,4% del personal de enfermería en las islas ha estado de baja laboral por estrés, ansiedad o agotamiento. El archipiélago es la quinta comunidad autónoma con mayor porcentaje, la media nacional está en el 16,4%.

El mayor porcentaje de bajas está en el área sociosanitaria con un 19% del total.

Una situación que ha llevado a que el 62,8% de los profesionales que reúnen los requisitos para obtener la jubilación en cualquiera de sus fórmulas, se esté planteando solicitarla. 

Tras los aplausos durante el confinamiento, la profesión enfermera se siente absolutamente abandonada y ha perdido completamente la fe en los políticos y en llegar a ver resuelto algún día las diferentes dificultades, obstáculos y precariedades que tiene que sufrir cada día. La carga de trabajo al que se han visto sometidos desde hace dos años, acrecentado con la sexta ola que empieza a retroceder, el personal apunta a la variante Ómicron como la culpable de este aumento exponencial de casos. El 86,6% apunta que esta ola ha supuesto un incremento importante con respecto a las cinco anteriores. Las islas lideran este parámetro frente al 56,9% de la media de los encuestados.

En este sentido, señalan a urgencias y atención primaria como las áreas donde la ola Ómicron ha supuesto un importante aumento en la carga de trabajo en relación a otras olas. Sin embargo, cuidados intensivos ha percibido una carga de trabajo igual o inferior a anteriores olas.

En resumen, el personal de enfermería de las islas está agotado por la intensidad de las seis olas de Covid-19 que han azotado las islas y muestran síntomas de extenuación por la alta presión asistencial que siguen afrontando. El 28,1 % de la enfermería canaria considera que están desbordados por el volumen de trabajo en su correspondiente área o servicio, el segundo mayor dato del país.

El cuestionario, el mayor realizado en España en el sector enfermero, se realizó entre el 25 y el 1 de febrero con la participación de 19.300 enfermeras y enfermeros, de los que 753 trabajan en Canarias (el 3,9% del total). 

El 91,7%, a favor de movilizarse

Un apabullante 91,7% del personal de enfermería de las islas están a favor de iniciar algún tipo de manifestación o movilización ante el panorama dantesco reflejado en la encuesta, situándose en la media del total de encuestados. El 75,9% participaría en esas movilizaciones. Lideran esta intención de movilización el personal de Murcia con un 95,7% y cierra el listado los trabajadores de Baleares donde el 85,3% estaría a favor. Por áreas, lideran esas ganas de decir «basta ya» los trabajadores del área cuidados intensivos con un 82,1%, seguida de urgencias y hospitalización con un 78,4% y 78,2%, respectivamente. La percepción general es de un escaso reconocimiento, salvo en los pacientes y sus familiares. Ese poco reconocimiento se extrema con los responsables políticos. El mayor reconocimiento de los pacientes lo perciben las profesionales del área sociosanitaria, mientras las menos reconocidas por los jefes están en las urgencias, cuidados intensivos y hospitalización. En el resto de cuestiones, la percepción de desafección es similar en las distintas áreas analizadas.

Compartir el artículo

stats