Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vigías escolares del espacio desde Canarias

600 alumnos de Canarias buscan asteroides y estrellas fugaces para ayudar a la ciencia

De izquierda a derecha: Paula Hernández, María Rodríguez, Adolfo Espino y la docente Rosetta Martorell, junto al panel expositivo de los programas en el IES Politécnico de la capital grancanaria.

El IES Politécnico, en Las Palmas de Gran Canaria, es uno de los 32 centros educativos de Canarias de todas las etapas que participan este curso en el proyecto ‘Asteroid hunters in the Canary islands’ y en el programa de ‘Caracterización de estrellas variables’. Destinados a promover la ciencia entre el alumnado canario mediante la búsqueda y descubrimiento de nuevos asteroides cercanos a la Tierra y de estrellas variables.

Vigías escolares del espacio. La inmensidad del universo y los múltiples secretos que esconde del conocimiento y entendimiento de la humanidad han sido durante toda la historia uno de los elementos más fascinadores para el ser humano. Una atracción que sigue más viva que nunca con la evolución de la tecnología y que llega a las aulas de la educación pública en Canarias gracias a los proyectos Asteroid hunters in the Canary islands y de Caracterización de estrellas variables, bajo el programa STEAM que desarrolla la Consejería de Educación, Ciencia, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias

El primero de ellos está destinado a buscar y descubrir nuevos asteroides cercanos a la Tierra, que puedan o no entrañar un riesgo para la supervivencia, mediante el análisis de imágenes astronómicas obtenidas por los telescopios Pan-STARRS de la Universidad de Hawái. Para el análisis de las imágenes se emplea software libre específico. Para el segundo proyecto, el alumnado usa imágenes astronómicas reales para analizar la posible variación en el brillo de varias estrellas. Esta observación es una de las claves para conocer el futuro, entre otros, del sol. En caso de que exista una variación de su brillo, se determina el tipo de variable y su periodo. Entre las posibilidades del proceso está el descubrimiento de nuevas estrellas variables, de las que el alumnado recibe la certificación de su descubrimiento.

Pioneros

El IES Politécnico de Las Palmas de Gran Canaria es uno de los 32 centros educativos de las islas, de todos los niveles, que forman parte este año de los programas promovidos por la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias, para localizar asteroides y estrellas variables.

 Es uno de los precursores de ambos proyectos y este curso ya ha localizado dos de los 63 hallazgos preliminares detectados por escolares canarios. Esto es solo la punta del iceberg de unos hallazgos que están ayudando de forma directa a la comunidad científica a proteger nuestro planeta de asteroides cercanos a su órbita y de conocer más sobre las estrellas variables, y por ende del sistema solar. «Quizás sean los únicos proyectos que tiene y que ha tenido Educación en los que el alumnado puede hacer una aportación científica real. Eso es muy importante porque no hay, ni han habido, proyectos tan importantes en el que puedan hacer esto e implicarse», apunta Carlos Morales, impulsor del proyecto de cazadores de asteroides, docente, jefe del departamento de Matemáticas del IES José Frugoni Pérez de Telde y presidente de la Asociación Astronómica y Educativa de Canarias Henrietta Swan Leavitt.

Paula, María y Adolfo durante el reportaje José Carlos Guerra Mansito

Morales destaca la contribución que el alumnado canario está haciendo a tiempo real con estos dos proyectos. «En el caso de asteroides se está haciendo una contribución a la defensa planetaria porque se están identificado asteroides que potencialmente pueden ser peligrosos para la tierra. Pero, sin llegar a ser dañinos, es muy importante tener un mapa detallado de lo que nos rodea y vigilarlo. El alumnado está haciendo contribuciones directas para descubrir estos peligros. En cuanto a las estrellas variables son importantes porque nos ayudan a poder conocer cómo puede evolucionar el sol, que futuro le espera, que cabe esperar o que planes podemos hacer. Ayuda también a conocer como es el universo», añade. Junto a él, Rosetta Martorell, profesora de Lengua Castellana y Literatura en el IES Politécnico, jefa de departamento y coordinadora en el centro de los dos proyectos, es otro de los pilares de estos proyectos. Su pasión por la astronomía, por el conocimiento y por la ciencia llevan al alumnado a subirse a esta aventura científica. «Siempre he sido una apasionada de la astronomía y de compartir el conocimiento con los alumnos desde una perspectiva multidisciplinar más allá de la división entre letras y ciencias», explica con una sonrisa y entusiasmada por los hallazgos y logros de sus alumnos.

Alumnos

Paula Hernández, Adolfo Espino y María Rodríguez tienen en común no solo su paso por el IES Politécnico sino el saber lo que es descubrir su propio asteroide o estrella variable y la importancia que estos hallazgos tienen para la comunidad científica internacional y para ellos mismos. En el caso de Paula este logro fue por partida triple al localizar dos asteroides y una estrella variable hace dos años cuando cursaba primero de Bachillerato. 

«Yo personalmente mandé dos informes y fueron certificados por la NASA como descubrimiento de dos asteroides. Al principio no era muy consciente de la situación. Era algo que no veía como tangible. Es increíble haber detectado dos asteroides y luego la estrella con tan solo 16 años, fue un plus. No me lo creía», recuerda Hernández, que se está formando para ser controladora aérea.

Adolfo también rememora con satisfacción el día que descubrió un asteroide. Para este estudiante de grado en Ciencia e Ingeniería de Datos contar con un certificado de la NASA de su hallazgo puede abrirle infinidad de puertas en su futuro profesional. «La verdad es que estoy muy contento. El descubrimiento lo hice en primero de Bachillerato en la clase de Lengua con Rosetta Martorell, me propuso este proyecto y me interesó bastante. No solo por descubrir un asteroide sino también por el certificado que te da la NASA validando ese hallazgo», explica.

A la primera

María Rodríguez aún está digiriendo su hallazgo. Fue a finales del pasado mes de noviembre cuando localizó su primer asteroide durante una de sus clases en el IES Politécnico. «Me pusieron unas cuantas imágenes, unos fotones, y fui viendo distintos puntos. Para ello tienes que saber que un asteroide es como una secuencia, en las cuatro fotos veía que los puntos estaban en diferentes localizaciones. Me fijé en un punto en concreto que salía en diferentes zonas en las cuatro imágenes. Vi que había algo, hicimos un informe, lo mandamos y ahora es un asteroide en fase preliminar. Hasta que me lo confirmen no me lo creo. Es una responsabilidad, a mi edad no eres consciente», cuenta.

La joven, que está cursando primero de Bachillerato, tiene claro que quiere estudiar Ingeniería Aeroespacial, una profesión estrechamente ligada a los descubrimientos que está realizando.

«Creo que me puede abrir puertas para un trabajo en el futuro. En la primera clase vi el asteroide, tuve algo de suerte», explica.

Una estrella variable en la constelación del Dragón hallada por los alumnos

Desde que los alumnos detectan el asteroide o la estrella variable hasta que lo confirman de forma preliminar pueden pasar de dos a cuatro meses. «Estaba a la espera de la confirmación de mi hallazgo cuando llegó el cambio de curso. Al principio era algo a lo que no le daba mucha importancia. Cuando llegó la confirmación no me lo creía», rememora.

Alejandra Artiles estudió en el IES José Frugoni Pérez de Telde donde formó parte del proyecto. «Estoy muy agradecida de que se nos brindara esta oportunidad y contenta con el trabajo que realizamos. Fue una experiencia única», comenta Artiles.

 La joven relata el beneficio que supuso hacer ciencia de forma directa por si mismos. «A una edad muy temprana, es algo fascinante y una manera maravillosa de aprender», explica. Ella fue una de las primeras alumnas en participar en el programa de caza de asteroides antes de que se expandiese y llegase a varios centros educativos del archipiélago.

Ahora cursa el Grado de Ingeniería Matemática y Física en la Universitat Rovira i Virgili (URV) en Tarragona.

Cerca de 600 alumnos de 32 centros de todos los niveles educativos de las islas participan en los proyectos que buscan no solo contribuir de forma directa con el mundo científico, en concreto con la astronomía, sino también llevar la ciencia de forma cercana, directa y amena al alumnado. Adolfo, Paula, Alejandra y María tienen claro que es una oportunidad que el alumnado no debe dejar pasar. «Les diría que lo aprovechen, yo me enfrentaba a comentarios de que los de ciencias teníamos más facilidades pero no es así. Querer es poder, no solo es tener cualidades si no el esfuerzo y el empeño que pongas», verbaliza Paula.

Compartir el artículo

stats