Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Guerra en Ucrania

David López, 38 días en un zulo insalubre en Ucrania y liberado gracias a la ayuda asturiana

El colectivo Help to Ukraine logra sacar de Gostomel, cerca de Bucha, a un turista catalán: “Tuvo que enterrar cadáveres y comer animales”

David López, flanqueado por dos soldados ucranianos que le sacaron del sótano en el que permaneció 38 días encerrado.

Estuvo 38 días encerrado en un sótano. Sin luz y sin agua. Comunicado por teléfono solo a ratos. Cocinaba en una parrilla con leña. Hervía agua para beber. Sin ducharse. Tuvo que comer animales de alguna especie que es preferible no especificar...

El catalán David López, residente en Granollers, concluyó el lunes una horrorosa experiencia vital en una suerte de zulo de Gostomel. Esta localidad está situada a ocho kilómetros de Bucha, escenario de la peor carnicería perpetrada por las tropas rusas en el primer mes y medio de invasión de Ucrania. La masacre ha afectado de manera muy similar a ambos núcleos urbanos.

Finalmente, el lunes David López logró salir del agujero gracias a la ayuda de la asociación Help to Ukraine, fundada por los asturianos Carlos Fernández y Javier González, junto al madrileño Javier Fernández, y en la que actualmente colaboran unas 80 personas (entre ucranianos y españoles). Hasta la fecha, ya han sacado a unas 400 personas de ambas nacionalidades del infierno generado por las tropas de Putin.

La peripecia de David López comenzó el pasado febrero, con un viaje para visitar a un amigo ucraniano.

–Cuando empezó la guerra, estaba de vacaciones allí. Se le averió el coche, y se quedó sin coche y sin opción de salir. Al principio, estuvo acogido en una casa por una familia. Fueron los rusos y le pidieron el pasaporte, lo trataron mal. Desde que llegaron los rusos, apenas tuvo opción de moverse, casi no pudo salir a la calle.

Carlos Fernández y la gente de Help to Ukraine pudieron establecer contacto con David López. Lograban comunicarse todas las semanas, aunque hubo rachas de varios días en las que no les fue posible hablar.

El colectivo impulsado desde el Principado ya ha sacado de Ucrania a unas 400 personas

decoration

Tenemos un contacto en la brigada territorial que se había ofrecido a sacarle hace dos semanas. Estaban todavía allí los rusos. Pero un día antes de la fecha prevista perdimos el contacto con él, y tardamos unos días en recuperarlo.

Los rusos se marcharon el pasado jueves de Gostomel, dejando tras de sí un reguero de cadáveres que incluyen mujeres violadas. Carlos Fernández prosigue su relato, aun fresco, pues los hechos se aceleraron a partir de este pasado lunes:

A través de ese contacto de la brigada, enviaron dos blindados, que el lunes lo sacaron de allí. Lo llevaron a Kiev, lo alojamos en el hotel Ópera, que es de una gente que conocemos. Allí pudo ducharse y cenar como un paisano. Hoy por la mañana [por el martes], a las siete y media, lo recogimos y lo llevamos a la frontera con Polonia.

El martes llegó a la ciudad de Przemysl, en Polonia. Por la noche, fue llevado a Cracovia y en la mañana del miércoles está previsto que viaje hasta Varsovia, donde un avión fletado por el Ministerio de Asuntos Exteriores debe trasladarlo a Barcelona, adonde llegará esta tarde.

David está muy tocado. Lo ha pasado muy mal. En Gostomel, los rusos hicieron lo mismo que en Bucha. Y él lo vio todo. Tuvieron que enterrar gente. Mejor no decimos lo que llegaron a comer. En el viaje de Gostomel a Kiev, estuvo a punto de vomitar al ver la siembra de cadáveres –explica Carlos Fernández.

Carlos Fernández enfatiza que la asociación Help to Ukraine continuará trabajando en la misma línea: “Somos un montón de gente. Esto no tiene que ver con la política, sino con las personas. Quedan allí otros diez españoles”.

Gostomel está claramente identificado como uno de los puntos más negros de la invasión rusa. El pasado domingo, el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, se dirigió a las madres de los soldados rusos: “Quiero que cada madre de cada soldado ruso vea los cuerpos de los asesinados en Bucha, en Irpin, en Gostomel”, proclamó.

Entre tanto, la justicia francesa ha abierto ya cuatro investigaciones por posibles crímenes de guerra cometidos en Ucrania contra víctimas francesas, sin identificar por el momento a los presuntos responsables aunque algunos elementos apuntan a las fuerzas rusas. La Fiscalía Nacional Antiterrorista de Francia indicó en un comunicado que tres de esas investigaciones “contra X” se lanzaron formalmente el martes por hechos sucedidos en las ciudades de Mariúpol (entre el 25 de febrero y el 16 de marzo), Gostomel (entre el 1 y el 12 de marzo) y Chernihiv (desde el 24 de febrero).

Hace un mes, el alcalde de Gostomel, Yuri Illich Prylypko, resultó muerto durante los ataques del Ejército ruso mientras distribuía pan y medicamentos a los damnificados. “Nadie le obligó a hacer frente a las balas enemigas. Habría podido, como cientos de otros, esconderse en un sótano (...) Pero había tomado su decisión. Murió por su comunidad, por Gostomel, murió como un héroe”, subrayaron entonces fuentes municipales. El Consistorio dedicó a Yuri Illich Prylypko “un recuerdo eterno”, así como su gratitud.

Situada al noroeste de Kiev, la ciudad alberga el aeropuerto militar de Antonov, que fue atacado por las fuerzas rusas al inicio de la invasión de Ucrania. Esta batalla ya dispone de una historiografía incipiente, como la que le dedica Wikipedia. Según esta plataforma de documentación mundial, la batalla del aeropuerto Antonov “comenzó el 24 de febrero de 2022 durante la invasión de Ucrania”. El resultado fue “la victoria del Ejército ruso, que si bien fue inicialmente repelido por las fuerzas ucranianas que defendían el aeródromo, logró hacerse con el mismo tras un contraataque al día siguiente”. Según el Ministerio de Defensa ruso, “el Ejército ucraniano sufrió unas 200 bajas sin que se produjera baja alguna en el bando ruso, lo se contradice con los relatos de los combatientes ucranianos”.

Diversos testigos visuales han puesto de relieve la tremenda devastación en la que ha quedado sumida Gostomel, horadada de inmensos agujeros originados por los proyectiles lanzados por las tropas rusas. El panorama es desolador: vehículos destrozados, edificios quemados, todo en ruinas, resumen.

Compartir el artículo

stats