Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Educación

Canarias, segunda región que más invierte por alumno en becas comedor

Un informe de ‘Save the Children’ posiciona a las Islas a la cabeza en esta cobertura que alcanza al 24,5 % del alumnado

Imagen de archivo de un comedor escolar en un centro educativo público de las Islas. SANTI BLANCO

Canarias se sitúa como la segunda comunidad autónoma que más invierte por alumno en las becas comedor con un gasto de 74,90 euros por menor, por encima de la media estatal de 44,47 euros pero lejos del País Vasco que es la región que más invierte en este concepto con 108,77 euros, según el informe Garantizar comedor escolar sano y gratuito a toda la infancia en riesgo de pobreza presentado por la ONG Save the Children. Este no es el único dato positivo del estudio. Las islas también lideran en la cobertura que estas ayudas dan a los menores que viven bajo el umbral de la pobreza alcanzado al 25,2% de estos menores.

«Canarias destaca, de hecho es la comunidad autónoma que mayor cobertura de ayudas de comedor tiene, lo cual muestra un dato positivo. Nosotros una de las cosas que analizamos en este informe, para saber si las ayudas son suficientes, es compararlo con los niveles de pobreza. Por tanto, Canarias aunque es verdad que es la que mayor cobertura tiene cuenta con unos niveles de pobreza altos. Aunque tiene una cobertura alta esa no llega a cubrirlo todo. Las islas tienen un 24,5% de cobertura de ayudas de comedor pero la tasa de pobreza ronda el 30%. Todavía hay un 5% de alumnado que se está quedando fuera de esas ayudas», apunta Álvaro Ferrer, experto en Educación de la ONG.

 La media nacional de cobertura ronda el l 11,2% del alumnado en educación infantil y obligatoria, lejos de la proporción que están en situación de pobreza. Calculan que hay en todo el territorio nacional 1.085.378 niños, niñas y adolescentes que viven en familias bajo el umbral de la pobreza y que no tienen ayuda. 

Entrando en detalle, el estudio apunta que en el caso de las islas el 94,5% de las escuelas infantiles públicas cuentan con comedor, siendo la quinta comunidad autónoma con mayor implantación tras Ceuta, Melilla, Navarra y Asturias. La media nacional está en el 64,9% de este tipo de centros educativos.

Requisitos

Contar con una amplia cobertura, como es el caso de Canarias, no garantiza que la ayuda de comedores llegue a todos los menores y adolescentes que viven bajo el umbral de la pobreza. En esto, tiene mucho que ver los requisitos que se piden para acceder a las ayudas. Estos criterios difieren de una comunidad autónoma a otra, dando lugar a grandes diferencias.  

«Canarias junto a otras nueve autonomías el hecho de cumplir los requisitos de renta no necesariamente implica que vayan a recibir las ayudas. Es decir, no es un derecho directo, no hay una concesión directa sino que se trata de concurrencia competitiva, es decir hasta donde alcance el presupuesto. Canarias hace un esfuerzo presupuestario importante pero con la regulación actual podría darse el caso de que en un momento se recorte el presupuesto y que se quedasen niños y niñas fuera de esas ayudas, porque depende de que haya presupuesto. Es un elemento que hay que mejorar», explica.

Por tramos educativos

En el caso de las escuelas de Educación Infantil y Primaria de carácter público de las islas el 77,8% de ellas cuentan con servicio de comedor, siendo la sexta región con mayor cobertura y por encima de la media nacional que se sitúa en el 72,5%. El País Vasco lidera en este sentido con una cobertura que alcanza al 100% de los centros públicos de Infantil y Primaria. 

Donde menor implantación de comedores escolares hay es en los centros públicos de Educación Secundaria. En el caso de las Islas solo el 4,5% de ellos cuentan con servicio comedor frente al 9,5% de media nacional. Una escasa cobertura que llaman a mejorar.

«Eso significa que a partir de los 12 años, en plena adolescencia y desarrollo, cuando más aumenta el gasto en alimentación de las familias, precisamente es cuando más aumenta el riesgo de fracaso escolar es cuando se desentienden. El comedor escolar está también vinculado con el éxito escolar, mejora la concentración y el rendimiento al estar el alumnado mejor alimentado. No tiene sentido, y sobre todo una cosa que nos ha llamado la atención no es solo que no haya comedores sino la diferencia con los centros concertados y privados. En el caso de estos centros el 90% que tiene enseñanza secundaria obligatoria tienen comedor escolar. Por tanto es un problema de que no se oferte el servicio», añade Ferrer.

Brecha social

Esta diferencia entre centros públicos y privados solo sirve para aumentar la brecha social entre los jóvenes. En este sentido, la ONG reclama una normativa a nivel nacional, impulsada por el Ministerio de Educación, que garantice el acceso de todos los menores y adolescentes que viven bajo el umbral de la pobreza a estas ayudas. «El Ministerio puede establecer un mínimo, que puede ser el umbral de la pobreza, y a partir de ahí las comunidades autónomas puedan aumentarlo. Ahora hay una oportunidad enorme porque se está decidiendo como se van a usar los fondos europeos los próximos 5 años por lo que hay una oportunidad para priorizar el comedor escolar en esos fondos europeos y cumplir con la garantía infantil europea aprobada por todos los estados miembros de garantizar a todos esos alumnos una serie de servicios esenciales, entre ellos el comedor escolar gratuito», concluye.

Compartir el artículo

stats