Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Endocrinóloga y médica con perspectiva de género

Carme Valls Llobet: «Las mujeres seguimos siendo invisibles para la Medicina»

La doctora Carme Valls tiene una larga trayectoriacomo especialista en medicina con perspectiva de género. | | LP/DLP

«La invisibilidad no es sólo que te vean o no si tienes un infarto, que es un tema biológico. Hay que estudiar cómo impactan los diferentes aspectos del trabajo. El estrés, la doble jornada y sus propios deseo. La mujer no es sólo un no hombre, es una mujer», resume esta doctora en su nuevo libro.

¿Por qué las mujeress somos invisibles para la Medicina?

Porque la Medicina adolece de pensar, primero, que el hombre es lo más importante y que él lo dibuja todo, y si si queremos saber lo que le pasa a la mujer, con estudiarlo a él es suficiente. Y, además, se ha olvidado que hay unas cosas que son específicas de la mujer en biología, como la menstruación, el embarazo y el parto y posparto o la esterilidad femenina, que tampoc la tienen y después la menopausia y lo que ocurra después. Si la Medicina no mira la diferencia entre mujeres y hombres no visibiliza lo que le pasa a los dos sexos.

¿Qué es lo que hay que hacer para corregir este error de principio?

Investigar, incluir las diferencias de sexos en las investigaciones y que esta tarea sea hecha pensando en que puede haber diferencias entre los sexos. Te pongo un ejemplo práctico: la vacuna de la Covid se investigó en mujeres y hombres pero, en el caso de las mujeres, no se investigó cómo le había ido en el tema de la mestruación después de vacunarse. Se preguntó lo mismo, tos , fiebre pero no se preguntó a las mujeres si habían tenido algún problema con al menstruación y luego la práctica ha demostrado que, durante uno o dos meses, ha habido mujeres conalgunas disfunciones en el ciclo. Pero como no se había preguntado, no se sabía. Cuando se estudia cualquier cosa en Medicina se ha de incorporar la diferencia entre mujeres y hombres y estudiar a la mujer en todos sus aspectos. La mujer no es solo un no hombre, es una mujer.

Precisamente hablando de la pandemia y de la Covid, la mujer también ha sido afectada de una manera especial, ¿por qué?

Pues por una serie de factores muy importantes y muy variados que tienen que ver con la perspectiva de género. Ya ha quedado claro que hay diferencias biológicas como las nombradas anteriormente, como la menstruación pero también hay otras que tienen que ver con el género. En qué trabajan habitualmente las mujeres, en el mundo de los cuidados, por tanto, cuando se inició la pandemia, las más expuestas fueron ellas; lo que se comunicaba en aquello momento eran, fundamentalmente, el número de muertos, y se decía que los hombres eran más que las mujeres porque las estadísticas en aquel momento se referían a varones de más de 80 años. En fin , una realidad que era como se contaba porque en el resto de edaes, la mortalidad afectaba por igual a hombres que a mujeres.

Sin embargo, también dicen las leyendas urbanas, si se puede decir así, que la mujer tiene una expectativa de vida más larga y son los hombres lo que mueren antes. ¿Y la calidad de vida?

Es verdad, las mujeres tienen una expectativa de vida de casi una década más con respecto a los varones; pero también es verdad que si hablamos de calidad de vida, las mujeres vivien esos años de más con una muy mala calidad de vida, No se ha hecho ningún tipo de política de prevención con lo cual se llega a estas edades con falta de vitamina D, sin haber hecho ejercicio con lo que todas padecen importantes dolores de huesos, fracturas. eso no es calidad de vida ni compensa a la mayoría por vivir unos cuantos años más.

Esta falta de puesta al día de la Medicina y la investigación con respecto a las mujeres ¿está en la misma situación en el resto de Europa?

No exactamente, los países nórdicos y Canadá están mucho más avanzados. En el norte de Europa, los gobierno han tenido en cuenta estas diferencias de las que estamos hablando entre hombres y mujeres y han incluido unas leyes que implican que las investigaciones que no tengan en cuenta las diferencias entre sexos no feciben subvenciones de dinero público. . Incluso sus servicios de atención primaria se gestionan con perspectiva de género, lo que le da una dimensión de mejor atención que en España todavía no podemos ni soñar.

Otro de los elementos que llaman la atención es la diferencia tan importante que hay respecto a las estadísticas de las mujeres que toman ansiolíticos o antidepresivos con respecto al número de hombres. ¿Es verdad que somos unas histéricas?

La medicalización no es una voluntad de la mujer, quien medica a las mujeres son los médicos y médicas. En este campo hay tanto prejuicio que hay que hacer una labor de información y formación muy importante. Como se ha investigado tan poco y tan mal sobre las enfermedades y los condicionantes del papel de la mujer en esta sociedad, cuando duele algo, cuando se está muy cansada y no se sabe por qué, lo más rápido es recetar un tranquilizante cuando en realidad el cansancio es falta de hierro, por la pérdida de sangre durante la regla u otras miles de explicaciones que se puedan encontrar si se investigase con eficiencia. La solución de que cualquier síntoma, responde a que tiene un problema siquiátrico es absurdo. Y en el caso de que el problema fuese sicológico, que también los tienen los hombres, éstos se tratan con la palabra y no con las pastilla.

Hecho el diagnóstico, ¿cuáles plantearía usted que son las soluciones y cómo se podía ir avanzandohacia un futuro más igualitario en la Medicina en general?

Creo que hay que investigar mucho más, siempre teniendo en cuenta las diferencias dentre hombres y mujeres. Las facultades de medicina y los profesores que enseñana en ellas tienen que tener en sus planes de estudios y en sus curriculumns la inclusión nvestigar más teniendo en cuenta las diferencias y enseñar bien, en las facultades de medeicina, y que los profesores tengan en sus curriculumns la perspectivas de genero y no sólo el ingles, el francés o el alemán; que sepan y sean muy conscientes de que hay hombres y mujeres y que, por tanto, son diferentes y deben tratarse correctamente.

Esto también tiene que darse en los centros de atención primaria, elaborando guías y protocolos que tengan en cuenta esta ciencia de la diferencia. Cuando un médico de cabecera receta una mediación, no puede obviar que la asimilación de ese compuesto puede ser muy diferente para un sexo u otro y que la atención integral de un paciente siempre se tiene que hacer con perspectiva de genero.

Los factores medioambientales, por ejemplo, son otro de los aspectos que debe valorarse porque, por ejemplo, en Canarias había altas tasas de cáncder de mama por los insecticidas que se usaban en el campo para cultivar determinados productos.

Compartir el artículo

stats