El IAC estudia el enjambre de estrellas más joven y masivo de la Vía Láctea

Los científicos de Alicante y Canarias han logrado atravesar las «tinieblas» para

estimar la distancia a la que se encuentra esta estructura y analizar su población

Imagen del joven cúmulo estelar ‘Westerlund 1’.

Imagen del joven cúmulo estelar ‘Westerlund 1’. / IAC

La Provincia

La Provincia

Un equipo científico, liderado por la Universidad de Alicante y en el que participa el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), ha conseguido estudiar en detalle el cúmulo estelar joven más masivo de la Vía Láctea. Este enjambre aglutina distintos tipos de estrellas gigantes en diversas fases evolutivas y constituye un laboratorio de primer nivel para el estudio de la formación y evolución de las estrellas masivas. Los resultados del estudio se publicarán próximamente en la revista Astronomy & Astrophysics.

Las estrellas tienden a formarse en cúmulos, o grupos de entre diez y varios miles que, aunque presentan diferencias evolutivas, comparten la misma edad y composición. Entre los cúmulos que alberga la Vía Láctea destaca, en sus regiones internas, el joven cúmulo Westerlund 1 (Wd 1) que, con una edad inferior a los diez millones años –como comparación, el Sol tiene cinco mil millones de años– está considerado el más masivo de nuestra Galaxia. Su población constituye un laboratorio idóneo para el estudio de las estrellas masivas. Sin embargo, se halla oculta tras una región polvorienta que dificulta su estudio. Ahora, un grupo científico ha conseguido atravesar estas «tinieblas», estimar la distancia del cúmulo con gran precisión y analizar la población estelar circundante.

Estas estrellas son la muestra idónea para desentrañar los procesos evolutivos de las gigantes rojas

La población de estrellas asociada a Westerlund 1, que parece un glosario de objetos gigantes, abarca todo tipo de estrellas masivas, desde gigantes y supergigantes de tipo O hasta supergigantes rojas, varias hipergigantes de tipo B extremadamente luminosas o varias hipergigantes amarillas, entre otras.

Algunas muestran fases evolutivas raras y diferentes vías de interacción en sistemas binarios, lo que convierte este grupo de estrellas en la muestra idónea para desentrañar los procesos evolutivos de las estrellas gigantes. Sin embargo, la determinación precisa de las masas y edades de las estrellas depende de los parámetros derivados para el cúmulo y hasta ahora una de las principales incógnitas residía en su distancia, además del efecto de la extinción de la luz debida al polvo en esas regiones.

«Wd 1 es, sin duda, uno de los objetos más interesantes de nuestra Galaxia –señala Ignacio Negueruela, catedrático de la Universidad de Alicante que encabeza estudio–. Debido a la enorme cantidad de polvo a lo largo de nuestra línea de visión, incluso un telescopio tan avanzado como Gaia tiene dificultad para darnos datos de alta calidad.

Ha sido necesario aplicar un complejo tratamiento estadístico a las observaciones para poder dar un valor tan preciso de la distancia. Pero Gaia nos ha proporcionado mucha más información, ya que nos ha revelado el auténtico tamaño del cúmulo y nos ha permitido identificar estrellas en él que no se conocían».

Por su parte, Emilio J. Alfaro, investigador del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) y coautor del artículo, enfatiza la importancia de los datos de Gaia para seleccionar las estrellas que pertenecen al cúmulo y determinar su distancia. «El cúmulo se encuentra a unos trece mil años luz del Sol, lo que implica que su masa está más próxima a las cien mil masas solares que a unas pocas decenas de miles, señalándolo como el cúmulo estelar joven más masivo del Grupo Local, si exceptuamos a R136 en la Nube Grande de Magallanes», resalta.

El cúmulo estelar ‘Westerlund 1 (Wd 1)’ tiene una edad inferior a los diez millones años

«Todas las estrellas que podemos llegar a ver en este cúmulo son mucho más masivas y luminosas que el Sol», explica. De hecho, algunas son tan enormes que, si las colocáramos en el centro del Sistema Solar, llegarían casi hasta la órbita de Saturno. No en vano, una de ellas es candidata a ser la mayor estrella que conocemos. «La importancia del cúmulo radica en que todos estos objetos extremos se pueden asociar con la población de la que proceden», explica Ricardo Dorda, investigador del IAC.