Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Persuasión coercitiva

Presentadas 90.000 firmas en Justicia contra la secta de las criptomonedas

Un grupo de madres se movilizan para exigir al Gobierno que cierre el "chiringuito financiero" que ha seducido y manipulado a sus hijos, convertidos ahora en "adeptos"

Juantxo Domínguez (a la izquierda), presidente de RedUNE, acompaña a varias madres a entregar las firmas contra la secta de las criptomonedas, esta mañana en el Ministerio de Justicia. DAVID CASTRO

Vestidas de negro, con capucha en la cabeza para no ser reconocidas (tienen mucho miedo) y la cara cubierta con una careta. Así se han presentado en el registro del Ministerio de Justicia, en Madrid, un grupo de madres que tienen a sus hijos e hijas captados por la secta de las criptomonedas, un “chiringuito financiero” vestido de academia 'online' internacional (IM Academy) que “seduce y recluta” a jóvenes para que se matriculen y paguen unos presuntos cursos. Las madres llevaban una caja con 91.500 firmas recogidas en change.org para que el Gobierno investigue y cierre la presunta academia.

Con mantras como el desarrollo personal y la libertad financiera, los responsables de IM Academy prometen a los chavales y chavalas que la formación que imparten les ofrece claves para ‘jugar’ financieramente con criptomonedas -monedas digitales representadas por un código encriptado imposible de 'hackear'- y vivir una vida millonaria.

“Mi hijo ya no es mi hijo, es un adepto. No podemos más” - Lola García, madre de un joven captado

decoration

Las madres de denuncian que, además de “una estafa piramidal de manual” (los jóvenes tienen que conseguir que otros chavales se matriculen y paguen los cursos), la academia funciona como una secta. Los jóvenes se meten de lleno en su organización y se olvidan de familia, estudios y amigos. Se convierten en adeptos. El lavado de cerebro es rápido, cuestión de meses. Y de tal calibre que algunos -incluso menores de edad- abandonan sus hogares y malviven compartiendo pisos con escaso o nulo contacto con sus padres. “Mi hijo ya no es mi hijo, es un adepto. No podemos más”, se desespera Lola García, ataviada con un chandal negro y tapándose la cara, como el resto, con la foto de uno de los presuntos responsables de IM Academy.

En toda España, hay unas 3.000 familias afectadas por la secta de las criptomonedas, según los cálculos de Juantxo Domínguez, presidente del observatorio español sobre derivas sectarias, RedUNE, que hoy ha arropado a las madres en su cita con Justicia. La institución quiere que el Gobierno, por fin, incluya en el código penal la persuasión coercitiva (actualmente, solo está la coacción). “Al igual que sucede en todas las sectas, en IM Academy se manipula psicológicamente. Es una mafia que engaña a los jóvenes con el señuelo de una vida millonaria. Los únicos que son millonarios son los que forman parte de la cúpula, que están en Miami. Las familias están desesperadas porque los chavales se meten tanto en el grupo que se olvidan de sus amigos y de su vida anterior”, denuncia Domínguez.

El hijo de Lucía y Víctor, de 16 años, se fue de casas hace seis meses para “malvivir” en un piso compartido con otros chavales. Al ser menor, acudieron a la Policía. Pero el conflicto no tiene fácil solución. “Yo puedo pedir a los agentes que me traigan a mi hijo a la fuerza, pero ¿qué hago? ¿Le ato a los pies de la cama para que no se vuelva a ir? Porque sé que se volvería a ir”, se desespera Lucía.

"Mi hijo tiene 16 años y se ha ido de cada. Puedo pedir a los agentes que me lo traigan a la fuerza, pero ¿qué hago? ¿Le ato a los pies de la cama para que no se vuelva a ir?" -Lucía, madre de un joven captado

decoration

Puede sonar muy duro, pero Lucía está haciendo todo lo que los psicólogos especializados en grupos sectarios recomiendan. “No hay discurso racional frente al adepto”, defendía Laura Merino en una reciente entrevista en El Periódico, diario que pertenece a este mismo grupo, Prensa Ibérica, en la que aseguraba que el papel de los padres y las madres debe limitarse a dar muestras de compresión y afecto hacia sus hijos. Nunca debe haber enfrentamiento porque lo único que se logra es la mayor radicalización. Tampoco es recomendable darles dinero. A cambio, debe haber un acompañamiento emocional, un proceso durísimo para los padres que puede hacer que el hijo, en un momento dado, vuelva a escucharles.

“El grupo sedujo a mi hijo diciéndole que los institutos no preparan la vida actual y que nosotros somos unos pringados por trabajar tantas horas. Era un chaval normal y, en cuestión de meses, se transforma en un adepto. El lavado de cerebro es rapidísimo”, añade Lucía, que porta una pancarta que reza: “Mi hijo se ha ido de casa por la criptosecta”. “¿Por qué el Gobierno no abandera esta causa? ¿Porque ningún político nos apoya? ¿Por qué no prohiben que IM Academy siga actuando?", se desespera.

Además de pedir que las autoridades políticas muevan ficha y que la policía siga actuando (en marzo se detuvo a ocho personas en varias provincias), RedUNE y las madres de hijos captados reclaman a los responsables municipales y autonómicos que no permitan la celebración en pabellones u hoteles de eventos como el que tuvo lugar en abril en Badalona. La inminente organización de otra jornada similar en Granada -donde los responsables internacionales y nacionales de IM Academy aparecen como estrellas de rock- y otra en Dubai está levantando las sospechas de RedUNE, que promete una lucha firme contra "la mafia".

Compartir el artículo

stats