Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un 'achaque' del Teide provoca casi medio millar de micro terremotos en Tenerife

Se trata de un fenómeno no habitual pero tampoco raro que los científicos relacionan con la actividad de la cámara magmática

Panorámica de las Cañadas del Teide. Archivo

La madrugada ha sido algo movida en Las Cañadas del Teide. El volcán se ha desperezado en su largo letargo y el movimiento de sus tripas ha provocado un enjambre de 458 diminutos terremotos, detectados por la red del Instituto Geográfico Nacional (IGN) y del Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan). No se trata, sin embargo, de un movimiento que pueda pronosticar una próxima erupción en la isla pues entra dentro de los movimientos sísmicos normales de Tenerife.

Aunque esta actividad no es la más habitual de la isla, tampoco es rara. "Tenemos registros de movimientos similares en 2016 y 2019", resalta el sismólogo del IGN, Itahiza Domínguez, quien destaca que, en ambas ocasiones la localización, el número y la magnitud de los sismos fueron muy similares a la que ha sucedido esta madrugada. "Son terremotos muy pequeños que se detectan gracias a la red de Tenerife, que es muy sensible", insiste. De hecho, si se juntara toda la energía que han emitido los 458 terremotos localizados durante esta noche, "apenas llegaría a un terremoto de magnitud 2", afirma el investigador.

Los movimientos se han producido en la zona de Las Cañadas, al sureste de Pico Viejo, a unos 13 kilómetros de profundidad y con una magnitud máxima de 1,6, aunque "la mayoría no llegan a 0,3", destaca el investigador. Aunque aún se estudia el por qué el Teide sufre cada cierto tiempo estos 'achaques' de la edad, los investigadores consideran que puede estar relacionado con movimientos naturales la cámara magmática, pero no descartan que, a largo plazo, pueda ser la actividad que preceda a una erupción. "Puede que tenga relación con la actividad de los gases que se encuentran en el fondo", relata Domínguez, que insiste en que el sistema volcánico de Tenerife es mucho más complejo que el de otras islas.

Tenerife, de hecho, siempre cuenta con una actividad de fondo de entre 500 y 800 terremotos al año. "Otras islas volcánicamente activas como El Hierro y La Palma en años normales apenas llegan a los 20 terremotos al año", indica el investigador. Además, como comparativa, el investigador recuerda que antes de las erupciones submarina y terrestre en estas dos islas los seísmos detectados ascendieron a 30.000 en El Hierro y 50.000 en La Palma.

Después de este movimiento tampoco se ha producido deformación. El enjambre cesó a las cinco de la madrugada, después de tres horas de actividad continua y no ha vuelto a reactivarse. "Nos tranquiliza porque, además, en otras ocasiones no ha ido a más", insiste el sismólogo del IGN. No obstante, recuerda que es necesario mantener la vigilancia del fenómeno.

Compartir el artículo

stats