Puertas que cierran y abren en mitad del asfalto, semáforos que esperan, coches parados, pero no hay ninguna pita que suene a primera hora en la calle Tomás Morales porque hay una razón de peso: las oposiciones de Educación. La prueba congrega en la tibia mañana a 13.413 personas para las 990 plazas de ocho especialidades diferentes convocadas en Canarias para todos los cuerpos docentes, en especial, el de maestros.

La cita se trata del primer llamamiento de estas características desde 2019 después de los aplazamientos dados por la pandemia del coronavirus, por lo que se han acumulado más de 200.000 personas a nivel nacional para un total de 17.756 puestos vacantes estimados por el Ministerio en una quincena de comunidades autónomas. Un hecho que ha despertado nervios, repasos de última hora y frases sueltas como un "quiero quitármelo de encima ya". En la acera, se arremolinan los grupos de amistades, parejas y compañeros que prefieren venir en tropel a probar suerte en este examen decisivo para alcanzar la permanencia dentro del sector público o, por lo menos, quedar en lista.

Alrededor del IES Pérez Galdós hay un grupo de amigas que no se han separado desde que cursaron la carrera juntas hace ya diez años en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, "los nervios a flor de piel", "yo no puedo con mi vida", saltan, y la barrita energética está guardada en el bolso por si el desayuno falla después de las cuatro horas y media de preguntas teóricas. Saray González, Jennifer Brito, Yanira Herrera y Carolina Ramírez vienen desde Tenerife, Fuerteventura, Agüimes y Telde con una puntualidad ejemplar para entrar al primer llamamiento de las 7.45 horas.

La generación Covid se enfrenta a las oposiciones

En esta ocasión, se enfrentan a "una bola menos", es decir, el sorteo que hasta ahora había contemplado tres opciones a desarrollar se ha quedado en dos, por lo que las probabilidades de acierto han disminuido con respecto a los 25 temas que han debido de estudiar a lo largo del año. "Así que ahora es más complicado, pero vamos a por todas", coinciden. Además, la vocación llama a la puerta al haberse especializado en Educación Especial, "tiene que gustar", coinciden. Solo esperan a luego poder celebrarlo, de nuevo, juntas.

Concretamente, las 990 plazas se reparten de la siguiente manera: para Educación Primaria irían 295; en cuanto a Educación Infantil, serían 244; por materia, Inglés sería la mayoritaria con 154, Francés desciende a 50, Educación Física cuenta con 48; Música dispone junto con Audición y Lenguaje del menor número, un total de 36, y, por último, Pedagogía Terapéutica un total de 127. Los 108 tribunales se distribuyen en 26 centros de Tenerife, Gran Canaria, Lanzarote, La Palma y Fuerteventura debido al alto número de aspirantes y, por primera vez, los 700 profesionales que forman parte de los mencionados tribunales han recibido una formación específica para la ocasión.

Hay quien sale directamente del grado, con el ritmo de lo telemático y sin apenas haberse quitado la mascarilla en el corto período que ha tenido para prepararse. Es el caso de Ángel Afonso Soto, Pablo Sosa, Irina Castellano y Bernardo Knudsen, compañeros con la especialidad de Inglés que han coincidido hoy en la capital grancanaria. "A la llorería", ríe Knudsen. No tuvieron orla, apenas experiencia frente a los menores, no obstante, cuentan con las ganas suficientes y el propósito de dedicarse a su pasión.

"Entendemos que partamos de cero en cuanto a la puntuación, sin embargo, desmotiva un poco al ver luego las notas", asienten. La certeza no quita que estén nerviosos ante el mecanismo en sí mismo, "es un proceso justo y, a la vez, injusto porque se puntúa la capacidad de memoria y no tu manejo como docente... Por lo menos tenemos vocación".

Más oportunidades en Baleares y País Vasco, menos en Cantabria

Cerca del Obelisco están María Santana y Elena González, trabajan en el mismo centro educativo privado y cuentan con 15 y 28 años de experiencia en la enseñanza. Para sorpresa, esta es la primera y segunda vez, respectivamente, que se presentan a las oposiciones. "Vamos a ver cómo nos sale y hasta dónde podemos llegar", dicen después de haber compaginado los horarios del trabajo con la vuelta al estudio. En cierta medida, están de acuerdo con lo comentado por los más jóvenes acerca del control, "este tipo de exámenes no va acorde con lo que hacemos en la profesión, en cualquier caso, lo ideal sería tipo test, más objetivo y rápido, pero un desarrollo de horas no está actualizado".  

Las estadísticas dan que en Canarias habrá compitiendo por cada plaza 14 personas. El rango más pequeño se da en Baleares y País Vasco, donde se establece 756 puestos para 3.938 personas y 1.900 sitios para 8.950 docentes, un uno a cinco; mientras que la más alta sería Cantabria con 167 huecos para 5.101 solicitantes, lo que da un uno a 31. La amplia oferta ha motivado que las dos maestras decidan aventurarse a probar en la educación pública, "aquí hay una mejor calidad de vida en horarios y sueldo, además, por circunstancias económicas o sociales las empresas pueden estar abocadas al cierre, aparte de que la natalidad ha bajado considerablemente y hay aulas que están cerrando porque no son viables", indican. 

En Asturias la proporción también es alta, razón por la que Jaime Fernández ha visto la oportunidad de hacer la prueba en el Archipiélago. "No estoy nervioso, pero por la tarde igual sí, ya que voy por Francés y en Asturias es imposible porque no hay esa especialidad", comenta. Esta es la segunda ocasión que lo intenta a la vez que trabaja en un centro concertado de la zona de Guanarteme persiguiendo esas mejoras en las condiciones laborales, sin menospreciar al equipo de compañeros que ha conformado en este tiempo y lo ha llenado de satisfacción personal.

Te puede interesar:

Por supuesto, no ha tenido vida social en el último año, "espero que las posibilidades en las Islas sean mejores". La intención es, al menos, quedarse en lista. Luego verán todos qué ocurre. De todas formas, ya es la hora. El micrófono está preparado, los altavoces están a punto y comienzan las indicaciones para que los futuros docentes hagan filas y se enfrenten, por fin, a la prueba del año.

Novedades en la programación

Más de 200.000 personas aspiran hoy a las 17.756 plazas ofertadas para todos los cuerpos docentes, mayoritariamente el de maestros, según los datos proporcionados por el presidente del sector nacional de Educación de CSIF, Mario Gutiérrez, salvo en la Comunidad Valenciana, donde ya se hicieron, y en Cataluña, donde se llevarán a cabo próximamente.

Después de conocer las calificaciones de la primera prueba de la fase de oposición, los aprobados deberán en el plazo de dos días aportar la programación didáctica. En este caso, hay novedades con respecto a 2019 debido a que hay necesidad de incorporar, al menos en un 30% de desarrollo de los contenidos mediante la utilización de metodologías, estrategias o técnicas metodológicas que faciliten la educación a distancia, informa el sindicato STEC. | C.R.