Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ULPGC capta tecnología de última generación en investigación celular

El servicio Simace oferta a la comunidad científica los equipos más avanzados en microscopía confocal y electrónica para el estudio de muestras biológicas

Maximina Monzón, José Manuel_Pérez y Aitor Muñoz junto al Microscopio Electrónico de Barrido de emisión de campo FESEM_Zeiss Sigma 300VP. Juan Castro

La Universidad de Las Palmas de Gran Canaria cuenta con la tecnología más avanzada para la investigación celular y molecular, integrada en el Servicio de Investigación en Microscopía Avanzada Confocal y Electrónica (Simace) que dirige la catedrática de Biología Celular Maximina Monzón. Adscrito a los servicios generales de investigación de la ULPGC y al Instituto Universitario de Investigaciones Biomédicas y Sanitarias (IUIBS), el objetivo del Simace es dar apoyo tecnológico a los grupos de investigación de la ULPGC, organismos públicos y privados como los centros hospitalarios, empresas insulares y nacionales, además de colaborar con la docencia en aquellas disciplinas universitarias que lo requieran. 

Las joyas del Servicio son un Microscopio Confocal y un Microscopio Electrónico de transmisión, Ultramicrotomo y Piramidotomo, únicos en el Archipiélago, y de los pocos que existen en España, que permiten procesar, y estudiar muestras biológicas de animales, vegetales y minerales. «Los investigadores deben saber que contamos con los equipos más avanzados para sus investigaciones, cuya calidad les permitirá publicar en las mejores revistas científicas del mundo», indicó la directora del Simace, integrado por el ingeniero José Manuel Pérez Galván y el técnico Aitor Muñoz Vidal.

Los equipos juegan un papel relevante en logros como la patente del primer apósito para úlceras

decoration

El Microscopio Electrónico de Barrido de emisión de campo FESEM Zeiss Sigma 300VP, cuenta con la mejor óptica que se vende actualmente en el mundo, de hecho es uno de los cinco equipos que existen en España actualmente y su precio ronda los 600.000 euros. «Son dos microscopios en uno, de forma que podemos estudiar la superficie de las células, tejidos, minerales… en uno; y en el otro, el interior de las células. Es puntero tanto para investigación básica como aplicada, en muestras biológicas animal, vegetal y mineral, donde se ve en alta resolución la estructura interna de la célula».

El Microscopio Confocal Zeiss LSM 800 con Ayriscan, introduce a los investigadores en el campo de la microscopía de fluorescencia avanzada de alta resolución, con adquisición de imágenes y análisis de datos mediante software de última generación. «Es un microscopio óptico, invertido y de fluorescencia que funciona con láser. Sirve para ver las imágenes en 3D pero en microscopia óptica, y también tiene una aplicación muy interesante en cultivos celulares, en el estudio de células vivas para observar como se comportan ante una serie de químicos, fármacos...».

35

Servicio de Investigación en Microscopía avanzada confocal y electrónica de la ULPGC Juan Carlos Castro

Usuarios

Estos equipos están a disposición de la comunidad científica, y son altamente demandados sobre todo por grupos de investigación en biomedicina, que trabajan en el abordaje de enfermedades como la cirrosis, la diabetes o el cáncer; o para el desarrollo de prótesis.

Arqueología es otro de los campos que demandan la tecnología, para el estudio de los microorganismos que hay en el interior de las momias, como es el caso de los dientes para saber qué comían los aborígenes, por ejemplo. Investigadores del Banco Español de Algas (BEA) lo utilizan también en estudios de ciertas microalgas y su relación con enfermedades respiratorias, como el asma.

El equipamiento tecnológico da cobertura a proyectos centrados diabetes, cáncer o las cenizas del volcán, entre otros

decoration

Asimismo, ha sido esencial en la investigación de las cenizas del volcán, y las posibles lesiones que causan en tejidos de los ojos, vías respiratorias, aparato digestivo… «Además de analizar las cenizas, a través de estos equipos podemos ver qué elementos de la tabla periódica contiene esas cenizas».

Esta tecnología ha sido fundamental en el proyecto de investigación del grupo de Neurogliociencia y Reparación Axonal de la ULPGC, que dirige Maximina Monzón, que ha culminado en la patente del primer apósito en el mundo para úlceras de la piel. «Todavía no existía en el mundo un apósito o especie de tirita que cure las úlceras, y hemos logrado patentar uno microscópico, probado en ratones».

Se trata de un nanopolímero en parte sintético y en parte natural, dado que contiene aloe y miel de Canarias. «Nos interesaba poner productos canarios para que la investigación redunde no sólo en nuestra Universidad, sino que se transfiera a la sociedad y a las empresas canarias», apuntó la catedrática de la ULPGC, sobre un producto innovador para el tratamiento de úlceras, quemaduras y otras patologías de la piel, en cuya patente ya están interesadas empresas de Estados Unidos y Japón.

Compartir el artículo

stats