Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Salud

Canarias es la tercera región con más muertes por Covid en siete días

La presión asistencial crece un 20% en la última semana con mayor incidencia en planta hospitalaria y casi nula en las UCI

Paciente con Covid en la UMI del Hospital Insular de Gran Canaria, en la primera ola. | | EFE

Veinticinco muertes por Covid se han producido esta última semana en Canarias, diez de ellas entre el viernes y ayer, martes. Este dato sitúa al Archipiélago como la tercera comunidad con más fallecidos constatados esta semana por coronavirus, solo por detrás de Castilla La Mancha (29) y Madrid (26). También supone un ligero incremento en relación a las últimas semanas, que venían registrando una veintena de fallecidos semanales en las Islas.

Mientras comienzan a oírse voces que hablan de una nueva enfermedad y la denominan Covid-22 en lugar de Covid-19, Canarias se halla inmersa en la séptima ola de coronavirus y los efectos se notan tanto en la dispersión del virus como en los hospitales. La incidencia en mayores de 60 años a 14 días vista es la segunda más alta de España –por detrás de La Rioja– con 1.371,86 casos por 100.000 habitantes. Como en las últimas semanas, son los mayores de 80 los que mantienen una incidencia más alta en dos semanas (1.782 por cada 100.000 habitantes). De hecho, se mantiene como la segunda más alta de España.

En la jornada de ayer, Canarias registró 1.951 casos de coronavirus en mayores de 60 años, que son los únicos grupos etarios cuyos casos se contabilizan, aludiendo a su situación de mayor riesgo. Pero si en algo se nota la séptima ola es en la presión hospitalaria. El número de camas ocupadas por pacientes con Covid-19 ascendía ayer a 423, superando por primera vez desde el 19 de febrero la barrera de los 400.

Esta vez, sin embargo, las unidades de cuidados críticos apenas están sufriendo las consecuencias. Algo que los expertos relacionan con el descenso de la mortalidad debido a las vacunas y a la posible atenuación de las nuevas variantes para adaptarse al ser humano. La mayor carga la sufren ahora las plantas hospitalarias, con 401 pacientes ingresados, mientras que las UCI tienen 22.

Esto no significa que los números permanezcan estables. De hecho, desde el pasado viernes –es decir, en solo cuatro días– se ha incrementado en 46 el número de pacientes Covid en planta y en cinco en las UCI. El hospital más afectado en esta ola es el Materno-Infantil de Gran Canaria que cuenta con 150 pacientes, seguido del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, con 78.

Este incremento de la presión asistencial ha ocasionado que los indicadores de seguimiento de la pandemia hayan cambiado de color y varias islas cumplan los requisitos para subir de nivel de riesgo. La ocupación en planta en Tenerife, La Palma y El Hierro está por encima del 6%, lo que supone que se encuentra en un nivel de riesgo medio. En cuanto a Gran Canaria, la ocupación en planta supera el 10%, lo que la sitúa en riesgo alto.

Según la Estrategia de Vigilancia y Control frente a Covid-19 tras la fase aguda de la pandemia, actualizada por el Ministerio de Sanidad el 3 de junio de 2022, los niveles de alerta establecidos están basados en los indicadores de servicios asistenciales. En este sentido, «el nivel de alerta estará definido por el indicador de este bloque que tenga mayor nivel de riesgo». Esto supondría que en la próxima actualización de los indicadores, Tenerife, La Palma y El Hierro deberían pasar a nivel 2 (riesgo medio) y Gran Canaria a nivel 3 (riesgo alto).

Nueva enfermedad

La Consejería de Sanidad de Madrid considera que las nuevas variantes de coronavirus –BA.4 y BA.5– hacen que se pueda hablar de una nueva enfermedad: frente al ya conocido Covid-19, esta comunidad apunta al Covid-22. Un nuevo repunte en pleno verano -con una incidencia que ha vuelto a subir alcanzado los 1.135 puntos por cada 100.000 habitantes- obliga a los expertos a hacer, una vez más, un llamamiento a la prudencia ante una nueva ola que surfear: la séptima. Marcos López Hoyos, presidente de la Sociedad Española de Inmunología (SEI), pide la vuelta a la mascarilla en interiores y el aislamiento de los positivos que trabajan con pacientes vulnerables. Sin embargo, la ministra de Sanidad, Carolina Darias, recomendó solo su uso a las personas más vulnerables, mientras que recurrió al «sentido común» del resto de la población a la hora de decidir emplearla en «interiores con mucha gente».

«Las nuevas variantes hacen que se pueda hablar de Covid-22 porque el comportamiento que estamos viendo ahora no tiene nada que ver con otras olas. No tenemos que bajar la guardia», señalaba el lunes el consejero de Sanidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero. Precisamente Madrid –con una incidencia a 14 días de 1.693,80 casos– es una de las comunidades donde los contagios se han disparado: de hecho, junto a La Rioja (1.902), superan el riesgo alto de transmisión en mayores.

11.586 hospitalizados

Con datos de ayer del Ministerio de Sanidad, la incidencia en los mayores de 60 años se ha incrementado en 139 puntos y se sitúa en 1.135. Hay 11.586 hospitalizados, 1.337 más que el viernes pasado. Carolina Darias admitió que España se encuentra en una «tendencia ascendente» de casos, pero no en otros factores de gravedad como las hospitalizaciones o las muertes.

«Todo parece confirmar», indicó la ministra, que España va a seguir experimentando un aumento de positivos debido a la «mayor expansión» de las subvariantes BA.4 y BA.5. La ocupación hospitalaria nacional se sitúa en torno al 7-8 % y la de UCI está estable, con uno de los porcentajes más bajos desde que comenzó la pandemia, en torno al 5%, subrayó Darias, destacando que la gravedad de quienes contraen el virus es mucho menor.

El último informe de actualización de la situación epidemiológica del Ministerio de Sanidad indica que los linajes de ómicron «se muestran claramente más infectivos. De hecho, la BA.5 parece, por los datos, que es más infectiva –se estima que la prevalencia de este linaje es superior actualmente al 90%– y también escapa de los anticuerpos inducidos por infecciones previas o por las vacunas».

Marcos López Hoyos, que también es jefe del servicio de inmunología del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla de Santander y director científico del Instituto de Investigación Idival, alude a la variante ómicron, una mutación del virus que brotó en noviembre del 2021 y que, en cuestión de meses, se ha convertido en el linaje con la propagación más rápida de la historia, igual que sus subvariantes.

El doctor López Hoyos asegura que los casos son menos graves porque producen cuadros más catarrales. Y añade que de la enfermedad grave que produce hospitalización se escapa porque «estamos vacunados, inmunizados y protegidos. Eso afortunadamente hace que podamos hacer una vida más o menos normal. Sin relajarnos, porque hay lugares donde el virus está circulando a altas tasas y eso hace que nos infectemos y haya bajas». Un problema, cita como ejemplo, en el entorno sociosanitario «porque, con las vacaciones, no se dispone de tanta gente».

El médico espera que el incremento de casos llegue a su pico lo antes posible «y no nos vaya afectando más de lo que lo hace ahora mismo, ni que aumenten los ingresos hospitalarios. Tenemos que estar vigilantes».

Compartir el artículo

stats