El Archipiélago canario empieza el epicentro del verano con su tercera ola de calor que conlleva cuatro alertas por intenso bochorno, alto riesgo por incendios forestales y por peligro para la salud. Las temperaturas comenzaron a anunciar su ascenso en el primer día del mes, para el martes presentarse con todo su esplendor con hasta unas máximas de 38 ºC y 40 ºC en las medianías de Gran Canaria, y de entre 32 y 34 ºC en el resto del Archipiélago, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). Y con la intensa canícula, el sol se oculta por la acostumbrada calima alta del agosto canario, sobre todo en las islas capitalinas. El viento que llega del norte, con intervalos fuertes en la vertiente sureste y noroeste, trae rachas localmente recias para, también, provocar un curioso oleaje. Y este panorama se instala en Las Afortunadas por lo menos hasta el próximo jueves. 

Ante esta cartografía meteorológica, las administraciones no se han hecho esperar y todas han comenzado a anunciar decretos de alertas. Así que Canarias está en cuádruple 'Alerta'.

Alerta por la ola de calor y fenómenos costeros 

La Agencia Estatal de Meteorología ha activado desde el pasado lunes el aviso amarillo que comunica la tercera ola de calor que sufre Canarias este verano. Resulta que este ha sido el primer mes de julio que el Archipiélago ha vivido dos olas de calor desde 1975, según los cálculos de la Aemet. "En la primera ola de calor (del 9 al 11 de julio), la temperatura máxima (37.6 °C) fue la segunda más alta de las 41 registradas desde 1975, solo por detrás de la del 25-27 de julio de 2012 (39.0 °C). Por otra parte la anomalía de la ola (5.6 °C) fue la duodécima más alta desde 1975. La segunda ola de calor (del 24 al 26 de julio), la temperatura máxima (32.5 °C) fue la 23ª más alta de las 42 registradas desde 1975, y la anomalía de la ola (3.8 °C), la 29ª más alta", relata la agencia en su cuenta de Twitter. 

Ahora entra en la tercera ola de calor con la que la región, completamente cubierta por la calima, se encuentra entre los avisos amarillo y naranja por temperaturas que pueden llegar incluso a los 40 ºC . Para las dos provincias insulares, el umbral de temperatura es de 32 grados de máxima y 24 de mínima. Pero cada población sentirá el calor con su peculiaridad. Gran Canaria es la peor parada con el nivel naranja en zonas de medianías.

Prealerta costeras

Y si no es suficiente con el calor y la calima, el viento juega con las olas para también traernos prealerta por fenómenos costeros en Gran Canaria, La Gomera, El Hierro y Tenerife. En Gran Canaria y Tenerife esta situación se verá en el este, sur y oeste de las islas. 

Entre el amarillo y el rojo por riesgo para la salud

Con las altas temperaturas acuden los problemas respiratorios, desvanecimientos, insolaciones y un largo etcétera de patologías. De ahí la inmediatez en la publicación de la segunda alerta por riesgo para la salud. En esta ocasión es la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, a través de la Dirección General de Salud Pública, la que coge el megáfono para recomendar a la ciudadanía las medidas que tienen que llevar a cabo para no caer desmayada bajo el sol cuando se llega a la superación simultánea de las temperaturas umbrales: "32 grados de máxima y 24 de mínima", establecidas en el Plan de Actuaciones Preventivas de los Efectos del Exceso de Temperaturas en la Salud.

Este umbral estará superado hasta el 7 de agosto en los siguientes municipios de Gran Canaria: Agüimes, Ingenio, Mogán, San Bartolomé de Tirajana, Santa Lucía de Tirajana, La Aldea de San Nicolás, Artenara y Tejeda, etiquetados ya con el aviso rojo de riesgo alto. Mientras que los municipios de Santa Brígida, Valsequillo y Vega San Mateo, de la misma isla; y Arona, Fasnia, Granadilla de Abona, Güímar, San Miguel de Abona y Candelaria, en Tenerife, cuentan con un aviso amarillo de riesgo bajo.

Recomendaciones 

  • Beber mucha agua o líquidos sin esperar a tener sed, salvo si hay contraindicación médica. Evitar las bebidas alcohólicas y las muy azucaradas.
  • Evitar exponerse al sol a las horas de mayor intensidad de calor (entre las 11 y las 16 horas), haciéndolo preferentemente antes de las 11 o después de las 16 horas.
  • En las horas de más calor colocarse en las zonas más frescas de las viviendas o residencias, o en su caso colocar aparatos de ventilación o aire acondicionado, o en último lugar utilizar paños húmedos frescos o darse una ducha.
  • Evitar las actividades deportivas, salidas de excursiones o visitas en el exterior en las horas más calurosas. Realizar estas actividades a primeras horas del día, a últimas horas de la tarde o por la noche; se deben proteger del sol y beber abundantemente bebidas que repongan líquidos y sales minerales (zumos, bebidas isotónicas, agua, etc.).
  • Hacer comidas ligeras que ayuden a reponer las sales perdidas por el sudor (ensaladas, frutas, verduras, gazpachos o zumos).
  • Si se tiene que salir al exterior procurar estar a la sombra, usar ropa ligera y de color claro, protegiéndose del sol con sombreros o gorras y gafas de sol homologadas. Utilice un calzado fresco, cómodo y que transpire.
  • Tener cuidado con los medicamentos, sobre todo aquellos que deben estar en la nevera para su correcta conservación.
  • Mantener siempre la cadena de frío de los alimentos.
  • En el caso de presentar alguna sintomatología asociada al calor como cefaleas, mareos, calambres, malestar general, sensación de sofoco por calor fatiga o agotamiento, hay que contactar con el 1-1-2.

Alerta Medio Ambiental

Por último, pero no menos importante, una alerta que recuerda a los autóctonos el dolor por el monte perdido, la notificada por la Dirección General de Seguridad y Emergencias del Gobierno de Canarias, la alerta por riesgo de incendios forestales, que incide principalmente en El Hierro, La Palma, La Gomera, Tenerife y Gran Canaria

Pero antes que el Ejecutivo regional, el Cabildo de Gran Canaria anunció su propia alerta por la misma circunstancia desde el pasado 20 de junio, que mantiene vigente hasta nuevo aviso. Así que en los montes de Gran Canaria está instalado el cartel de prohibido por lo menos durante todo el verano.

  • Así que queda prohibido el uso de fuego en los albergues, zonas de acampada y áreas recreativas, ubicados en terreno forestal o en las proximidades, incluida la utilización de las barbacoas de obra instaladas en estas zonas.
  • No está permitido todo tipo de quemas en fincas agrícolas y forestales hasta el 30 de septiembre. Estas actividades son unas de las principales causas de incendios forestales y suponen un riesgo extremo.
  • No se pueden celebrar espectáculos pirotécnicos, ni emplear fuegos artificiales, ni cualquier clase de artefacto que contenga fuego en las zonas forestales y en un perímetro de distancia de 400 metros a su alrededor.
  • Se restringe también el uso, en terreno forestal y en sus proximidades, de maquinaria que genere chispas, como radiales, motosierras, equipos de soldadura, desbrozadoras y análogas, y no se permiten la actividad de carboneo ni la utilización de fuego en la apicultura.
  • Además, se prohíbe el tránsito por senderos y pistas forestales y el acceso rodado por la GC-216 (carretera de acceso a Tamadaba), excepto para los vehículos de servicios públicos y de las y residentes, así como el uso de la Zona de Acampada de Llanos de la Mimbre y Área Recreativa de Tamadaba.

El primer incendio del verano 2022 en Canarias

Te puede interesar:

No hay alerta que pueda con el fuego. Así lo demuestra el primer incendio que acaba de sufrir el Archipiélago este verano. En esta ocasión ha sido la isla de Tenerife la damnificada. El incendio, ya controlado, que se originó el pasado 21 de julio en la zona de Los Campeches (Los Realejos), afectó a cuatro municipios del norte de la isla, después de quemar algo más de 2.750 hectáreas entre pinar, monte bajo y fincas agrícolas dentro de un perímetro de 34 kilómetros. También consiguió echar de sus casas a unas 600 personas y gastó el esfuerzo de más de 200 efectivos de los distintos recursos de emergencias y doce medios aéreos

Esta catástrofe, una vez más, ha sido "deliberada". Está confirmado por la consejera del Medio Natural del Cabildo de Tenerife, Isabel García: "Los cuerpos y fuerzas de seguridad ya tenían elementos definitorios de que el fuego fue intencionado, deliberado, lo que también me comentaron los agentes medioambientales de nuestro grupo de investigación". Toca esperar si no hay más malas intenciones que acompañe a la canícula en lo que queda de verano.