Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tiempo en Canarias

Canarias vive el tercer julio más caluroso en 60 años con un grado y medio más

Las Islas registran 31 muertes por calor, casi el doble que en 2021 y 2020/ La ola de calor que sufrió el Archipiélago entre el 9 y el 11 fue la segunda más intensa desde 1975

Un hombre juega al baloncesto en un día de asfixiante calor de julio de 2022 en Canarias. LA PROVINCIA

Las temperaturas en Canarias se han elevado durante todo julio un total de 1,6 grados por encima de lo habitual. La anomalía térmica de más de un grado y medio lo ha convertido en el tercer mes más sofocante desde que existen registros en Canarias (1961), superando al de 2015 que, por muchos expertos, fue considerado como un verano «especialmente caluroso». 

Durante el pasado mes, la temperatura media en las estaciones del Archipiélago se situó en 23,7 grados. Según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), fue un mes «muy cálido». De hecho, la temperatura se situó dos décimas por encima de aquel caluroso verano de 2015 y 2020, según los avances climatológicos de ambos periodos. En el año de la pandemia, no obstante, la anomalía térmica fue mucho mayor, de 1,7 grados.

Ninguno supera, sin embargo, el bochorno de 2009, que ostenta el récord absoluto. En aquel verano los termómetros de algunas estaciones –especialmente en el sur de Gran Canaria– llegaron a rozar los 50 grados y la temperatura media ascendió hasta los 24,4 grados. La anomalía térmica fue de casi 3 grados. En Canarias solo los meses de julio de 1984, 2004, 2009, 2015 y 2020 han superado los 23 grados. 

¿La razón? Una circulación atmosférica muy «estable» caracterizado por el bloqueo de los anticiclones establecidos en la mayor parte de Europa. En dos ocasiones el Anticiclón de las Azores cambió su posición (se situó más al oeste del archipiélago portugués) y la orientación de su eje. Se estableció así un flujo del este-sudeste que, al adentrarse en África, arrastró aire más cálido y cargado de polvo sahariano hasta Canarias. Una situación que se ha traducido en la sucesión de dos intensas olas de calor. 

La primera ocurrió entre el 9 y el 11 de julio. La ola de calor que asoló a toda Canarias durante esos días se ganó la medalla de plata en el podio de las olas de calor históricas. Según los registros, que comienzan en 1975, el episodio de altas temperaturas que se registró se convirtió en el segundo más intensa de las 41 que ha vivido el Archipiélago desde ese entonces. La peor sigue siendo la de julio de 2012. 

El 12 de julio descendieron las temperaturas, pero el alivio térmico duró poco. El día 18 dio comienzo la segunda ola de calor de julio, que dejó un registro de temperatura máxima más alto del mes en La Aldea (Gran Canaria) y además, fue mucho más larga, pues se extendió hasta el 26 de julio. 

Canarias, sin embargo, ha tenido la «suerte» de contar con el régimen de alisios, encargado de modular las temperaturas. De esta manera, la anomalía térmica en las Islas ha sido la mitad que en el resto del país durante este mes. 

Como explica el director provincial de la Aemet, Víctor Quintero, «durante este mes se han batido muchos récords», pero esto también tiene relación con que hay muchas estaciones que apenas llevan 20 años funcionando. Las efemérides muestran que Fuerteventura batió récords de temperatura media más alta en Corralejo (25,3 grados). Gran Canaria llegó a registrar temperaturas medias de 24,5 grados y La Laguna, en Tenerife 21,1 grados de media.

Doble de muertes

En este cálido mes, Canarias ha registrado casi el doble de muertes por golpes de calor. Según el último informe del sistema de monitorización de la mortalidad diaria por todas las causas (MoMo), durante el mes de julio se produjeron 31 fallecimientos atribuibles a las altas temperaturas. Durante 2020, que también fue un año en el que los termómetros marcaron temperaturas muy por encima de lo normal, solo se atribuyeron 19 muertes al calor. 

Compartir el artículo

stats