Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Canarias implanta un proyecto para frenar el aislamiento de los mayores

La iniciativa del profesor Alejandro Luaces, que involucra a la comunidad educativa y a la sociedad, favorece el acompañamiento emocional y el envejecimiento activo

El profesor Alejandro Luaces en el muelle marinero de Ribadesella, en Asturias.

Canarias es pionera en la puesta en marcha de un proyecto dirigido a frenar el aislamiento de los mayores, a través de acciones realizadas en colaboración con la comunidad educativa, asociaciones e instituciones y residencias, con el objetivo de favorecer el acompañamiento emocional y el envejecimiento activo. La iniciativa de Alejandro Luaces Quesada, profesor de música y especialista en salud mental colectiva, persigue la implantación de «un modelo de envejecimiento emancipador y de calidez que devuelva a las personas mayores todo lo que nos vienen dando».

Profesor saliente del Conservatorio Profesional de Música de Las Palmas de Gran Canaria y docente de español en Lyon (Francia) donde reside desde principios de julio, Luaces cuenta con más de 20 años de experiencia en la enseñanza reglada y no reglada en diferentes niveles -conservatorio superior, enseñanza de adultos, educación secundaria, primaria e infantil-, así como en el ámbito de la intervención y educación social. Una experiencia que le ha llevado a la creación y coordinación de proyectos como el de Aprendizaje-Servicio (ApS) Gracias a la vida y del de animación musical comunitaria con mayores Se me olvidó que te olvidé, en centros residenciales del país.

El próximo curso 2022/2023 participan cinco centros de Secundaria de Canarias y se buscan alianzas con Infantil y Primaria

decoration

«La colaboración estrecha en la provincia de Huesca hace unos años con una profesora de enseñanza secundaria, fue clave para dar forma a este proyecto que arrancó en Canarias, y que está consolidándose en diferentes puntos del Estado gracias al trabajo de compañeros y compañeras de centros educativos, residencias, centros de día, universidades, ayuntamientos o instituciones como la Fundación Canaria Lidia García, que abrazó la propuesta desde un primer momento, haciéndolo suyo con la colaboración de la Consejería de Educación y el Cabildo de Gran Canaria».

El trabajo está encaminado a prevenir el riesgo de aislamiento y sedentarismo de los mayores, rompiendo la brecha intergeneracional que sufren, y a generar una comunicación positiva entre éstos y los niños y jóvenes, «con una especial atención a la diversidad funcional que existe en los centros residenciales y en los hogares, que genera una dinámica de marginalidad muy concreta y muy poco visibilizada a día de hoy».

La Fundación Lidia García, la Consejería de Educación y el Cabildo de Gran Canaria colaboran en la puesta en marcha del proyecto 'Gracias a la vida'

decoration

El proyecto, denominado Gracias a la vida, comenzó a caminar en Canarias hace dos años, y el pasado curso académico lograron completar las cuatro primeras fases de mismo en el Archipiélago, «con muy buena acogida y unas expectativas altas de cara al desarrollo el próximo año académico».

El siguiente paso será el de poner en marcha toda una batería de actividades a lo largo del próximo curso 2022-2023, contando para ello con la colaboración de diferentes centros educativos. «Ya tenemos cinco centros de enseñanza secundaria de Las Palmas desarrollando una coordinación efectiva, y seguimos buscando además alianzas con colegios de educación infantil y primaria, para lo que hacemos un llamamiento con el objetivo de que se sumen al proyecto», apuntó Alejandro Luaces.

Salud comunitaria

También tienen previsto realizar un seminario en colaboración con la Consejería de Educación a partir de septiembre, y jornadas de formación con ponentes referenciales como Anna Freixas, Carmen Benítez, Carme Valls, Yolanda Ortega, Pilar Rodríguez o Teresa Martínez, para abordar la Atención Integral y Centrada en la Persona (AICP), Género y Salud, Aprendizaje-Servicio (ApS), el concepto de salud comunitaria vinculada a las ciudades o el modelo de residencias hacia el que hay que caminar.

El fin es favorecer la puesta en marcha de «un foro de reflexión estable y vinculante», de cara a valorizar el saber de todas y cada una de las personas y de los profesionales de diferentes ámbitos e integrantes del propio proyecto. «El trabajo que nos queda por delante es complejo pero alentador al mismo tiempo, siempre apoyado por la Fundación Lidia García, a la que le quiero dar las gracias por apostar por un proyecto en el que tanta energía debe depositar y por coordinar los recursos propios de unas islas que tienen mucho que decir ante el cambio de vida que le debemos a nuestros mayores». 

Abrazo intergeneracional

Entre las acciones que se enmarcan dentro del proyecto Gracias a la vida impulsado por el profesor Alejandro Luaces Quesada, y dirigido a mejorar la calidad de vida de los mayores, figura la de posibilitar espacios de realización de actividades intergeneracionales de todo tipo, como es el caso de huertos escolares, actuaciones corales conjuntas, talleres de alfarería, paseos de acompañamiento emocional... «Se trata de acciones coordinadas y evaluadas desde una perspectiva global y democrática entre todos los agentes implicados», destaca su impulsor, poniendo el foco de cada actuación, en el servicio a la comunidad, siempre vinculado al concepto de la «salud comunitaria emancipadora y autogestionada», optimizando además los recursos públicos y situando a las personas como principales valedoras del cambio. «Tenemos la necesidad y la obligación de cambiar la sociedad, transformando el espacio, acompañando en los peldaños profundos de la vejez con una intervención de calidad pero y sobre todo, de calidez. Así surge el proyecto, con estas necesidades, motivaciones y recursos», indica Luaces. «Estimularemos al máximo la autonomía de las partes y el pensamiento crítico en la construcción social y en los derechos fundamentales de las personas mayores, desarrollando el mandato de envejecimiento activo y emancipador que la institución ministerial nos encomienda como sociedad, así como el buen trato a nuestros mayores desde una ética humanista», concluye. | M.J.H.

Compartir el artículo

stats