Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Belmonte

Hallan en Asturias un túmulo megalítico de tipología desconocida en el Noroeste

Los arqueólogos estiman que la construcción, ubicada a 1.100 metros de altitud y con cámaras funerarias excavadas en la roca, podría pertenecer a la Edad de Bronce

Los arqueólogos, durante la excavación en el túmulo megalítico.

Un túmulo megalítico con una tipología hasta ahora desconocida en Asturias y en el noroeste peninsular es el último hallazgo del grupo de investigación arqueológica "Llabor", de la Universidad de Oviedo, en Belmonte de Miranda. La décimo tercera campaña de excavaciones que se desarrolla este verano en distintos emplazamientos de la zona ha servido, entre otras cosas, para documentar las distintas fases de uso y refacción del denominado como túmulo del Cuernu, situado en una posición estratégica a 1.100 metros de altitud sobre el nivel mar. Además, como particularidad, presenta distintas cámaras funerarias excavadas en la roca, algunas de ellas con una profundidad que llega a los dos metros.

El descubrimiento ha obligado a ampliar la intervención arqueológica con el objetivo de conseguir datar la estructura.

"Esta tipología se distancia de la que presentan los grandes megalitos atribuidos al Neolítico final, por lo que trabajamos con la hipótesis de que se trata de una construcción relacionada con el Calcolítico y la Edad de Bronce, período poco conocido en Asturias", señala la directora del grupo, Margarita Fernández Mier.

El yacimiento se ubica en Vigaña de Arcéu situado en una posición estratégica desde la que se controla una amplia zona de pastos de las brañas de los pueblos de Vigaña, Castañera y Cigüedres. También se contempla la costa asturiana, en concreto la zona de Soto del Barco, así como la Cordillera Cantábrica desde Las Ubiñas al Nevadín. "Es un lugar privilegiado elegido por nuestros antepasados para realizar unas prácticas rituales relacionadas con la forma de concebir y aprovechar el territorio, que nos habla de las actividades de los primeros ganaderos de las montañas cantábricas", precisa la directora de "Llabor".

La hipótesis que manejan los arqueólogos y que sitúa el túmulo del Cuernu en el Calcolítico viene avalada, además, por la cercanía de este megalito con el "excepcional" yacimiento de Linares, en la parroquia de Castañera. Se ubica a escasos 500 metros en línea recta, aunque a menor altitud, a unos 700 metros de altura sobre el mar.

Allí se han podido documentar una secuencia de uso que comienza en el Neolítico final, "con fases muy complejas durante la Edad de Bronce", detalla la especialista. Según indica, la posibilidad de documentar los lugares de uso doméstico junto con los de enterramiento durante el Calcolítico y la Edad de Bronce "abre interesantes vías de investigación sobre el uso de las áreas de pasto durante ese período y permiten profundizar en las prácticas ganaderas desarrolladas por las sociedades de la Prehistoria reciente".

Lo que en un principio parecía una pequeña construcción ganadera se ha revelado como un túmulo megalítico del que no hay precedentes en el noroeste peninsular. Un hallazgo que permitirá seguir profundizando en el estudio del territorio rural asturiano desde el Neolítico hasta la actualidad.

Compartir el artículo

stats