Suscríbete La Provincia - Diario de Las Palmas

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Educación

Annmarie Urso: "Los niños de ahora tienen un cerebro totalmente distinto a los del pasado"

"Cuando hay dificultades de aprendizaje en teoría lo ideal es un modelo inclusivo, pero a veces se necesita un tratamiento individualizado", dice la presidenta de la Academia Internacional para la Investigación en Problemas de Aprendizaje

Annmarie Urso. Miki López

La estadounidense Annmarie Urso preside la Academia Internacional para la Investigación en Problemas de Aprendizaje (IARLD), de la que forman parte 200 académicos de todo el mundo y que esta semana celebra su 44.ª conferencia anual en el edificio histórico de la Universidad de Oviedo. La organización ha retomado estas reuniones tras dos años de paréntesis por la pandemia, bajo la dirección de Paloma González-Castro y Celestino Rodríguez, de la Universidad de Oviedo. Participan 50 profesionales e investigadores, de 12 países y 35 universidades.

¿Cuáles son las líneas prioritarias actuales en el estudio de las dificultades de aprendizaje?

La IARLD trabaja sobre todo trastornos de neurodesarrollo, dificultades de aprendizaje como la dislexia, dificultades en matemáticas como la discalculia, y trata de vincularlo a estudios neurocientíficos. Estos niños tienen algunos déficits neurológicos y debido a ello tienen unas limitaciones escolares. La IARLD también se encarga de proporcionar una buena formación a los futuros maestros y maestras y a los educadores, psicólogos y psicopedagogos.

¿Cómo ha cambiado en las ultimas décadas el acercamiento a estas dificultades escolares? Antes las familias no tenían ni idea de lo que le pasaba a su hijo...

En el pasado, como no había un diagnóstico, la mayor parte de los niños no eran atendidos. Esto hacía que tuvieran un mayor porcentaje de fracaso escolar. No terminaban sus estudios en tiempo y dejaban la escuela antes que ahora. En este momento, el hecho de tener un diagnóstico, de saber lo que padece y de disponer de profesionales especializados en ese diagnóstico permite que, aunque lo niños efectivamente tengan que trabajar duro, puedan, con el apoyo de las estrategias necesarias, superar y avanzar en esas dificultades. Ahora son niños que pueden adquirir una educación superior y sin tantos problemas gracias a los programas de intervención diseñados con una base científica.

Eso requiere recursos para intervenir y para hacerlo a tiempo...

Son necesarios más recursos económicos. En Estados Unidos, hay universidades y centros que disponen de dinero, de ayudas y becas para implementar programa de atención para los alumnos con estas dificultades. Los que provienen de entornos, de estratos sociales y económicos peor situados, están en desventaja.

¿Ha aumentado el número de niños con estas dificultades?

Ahora hay más diagnósticos. Hay niños con TEA, con trastorno de aspecto autista, que padecen en comorbilidad alguna dificultad más, dificultades lectoras por ejemplo. Las cifras han aumentado no solo porque se diagnostican más, sino porque también se diagnostican cuando van asociadas a otros problemas. Además, hay más leyes que avalan a los centros que reconocen esas dificultades y por lo tanto tienen más apoyos, también económicos, y eso también ha supuesto un cambio.

¿Cómo afecta a las dificultades en el lenguaje el entorno tecnológico?

Hay una base neurológica, eso está investigado y está confirmado, pero efectivamente hay una conexión con el entorno. Cuando el entorno cambia, el circuito cerebral cambia, y en ese sentido, los niños de ahora tienen un cerebro totalmente diferente a los del pasado. Hay unas bases neurológicas, pero cómo esos déficits neurológicos se adaptan o se amoldan al nuevo entorno está todavía por ver. Seguramente, utilizar juegos o redes sociales prevenga algunas dificultades o te haga más fácil la vida, pero también cause otros inconvenientes. Hay que ahondar en ello. Los niños tienen que manipular, usar los juegos manipulativos, eso no se puede dejar de lado, pero también se pueden utilizar las nuevas tecnologías para engancharlos y motivarlos. El futuro puede ser un modelo combinado.

¿Mejor atender las necesidades de los niños con dificultades de aprendizaje en un entorno común o tratarlos en grupos específicos? En España se debatió mucho sobre eso.

En teoría, lo ideal sería un modelo inclusivo, pero ante dificultades más graves, a veces necesitan evadirse de los distractores, es bueno que un profesional te enseñe las herramientas y es bueno que no haya distractores en la clase que te lo imposibilitan. Un tratamiento individualizado hace que luego pueda estar más tiempo en el aula, de modo que sería más inclusivo. El niño necesita instrucciones de una forma clara e individualizada, no todo puede ser inclusivo.

¿Quiénes suelen detectar primero estos problemas: las familias o los profesores?

Normalmente los profesores, desde la escuela testean y ven mejor las dificultades. Hay veces que incluso es el pediatra, pero lo usual es que sea la escuela.

Si no se detectan estos problemas de aprendizaje a tiempo y no se tratan adecuadamente, ¿suelen conllevar otros problemas asociados? Un niño con dislexia, por ejemplo, que acabe con un trastorno depresivo

Sí, si no es atendido a tiempo, las relaciones sociales pueden ser un problema para él y puede generar depresiones, ansiedad, sobre todo porque no sabe interpretar la intencionalidad o, en casos más graves, el mensaje y eso puede llevar a problemas a nivel psicoemocional debido a las dificultades de interacción social. Si tuviera que elegir entre atender más las dificultades de tipo estrictamente académico y las relaciones sociales, como se adapta a la vida, yo, como madre –mi hija padece dislexia–, prefiero enfatizar esta última parte, que es muy importante, sobre todo en edades como la adolescencia, 16 o 17 años.

¿Trastornos como la dislexia se superan, se curan...? ¿Es correcto decir que alguien se ha curado de su dislexia?

Es algo con lo que naces y mueres. Sí que puedes aprender estrategias para ayudarte y obtener el mejor rendimiento, pero indudablemente tu cerebro funciona de forma diferente.

Compartir el artículo

stats