Suscríbete La Provincia - Diario de Las Palmas

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ciencia

El padre de la química ‘rápida’ gana el Nobel y deja huella en Canarias

El laureado Barry Sharpless es ‘honoris causa’ de la Universidad de La Laguna y mantiene estrechas relaciones con la institución

El químico Barry Sharpless acompañado por las autoridades de la ULL durante la ceremonia de ‘honoris causa’ Emetrio Suárez

Canarias sigue muy presente en los galardones más prestigiosos de la ciencia. El investigador estadounidense Barry Sharpless, galardonado con el Nobel de Química de 2022 junto a Carolyn Bertozzi y Morten Meldal, mantiene una estrecha relación «desde hace décadas» la Universidad de La Laguna (ULL), hasta tal punto que el año pasado la institución decidió reconocerle como doctor honoris causa por su dilatada trayectoria en el mundo de la química. El galardón incluye 10 millones de coronas suecas (930.000 euros). 

Sharpless es considerado el padre de la corriente químico-filosófica que ha sido reconocida con el Nobel, la química click o legos moleculares. Educado en una escuela cuáquera durante su infancia, Sharpless siempre ha valorado la noción de ser útil. De ahí que entendiera que el progreso de la química debía alejarse de las reglas tradicionales que la acotan. «La química es una ciencia madura y nos enseñan a operar a todos de una manera específica, pero la introducción de este concepto permite concebir la química desde otro prisma», explica Víctor Sotero Martín, catedrático de Química Orgánica de la ULL y uno de los pupilos de Sharpless. 

Carolun Bertozz

Carolun Bertozz La provincia

Romper las reglas nunca es fácil, y de hecho, pese a la brillantez de sus ideas –Sharpless ya había recibido un Nobel en 2001– las nuevas teorías del investigador le valieron para ser considerado como un «loco» entre sus colegas. El científico estaba empecinado en que tenía que existir una forma más rápida, simple y menos dañina para el medio ambiente a la hora de realizar reacciones químicas complejas, tal y como ocurre en la naturaleza. Básicamente, quería que las reacciones químicas fueran rápidas y se evitaran esos subproductos dañinos que surgen tras hacerlas. 

Bajo estas premisas, el investigador acuñó el término química click y empezó a trabajar en distintas fórmulas de unión de pequeñas moléculas buscando ese Santo Grial que le robaba el sueño. Casi al mismo tiempo, pero en el otro lado del mundo, el danés Morten Meldal, empezaba a experimentar para encontrar la fórmula con la que sentar definitivamente las bases de esta nueva corriente filosófica. La solución llegó de forma independiente en ambos extremos del charco. El proceso conocido como cicloadición alquino-azida catalizada por cobre se convirtió entonces en la «joya de la corona de la química click», como la define la academia sueca. Una reacción que se utiliza hoy habitualmente para producir fármacos y nuevos materiales.

Morten Meldal.

Morten Meldal. La Provincia

Por su parte, la química estadounidense Carolyn Bertozzi, de la Universidad de Stanford, adoptó la concepción de Sharpless y la llevó un paso más allá, aplicándola por primera vez a células vivas. Esto último ha recibido el nombre de química bioortogonal. «Gracias a este descubrimiento tenemos la capacidad de crear moléculas muy complejas sin que hagan daño a los seres vivos», explica Martín. Este concepto supone una metodología que Martín define como «rompedora por su sencillez», ya que permite trabajar de manera fácil y es muy útil para investigación a nivel de los sistemas biológicos. 

Según la Academia, la química clic y las reacciones bioortogonales han llevado a la química a la era del funcionalismo, lo que se está traduciendo en una «mayor beneficio para la humanidad». 

Barry Sharpless es el quinto científico de la historia en recibir dos premios de la Academia

decoration

Sharpless repite reconocimiento. Es la segunda ocasión en la que la Real Academia de las Ciencias de Suecia reconoce sus aportaciones a esta área del conocimiento. El investigador es también el responsable de desarrollar la química asimétrica o «reacciones de oxidación con catalizadores quirales». Una técnica que revolucionó la química y que permite fabricar en laboratorio compuestos complejos tal y como lo hace la naturaleza. «Lo utilizamos desde hace años de manera rutinaria; fue un gran avance», reconoce Martín. De esta manera, el investigador se ha convertido en el quinto de la historia en recibir dos reconocimientos por sus aportaciones al conocimiento científico. Sus predecesores son John Bardeen, Marie Curie, Linus Pauling y Frederick Sanger.

Sharpless fue investido doctor Honoris Causa por la Universidad de La Laguna el 29 de abril de este mismo año, 2022. «Hacía tiempo que no lo veía, y cuando estuvo aquí estuvimos debatiendo precisamente sobre la química click», resalta Martín. Durante sus palabras de alabanza en la investidura como doctor honoris causa de Sharpless, Martín recordó su paso por el laboratorio del químico estadounidense en la Universidad de Stanford, allá por 1980, cuando aún era investigador posdoctoral. 

Barry Sharpless.

Barry Sharpless. La Provincia

Desde entonces ambos han labrando una fructífera relación científica que hoy en día sigue siendo motivo de orgullo para Martín. No es de extrañar entonces su alegría por este premio pues, de hecho, Martín considera a Sharpless uno de sus «padres científicos». Pero su vinculación con la ULL no acaba ahí. El químico David Díaz –que es el único investigador de la institución con una beca Beatriz Galindo– ha colaborado con Sharpless. El científico realiza su investigación en la química de materiales haciendo uso extensivo de la click, gracias a la guía del galardonado con el Nobel.

Bertozzi también marca récords. Es la octava mujer científica en obtener galardón en la categoría de Química y la única científica premiada este año. Desde 1901, 189 científicos han ganado el Nobel de Química, por lo que las mujeres tan solo representan el 4%. Hasta 2022, han ganado 59 mujeres alguno de los premios Nobel. Un total de 17 mujeres han ganado el el de la Paz, 16 el de Literatura, 12 el de Fisiología o Medicina, 8 el de Química, 4 el de Física y 2 el de Economía. 

Compartir el artículo

stats