Hablamos con el Dr. Pablo Juárez del Dago, Urólogo, Andrólogo y Director Médico de GUA Gabinete de Urología y Andrología en Las Palmas de Gran Canaria, sobre el virus del papiloma humano (VPH), una enfermedad de transmisión sexual que afecta a millones de personas.

Existen varios subtipos del VPH. La gran mayoría de estos no producen ninguna lesión visible, algunos producen verrugas en forma de coliflor (papilomas) y otros pueden llegar a producir lesiones pre cancerosas o tumores; lo más común en nuestro medio son las lesiones del cuello del útero en mujeres que, de no ser correctamente controladas, pueden derivar en patología cancerosa. 

¿Cómo se contagia?

“Se transmite por el contacto directo de piel y mucosas. La forma más frecuente de transmisión es el contacto durante las relaciones sexuales, ya sea vaginal, anal u oral. Por lo tanto, no es una patología solo de los genitales, sino que puede afectar boca, faringe, ano, y toda región del cuerpo con la que toma contacto. Lo que quiere decir que también podemos encontrar este virus en la garganta de nuestros pacientes” explica el Dr. Pablo Juárez del Dago.

También se puede transmitir a través del contacto con la saliva o la sangre, aunque esto es mucho menos común.

Desde que se produce el contagio hasta que se manifiestan las verrugas o lesiones en el cuello de la mujer pueden pasar años o décadas.

¿Es el virus del papiloma humano un problema para la salud?

En la gran mayoría de las ocasiones no va suponer ningún problema puesto que no va a manifestar ningún síntoma.

En caso de que aparezcan verrugas genitales, supone un problema estético y la posibilidad de contagiar a la pareja o contactos sexuales. 

“La aparición de las verrugas genitales en un paciente no significa que la persona esté más afectada que el resto de la población, sino que el paciente está infectado por uno de los subtipos de virus que generan verrugas (6 y 11) o que tiene mayor predisposición a manifestar estas lesiones”, afirma el Dr. Pablo Juárez del Dago.

¿Puede generar cáncer?

El VPH puede provocar ciertos tipos de cáncer, como el cáncer de cérvix o cuello de útero, el cáncer de vulva, el cáncer de vagina, el cáncer de ano o el cáncer de garganta, entre otros. El mayor porcentaje de estos corresponde al cáncer de cuello uterino.

“Por ello, las mujeres deben cada año revisarse con su ginecólogo y es en esta revisión donde se pueden detectar lesiones que pudieran ser precursoras de un tumor. Es muy importante hacer estas revisiones porque si se tratan estas lesiones antes de que aparezca un tumor en el cuello del útero el pronóstico es mucho más favorable”, afirma el Dr. Pablo Juárez del Dago.

Aunque el VPH también puede afectar a los hombres, es mucho menos probable que desarrollen cáncer de pene. Esto es extremadamente raro en España, Europa o EE.UU. Es más común en Centroamérica y Sudamérica, y regiones de Asia y África.

Es por esta razón que la adquisición del virus del papiloma humano en el hombre no suele tener consecuencias graves. Más que un problema de salud en el hombre constituye un problema estético o de pareja al aparecer las verrugas.

Historia del virus: ¿Se puede saber quién contagia a quién?

“Desde que una persona es expuesta hasta que se visualiza una verruga o lesión por el virus, pueden pasar varios años, incluso décadas. Por lo tanto, el rastreo del origen del contagio es prácticamente imposible en el consultorio”, explica el Dr. Juárez del Dago.

¿Se puede prevenir el contagio del virus del papiloma humano?

El virus del papiloma humano (VPH) se puede prevenir mediante la vacunación, el uso de condones y el uso de prácticas sexuales seguras. La vacunación contra el VPH es segura y efectiva en la prevención de infecciones por VPH, así como en la disminución de lesiones premalignas. Los condones pueden ayudar a reducir el riesgo de contagio del VPH al reducir el contacto del pene con la piel o mucosa de otra persona en la penetración.

¿Cuánto tiempo transcurre desde que estamos en contacto con el virus hasta que se manifiestan las lesiones como verrugas o alteraciones en el cuello del útero?

El tiempo que transcurre desde que una persona es expuesta al virus del papiloma humano hasta que desarrolla lesiones como verrugas o cambios en el cuello uterino varía. En algunos casos, el virus puede tardar hasta 10 años en desarrollar lesiones visibles. Sin embargo, esto depende de varios factores, como el sistema inmunológico de la persona, la edad, el estado de salud y la exposición al virus.

Esto sucede porque una vez que el virus entra en contacto con el cuerpo de un paciente, tiene que entrar en la célula, dentro de ella crear un mecanismo para replicarse y multiplicarse y es un proceso que, como comentaba, lleva mucho tiempo y puede verse “controlado” por el sistema inmunológico.

“La clave para mejorar la salud de las mujeres es la prevención. Por ello, es de vital importancia que acudan al ginecólogo cada año para una revisión” afirma con rotundidad el Dr. Pablo Juárez del Dago.