Realidad virtual contra las fobias

La tecnología demuestra su eficacia para tratar diferentes miedos y trastornos en niños y adultos - El método sirve de apoyo a la terapia cognitivo-conductual

La psicóloga Nayara Ortega muestra las gafas de realidad virtual.

La psicóloga Nayara Ortega muestra las gafas de realidad virtual. / LP/DLP

La realidad virtual se ha consolidado como un método eficaz para abordar las fobias. Se trata de una técnica que actúa como apoyo de la terapia cognitivo-conductual y que permite a las personas exponerse a los entornos que les provocan pánico, de forma gradual. «Algunas de las ventajas principales que presenta esta tecnología son su rapidez y su bajo coste. Además, gracias a ella, los pacientes se ven inmersos en las situaciones que les causan fobia, lo que les ayuda a enfrentarse mejor al problema», explica Nayara Ortega, psicóloga sanitaria y neuropsicóloga en los centros Sakron y Psiquo Salud Mental.

De este modo, a través de unas gafas que están conectadas a una plataforma online, las personas pueden tratar diferentes temores como el miedo a volar, a las alturas, a hablar en público, a las interacciones sociales o a distintos animales e insectos. Además, el método es apto para abordar el miedo a la oscuridad que experimentan muchos niños, la ansiedad, los trastornos de la conducta alimentaria y el bullying. «En este último caso, las gafas son útiles para ayudar a las víctimas a superarlo y para poner al acosador en la posición del acosado con el fin de hacerle reflexionar sobre su conducta», detalla la profesional de los centros capitalinos.

Evolución

Cuando la evolución de los pacientes es favorable, la complejidad de las situaciones va aumentando. «Esto se hace poco a poco. Lo importante es que las gafas de realidad virtual generan las mismas emociones y pensamientos que las situaciones reales, pues los pacientes tienen que desenvolverse en diferentes escenarios que están vinculados siempre a sus miedos», anota la especialista.

Pero, ¿cuántas sesiones suelen ser necesarias para llegar a superar las fobias? Según Ortega, la media se sitúa en cinco. «Lo ideal es que se impartan una vez a la semana, pero si la fobia es muy intensa puede que sea necesario que el paciente reciba hasta dos», dice la psicóloga, que también asegura que es frecuente apreciar resultados «desde la primera sesión».

Ahora bien, este proceso va acompañado de una serie de tareas que las personas afectadas deben realizar en sus casas. «Cada paciente dispone de un nombre de usuario que le da acceso a diferentes sesiones de relajación y de mindfulness. Así, si se ven expuestos a cualquier situación relacionada con su fobia, pueden poner en práctica estas técnicas».

Según informa Nayara Ortega, son muchas las personas que demandan ayuda para superar algún tipo de medio, pero el perfil mayoritario lo conforman los sujetos con edades comprendidas entre los 25 y los 50 años. 

Marco Monzón tiene 28 años y es uno de sus pacientes. Según cuenta este joven, lleva tres meses acudiendo a terapia en Sakron para tratar la agorafobia –aparición de ansiedad en lugares de los que es difícil escapar– y el miedo a sentirse atrapado en barcos y aviones. «Me animé a probar la realidad virtual y, hasta el momento, he recibido siete sesiones y estoy muy satisfecho», comenta. 

Tal y como indica Monzón, su experiencia con esta tecnología es «excelente», pues en poco tiempo ha conseguido anotar grandes progresos. «Ya puedo salir de casa tranquilo y hacer una vida normal. También me he subido a un barco recientemente y tengo pendiente hacer un viaje en avión dentro de poco». 

Y es que, a medida que se avanza en el tratamiento, las circunstancias con las que deben lidiar los sujetos son cada vez más difíciles, un hecho que les ayuda a tomar el control de la situación en la vida real. «Cuando llevaba solo tres sesiones, empecé a sentirme mucho más seguro. Además, mis pensamientos cambiaron de forma radical y pasé de huir de los miedos a querer enfrentarme a ellos», enfatiza. 

Por esta razón, no duda en recomendar la terapia a todas las personas que se encuentran en una situación similar. «Ya he animado a gente de mi entorno a probarla. Las sensaciones son muy inmersivas y, aunque los gráficos no son tan realistas como los de una videoconsola, por ejemplo, el ambiente y los sonidos que se recrean llevan a sumergirse por completo en la escena», asevera Monzón.

Pánico a volar en Canarias

«Nos hemos dado cuenta de que en Canarias hay muchas personas que tienen miedo a volar. No podemos decir que sea la fobia predominante, pero sí una de las más frecuentes», señala Nayara Ortega, psicóloga sanitaria y neuropsicóloga en los centros Sakron y Psiquo Salud Mental. «Esta fobia se experimenta de una forma muy intensa. Hay que tener en cuenta que el proceso es largo, pues empieza en casa haciendo las maletas y se mantiene hasta el aterrizaje del avión en el lugar de destino», detalla la profesional. Por eso, el programa de realidad virtual contempla distintos escenarios y diferentes niveles que ayudan a los sujetos a superar poco a poco este miedo. «Se pueden generar turbulencias y hacer que llueva. A medida que se va avanzando y la persona logra mantener la calma, las turbulencias son mucho más intensas», cuenta la especialista. | Y.M. 

Suscríbete para seguir leyendo