Una veintena de entidades lucha para lograr una sociedad libre de tabaco

Los colectivos piden cambios legislativos en la venta, suministro, consumo y la publicidad del producto en el Archipiélago para proteger a los menores

Un total de 20 entidades, entre las que figuran distintos colegios profesionales, asociaciones de pacientes y otros colectivos sanitarios, han apostado por unir fuerzas para conseguir una sociedad libre de humo, proteger a los menores de la exposición al tabaco y a los sistemas de vapeo y exigir cambios en la ley que regula la venta, el suministro, el consumo y la publicidad de estos productos en el Archipiélago. «Las autoridades públicas canarias son conniventes con la industria del tabaco. Por un lado, el Parlamento de Canarias ha declarado a la industria tabaquera como un sector estratégico para las Islas. Por otro, al amparo del Régimen Económico y Fiscal de Canarias se ha impuesto a la Ley 28/2005 de Medidas Sanitarias Frente al Tabaquismo una disposición adicional que permite libertades comerciales que están prohibidas en el resto de España», manifestó este miércoles Pedro Cabrera, presidente del Colegio Oficial de Médicos de Las Palmas, en el marco de la celebración de una jornada informativa con motivo del Día Mundial Sin Tabaco

Día Mundial sin Tabaco

Día Mundial sin Tabaco / Andrés Cruz

Algunos ejemplos los ponen la venta de cigarrillos más allá de los estancos y de las máquinas expendedoras, o las campañas de promoción de diferentes marcas en locales de ocio. A juicio de Cabrera, las instituciones públicas «facilitan el patrocinio publicitario de la industria tabaquera». A esto se suma «el incumplimiento flagrante» del acuerdo-marco del control del tabaco, que España firmó en la Organización Mundial de la Salud. Con el propósito de llamar la atención de la clase política y de concienciar a la población sobre la necesidad de anteponer la salud y el medioambiente a los intereses de la industria tabaquera, las instituciones se han sumado a la iniciativa ciudadana europea Una Europa Sin Tabaco, que busca lograr la primera generación libre de tabaco en 2030. 

«Queremos pedir la abolición progresiva de la venta de productos de tabaco y nicotina, comenzando por los ciudadanos nacidos a partir del 1 de enero de 2010. Esta acción pretende desterrar para siempre el consumo de tabaco en la Unión Europea», explicó Francisco Cabrera, presidente del Colegio Oficial de Dentistas en la misma provincia

Hay que señalar que en España, la iniciativa ha sido impulsada por la Fundación Canaria Dental; el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT); la Asociación Ciudadana Nofumadores.org; la Asociación Española Contra el Cáncer; y la Unidad de Control del Tabaco/Instituto Catalán de Oncología.

Los grupos se suman a la iniciativa ‘Una Europa Sin Tabaco’ y solicita firmas para respaldar la acción

A través de esta herramienta, será posible solicitar a la Comisión Europea que proponga nuevas leyes. Ahora bien, para ello será necesario llegar reunir al menos un millón de firmas entre siete países, antes del 16 de enero de 2024. En función de la cifra de habitantes, cada nación deberá aportar una cuota de rúbricas. En el caso concreto de España, el cómputo se sitúa en unas 40.000. «Nuestros objetivos se centran en abolir la venta de tabaco, aumentar el número de espacios libres de humo y, sobre todo, abordar la publicidad encubierta a través de influencers y otras estrategias. Además, queremos proteger el medioambiente, ya que las colillas constituyen uno de los principales agentes contaminantes», apuntó Francisco Cabrera. 

La iniciativa puede firmarse a través del portal del propio proyecto y de las páginas webs de todos los organismos que lo apoyan. «Quiero hacer un llamamiento a toda la ciudadanía mayor de 18 años para que firmen la iniciativa y la compartan», añadió el presidente del colectivo. 

Tal y como señaló el responsable del colegio de médicos, el filtro de una colilla tiene 15.000 fibras de microplásticos que tardan mucho tiempo en degradarse y acaban en el mar. «Esto hace que los peces las ingieran y que entren dentro de nuestra cadena alimentaria», advirtió. 

Asimismo, el presidente quiso hacer hincapié en el gran número de muertes que causa el tabaquismo. «El peor año de la pandemia de covid registró siete millones de defunciones en el mundo, pero el tabaco es el responsable de ocho millones cada año», resaltó. Tan es así, que por cada euro de impuestos que se generan del tabaco, el sistema sanitario gasta tres para poder asistir a las víctimas del tabaquismo. 

Por su parte, la presidenta de la Fundación Canaria de Cáncer de Pulmón, Wendy López-Trejo, defendió que la lucha contra este hábito debe ser una misión que asuma toda la sociedad. «El vapeo es igual de dañino que el tabaco y las shishas tampoco son un juego», aseveró López-Trejo, quien también recordó que el Servicio Canario de la Salud (SCS) desarrolla desde 2014 el Programa de Ayuda al Fumador en Canarias (Pafcan) y, desde 2001, el programa de prevención ITESplus. 

Y es que a las agrupaciones también les inquieta que hayan nacido dispositivos de tabaco sin combustión que se publiciten, prácticamente, como algo inocuo «Hay campañas de marketing centradas en vender una cosa que es igual de dañina a corto y medio plazo, por lo que estamos seguros de que a largo plazo las perspectivas tampoco son buenas», valoró la presidenta del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Las Palmas, Loreto Gómez.

Según expuso la profesional, en el transcurso de los últimos tres años se han invertido en España 4.700 millones de euros en vacunas contra el Covid-19, mientras que solo en 2018 una empresa tabacalera invirtió 12.800 millones de dólares en Estados Unidos en comprar una industria puntera en fabricación de cigarrillos electrónicos. «Ya se están preparando hasta paquetes regalo de vapeadores, y esto no lo podemos permitir. Los gobiernos tienen la obligación de velar por la salud de la ciudadanía y defender sus intereses», remarcó. 

Suscríbete para seguir leyendo