Una “niña salvada” denuncia que Canarias carece de protocolo para actuar ante mutilaciones

Aissata Touré denuncia la ausencia de medidas efectivas en las I Jornadas sobre Derechos de las Mujeres Migrantes Víctimas de Violencia de Género

Una “niña salvada” denuncia que Canarias carece de protocolo para actuar ante mutilaciones

Una “niña salvada” denuncia que Canarias carece de protocolo para actuar ante mutilaciones

La Provincia

La Provincia

Canarias no dispone de un protocolo específico para abordar casos de mutilación genital femenina (MGF), una práctica que sigue vigente en países como Gambia, donde fue prohibida en 2015 pero se plantea su reintroducción. Esta grave deficiencia ha sido expuesta por Aissata Touré, una joven de origen mauritano, durante las I Jornadas sobre Derechos de las Mujeres Migrantes Víctimas de Violencia de Género.

Touré, quien llegó a Gran Canaria a los 8 años gracias a un visado por reunificación familiar gestionado por su madre, ahora de 24 años, representó a la Asociación Intercultural de Mujeres Mauritanas Dimbe en el evento. Dimbe es una organización que lucha contra la MGF y trabaja para proteger a las niñas y mujeres que son víctimas de esta práctica.

Touré subrayó que, a diferencia de comunidades autónomas como Cataluña o Galicia, Canarias no cuenta con un protocolo "real" que permita una intervención efectiva ante la detección de casos de MGF. Esta falta de un marco de actuación impide a las autoridades y a los profesionales de la salud actuar de manera adecuada y eficaz.

Barreras idiomáticas

La barrera idiomática y la falta de información son obstáculos significativos para las mujeres víctimas de MGF en Canarias. Muchas de estas mujeres no pueden o no quieren acudir al médico por temor a ser juzgadas o porque creen que no recibirán la atención adecuada. Esto se debe a que muchos profesionales de la salud no están suficientemente informados sobre la MGF y sus consecuencias físicas y psicológicas a corto y largo plazo.

Touré aseguró que, aunque la MGF no se practica en Canarias, muchas niñas son llevadas de regreso a sus países de origen durante las vacaciones, donde corren el riesgo de ser sometidas a esta práctica. Por lo tanto, es crucial sensibilizar a las familias tanto en Canarias como en sus países de origen para detener esta práctica nociva.

Protocolo de actuación

Touré explicó que la implementación de un protocolo permitiría el acceso a un "pasaporte de visita", facilitando la notificación por parte de la Policía de que una niña en España no ha sido mutilada. Si una niña regresara mutilada, sus padres podrían enfrentar penas de cárcel de entre seis y doce años.

Con un protocolo en vigor, estas niñas estarían sometidas a revisiones médicas regulares en Pediatría, y los médicos estarían formados para atender adecuadamente a las víctimas de MGF. En 2023, Dimbe ofreció charlas en todos los centros de salud de Gran Canaria para concienciar y formar al personal sanitario sobre esta problemática.

Sensibilización y educación

Dimbe lucha por continuar formando al personal sanitario en Canarias para mejorar la atención a las mujeres víctimas de MGF y frenar esta práctica. Touré mencionó que, actualmente, cuando una mujer da a luz a una niña, se notifica si proviene de un país donde la MGF es una práctica común, incorporando esta información al historial médico de la niña.

La sensibilización y la educación son esenciales para prevenir la MGF. Es fundamental que las familias comprendan los riesgos y las consecuencias de esta práctica, tanto a nivel físico como psicológico, para proteger a las futuras generaciones.