Dieta

Los 'flexitarianos' dan impulso al movimiento 'veggie'

Unos cuatro millones de adultos españoles dan prioridad a los productos vegetales, aunque sin renunciar al consumo ocasional de proteína animal

Una frutería, en una imagen de archivo.

Una frutería, en una imagen de archivo. / EFE

Ágatha de Santos

El 'movimiento veggie' (veganos, vegetarianos y flexitarianos) gana adeptos cada año, especialmente entre los jóvenes de entre 18 y 35 años. En España, el 13% de los adultos se confiesa de alguna forma afín a lo 'veggie' y cinco millones siguen este estilo de vida, según el informe 'The Green Revolution 2021' de la consultora Lantern. Pero si hay una tendencia dentro de la “revolución verde” que está dando impulso al fenómeno 'veggie' es la práctica flexitariana, que reúne a 4,2 millones de adultos españoles, lo que representa el 10,8% de la población mayor de 18 años.

Según la Fundación del Español Urgente, la palabra flexitariano, formada a partir de los términos flexible y vegetariano, designa a quien sigue una dieta vegetariana de manera flexible. Esto significa que los flexitarianos siguen una dieta principalmente basada en alimentos de origen vegetal, pero que, en determinadas ocasiones, introducen productos de origen animal.

Según la doctora en farmacia y nutricionista viguesa Amil López Viéitez, el flexitarianismo es una dieta coherente con las motivaciones para ser “veggie”, que principalmente son los conceptos de sostenibilidad y bienestar animal, y la relación del consumo de productos vegetales con un estilo de vida saludable, sin que esta decisión colisione con la vida social. Aunque los flexitarianos no compran carne ni pescado, no rehúsan tomarlos en celebraciones familiares, comidas con amigos u otras ocasiones sociales.

Cada vez hay más estudios que muestran que tenemos que dar un poco más de prioridad a la proteína de origen vegetal, pero esto no implica que tengamos que hacernos veganos porque ningún extremo es bueno”, afirma esta experta en nutrición.

En este sentido, cabe destacar que diversos estudios advierten de que las personas que no comen carne, veganos o vegetarianos, presentan carencia de vitamina B12, además de déficit de hierro, calcio y ácidos grasos Omega-3. Asimismo, un estudio reciente realizado por la Universidad de Oxford revela que las personas que no consumen proteínas de origen animal tienen un 43% más de riesgo de fracturas en cualquier parte del cuerpo (fracturas totales) y un mayor riesgo de fracturas específicas en cadera, piernas y vértebras.

Imagen destacada
Amil L. Viéitez - Nutricionista

“Hay quien se toma muy en serio el no comer carne, lo que puede aislarlo”

Pero, además, la nutricionista viguesa alerta de los riesgos psicológicos que pueden tener las prácticas vegana y vegetariana más estrictas, como el aislamiento social y problemas de índice psicológico y psiquiátrico. “Hay gente que se toma muy en serio el no consumo de proteína de origen animal a la hora de relacionarse con parejas y amigos y muchas veces dejan de hacer vida social y acaban aislándose y teniendo patologías psiquiátricas”, comenta.

Por ello, considera que la práctica flexitariana se presenta como una opción muy interesante tanto para la persona como para el planeta. “Es una tendencia muy coherente porque vas incluyendo más productos de origen vegetal en la dieta, con lo que cuidas tu salud al mismo tiempo que inviertes en la del planeta, pero no excluyes totalmente la proteína animal, lo que no te limita la vida social”, explica.

Según el informe “The Green Revolution 2021”, el 13,0% de la población adulta se identificaba en 2021 como “veggie”, frente al 9,9% de 2019 y el 7,9% en 2017. El fenómeno “veggie” sumó 1.300.000 nuevos adeptos en 2021, lo que supone un crecimiento del 34% en dos años.

La suma total de veganos y vegetarianos aumentó un 12%. Los datos de este estudio revelan que hay 550.000 vegetarianos en España, lo que supone un 1,4% de la población adulta, una cifra ligeramente inferior a la de 2019 (576.000), y que un 0,8% de los adultos españoles, esto es, 315.000 personas, se considera vegano, frente al 0,5% del anterior informe.

El cambio hacia una dieta cada vez más verde se muestra cada vez más clara en los datos reales de consumo, sobre todo en la reducción en el consumo de carne fresca –el volumen total de carne ha ido disminuyendo paulatinamente desde 2013 hasta el 2019, aproximadamente un 13%–.

Motivaciones

Según 'The Green Revolution 2021', frente a años anteriores, hay un incremento en los flexitarianos de aquellas motivaciones que tienen que ver más con el entorno –preocupación por los animales y sostenibilidad del planeta– que de las relacionadas con la salud, aunque ésta continúa siendo el primer y mayor motivo para adoptar una dieta flexitariana. Así, el 60% de los flexitarianos (60%) la citan como principal motivación, frente al 67%.

El cambio más destacado respecto a años anteriores es el incremento de la preocupación por los animales entre los flexitarianos, que ha crecido 10,5 puntos respecto a 2019. Para los flexitarianos continúa siendo la segunda razón más importante para adoptar una dieta 'veggie' (para los vegetarianos es la primera).

La preocupación por el bienestar animal es un discurso cada vez más presente en los mensajes de industria y minoristas. Numerosas marcas y distribuidores están utilizando sellos de bienestar animal y sostenibilidad como elemento diferenciador.

La sostenibilidad del planeta es otra de las motivaciones que crece como motor de cambio entre los flexitarianos. La preocupación por el entorno, la huella que dejamos a futuro, supone para los flexitarianos un 4% más de crecimiento en las motivaciones al cambio de dieta este año, frente al año 2019, del 22,8% al 25,9%. 

La 'revolución verde' ya no es un fenómeno urbano

Si 'The Green Revolution 2017' revelaba que a la vanguardia de la tendencia “veggie” estaban las mujeres, los hombres han ido sumándose a esta dieta en los últimos años hasta conformar la mitad de los “veggies”. Así, mientras que la cifra de mujeres “veggies” se mantiene en un 13,1% –una de cada ocho–, los hombres que abrazan esta práctica han pasado de representar el 6,8% en 2019 al 12,9% en 2021.

Los “veggies” están representados en todos los rangos de edad, con un mínimo del 10% en todos los segmentos. Sin embargo, el mayor seguimiento sigue estando en la franja etaria de 18 a 34 años, siendo los adultos de entre 25-34 años los más numerosos (16,4%, frente al 12,3% de hace dos años). El siguiente rango de edad es el de 55 a 64 años, que pasa del 7,5% en 2019 al 12,3% del 2021.

El fenómeno 'veggie' tiene representación en todas las comunidades, pero ya no es un fenómeno mayoritario de las grandes urbes como ocurría en los estudios de años anteriores, donde se daban los principales crecimientos en penetración de dietas “veggies” en las áreas metropolitanas de Madrid y Barcelona, así como otras grandes ciudades.

Actualmente, el mayor crecimiento de 'veggies' se concentra sobre todo en las poblaciones pequeñas de menos 100.000 habitantes (un 15,5% frente al 8,5% de 2019). El porcentaje de 'veggies' en áreas metropolitanas de las grandes urbes es del 11.3% y del 11,9% en ciudades de más de 100.000 habitantes.

Suscríbete para seguir leyendo