Una granja acuícola en Canarias aspira a multiplicar por cinco la producción nacional de langostinos

El proyecto, impulsado por Ecobiofarms Fuerteventura, pretende generar 40 toneladas anuales del crustáceo en un espacio de 13.000 metros cuadrados en el municipio de Antigua

Darío Basopo Escalante, biólogo y director de producción de Ecobiofarms Fuerteventura, S.L.

Darío Basopo Escalante, biólogo y director de producción de Ecobiofarms Fuerteventura, S.L. / Tony Hernández.

La Provincia

La Provincia

La producción en acuicultura en Canarias, basada fundamentalmente en dorada y lubina, contará con una nueva especie: el langostino blanco. La empresa Ecobiofarms Fuerteventura S.L., con una inversión inicial cercana a los 2,6 millones de euros, implantará una granja de casi 13.000 metros cuadrados en el municipio de Antigua de la isla majorera, con la que aspira a generar unas 40 toneladas anuales.

Esta iniciativa supone un hito para la acuicultura en todo el territorio nacional, pues se multiplicaría por cinco la producción actual, que se concentra únicamente en Medina del Campo (Valladolid) con unas 8 toneladas. Destinado fundamentalmente al mercado del Archipiélago y el peninsular, el langostino blanco -que se sitúa como la segunda especie de acuicultura en el ámbito mundial- generaría un valor estimado de entre 400.000 y 600.000 euros. Además, supone también la primera granja destinada a la acuicultura en Fuerteventura.

Darío Basopo Escalante, biólogo y director de producción de Ecobiofarms Fuerteventura, S.L., ha presentado el proyecto en el marco del XIX Congreso Nacional de Acuicultura que se celebra desde el pasado 17 junio en el Auditorio Alfredo Kraus de Las Palmas de Gran Canaria y concluye este jueves. Durante su ponencia, Basopo ha explicado que las primeras producciones de Peneaus vannamei (langostino blanco)se esperan obtener a partir del cuarto mes tras el inicio de la actividad, prevista para el segundo trimestre de 2025.

En la granja de langostino blanco trabajarán 15 profesionales entre biólogos, técnicos y especialistas acuícolas en sistemas RAS (acrónimo por sus siglas en inglés de Sistema de Recirculación en Acuicultura), que implican instalaciones bajo techo, tanto en los procesos de maduración como de engorde. Para ello, el proyecto cuenta con la colaboración del Grupo de Investigación en Acuicultura (GIA) de la ULPGC, bajo la dirección del doctor Juan Manuel Afonso López, que cuenta con una larga trayectoria en este sector, pues desde 2015 ha colaborado en el desarrollo de la industria en Ecuador en langostino blanco o camarón, líder mundial en el cultivo de esta especie.

“Nuestro trabajo y experiencia de 30 años en el sector pesquero, nutrida, además, en granjas con sistemas RAS en los que hemos trabajado en Asia y Medio Oriente, así como en Centro América, nos ha animado a desarrollar este proyecto acuícola innovador”, ha explicado Anthony D. Forde, promotor de este proyecto de cría de langostino junto a Marta D. Cisneros, a través de su empresa Ecobiofarms Fuerteventura.

Proyecto básico de la granja de langostinos blancos en Fuerteventura.

Proyecto básico de la granja de langostinos blancos en Fuerteventura. / LP/DLP.

“Esperamos producir entre 280 y 300 toneladas métricas cuyo valor de venta se situará entre los 3,5 y los 4 millones de euros. Las ventas, tanto en fresco, refrigerado, en crudo y en cocción, estarán destinadas a los consumidores de Canarias y de la península, obteniendo una calidad premium (...). Hablando exclusivamente de producciones de langostino fresco, la potencialidad de crecimiento en Canarias a medio y largo plazo la estimamos en 400 toneladas métricas y para España en unas 3.000”, ha añadido Forde.

Esta granja se dedicará al cultivo de la especie Peneaus vannamei en ciclo completo. Sin embargo, en una segunda etapa sus promotores tienen la ambición de añadir la Peneaus monodon, conocido como langostino tigre. La estimación del índice de aceptabilidad entre los consumidores y consumidoras tanto de Canarias como de España “es alto, en torno al 70% y el 80%”, afirman sus promotores. “El langostino blanco nutricionalmente nos aporta proteínas, es bajo en calorías al contener poca grasa y nos aporta nutrientes como yodo, fósforo, selenio y calcio, y además, es culinariamente un alimento muy popular a nivel mundial”, añaden.

La granja estará “a la vanguardia tecnológica, ya que en ella se trata el agua de manera eficiente, siendo su calidad la apropiada para el crecimiento de los langostinos, reduciendo consumos y controlando de forma más exhaustiva las producciones que hacen más eficiente su alimentación”, señaló Basopo. A su vez, matizó que aunque la inversión es costosa en comparación a otros sistemas de cultivo, "las ventajas que aporta hacen más fiables a este sistema en cuanto a la cantidad de producción, a su calidad y a la bio-seguridad. Con este sistema se logra programar las fechas de cosechas, dando una maniobrabilidad que optimiza todo el proceso de producción”.

Según el biólogo se trata de una producción sostenible, que ya existe en otros países europeos como Suiza, Alemania o Austria, “al permitir la monitorización de los parámetros medioambientales y de calidad cumpliendo con las exigencias actuales. En nuestro proyecto la descarga de residuos es 0 ya que los lodos serán tratados para su posterior uso como compost agrícola”.

Desde Canarias a todo el mundo

Durante el Congreso, la empresa Roda Internacional también expone su experiencia desde hace cuatro décadas en la producción, exportación y el desarrollo de tecnología en torno al langostino blanco. La sociedad, fundada en Las Palmas de Gran Canaria, comenzó como una compañía de importación y exportación de pescado y hoy es uno de los actores más relevantes en el mercado mundial del camarón.

Pablo Resnik, director comercial de Rodas Internacional, ilustra durante el Congreso que la empresa trabaja "mucho con granjeros, con una visión global", abarcando países como Ecuador, Venezuela o la India. El principal mercado es China, pero también cuenta con oficinas de venta en Italia, Francia, Grecia, Portugal o Israel.

Además, en Las Palmas de Gran Canaria la empresa cuenta con un departamento de innovación en el que desarrolla nuevas tecnologías o proyectos innovadores en busca de ventajas competitivas. Como ejemplo, Resnik expuso un prototipo "para mejorar una parte de la cosecha, para tener mejor rendimiento, mejor precio y mejor calidad" del langostino blanco, que se producirá en Canarias para exportarlo al resto del mundo. En este sentido, la empresa también ejerce como una consultora ofreciendo asesoramiento.

En un mercado competitivo, Resnik destaca la labor "espectacular" de investigación que desarrolla la ULPGC en el campo de la acuicultura y, en concreto, de este crustáceo. "Aquí se dan las condiciones idóneas para desarrollar innovación sobre el langostino. Tenemos grandes expectativas y nos gustaría que Canarias se convierta en el centro mundial de innovación en camarón", resalta Resnik, poniendo como analogía a Noruega con el salmón. "En el camarón no hay un líder definido y ya vemos en Canarias algunos proyectos de camarón que son líderes mundiales", subraya.

El Congreso Nacional de Acuicultura Gran Canaria 2024 cuenta con el patrocinio principal del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación del Gobierno de España, del Gobierno de Canaria, y del proyecto europeo AQUAWIND del Cabildo de Gran Canaria, a través de la Sociedad de Promoción Económica de Gran Canaria (SPEGC), así como el apoyo de BiOasis Gran Canaria, la Consejería del Sector Primario, Soberanía Alimentaria y Seguridad Hídrica, el Instituto Tecnológico de Canarias (ITC), el Center for Aquaculture Technologies (CAT, California, EEUU), los colegios oficiales de Veterinarios de Las Palmas y Santa Cruz de Tenerife, ad DiagNost S.A, Trovan, Biosigma, Biotein, Roda International y Ecobiofarms Fuerteventura, SL.