Educación | Clara Sanz López Secretaria General de Formación Profesional del Ministerio de Educación

Clara Sanz: «El nuevo sistema pone en su sitio el papel de la FP en el tejido productivo»

La secretaria general de Formación Profesional del Ministerio de Educación inaugura en Las Palmas las I Jornadas Autonómicas de la Red de Excelencia en FP 

Clara Sanz en la playa de Las Canteras.

Clara Sanz en la playa de Las Canteras. / José Carlos Guerra

María Jesús Hernández

María Jesús Hernández

La secretaria general de Formación Profesional del Ministerio de Educación, Clara Sanz, ha sido la encargada de inaugurar en la capital grancanaria las I Jornadas Autonómicas de la Red de Excelencia en Formación Profesional que se celebran hasta hoy en el Auditorio Alfredo Kraus. Sanz ha dado las claves del nuevo sistema de FP que se implanta el próximo curso, donde academia y empresa van de la mano.

El próximo curso 2024/25 se implanta la Ley Orgánica de Ordenación e Integración de la FP, ¿Qué objetivos se esperan alcanzar con este nuevo sistema?

Sobre todo nuestro objetivo es que todo el trabajo que hemos estado haciendo al fin en el curso 2024/25 se implante en todos los centros, de manera que todos los estudiantes de primer curso, ya van a tener algunos módulos formativos -asignaturas- que tienen que ver con esta nueva transformación que responde a lo que necesitan los perfiles profesionales de la nueva economía en todos los sectores.

¿Cuáles son esos ingredientes transformadores?

Por ejemplo, la digitalización aplicada a cada sector productivo según la especialidad, o la sostenibilidad. Cualquier trabajador de cualquier sector necesita saber algo de esto para poder ser un buen profesional, pero también el inglés técnico, o lo que llamamos el proyecto intermodular, que lo que intenta hacer es aproximar la forma de aprender a como van a trabajar las empresas, por proyectos o por retos. De manera que ya no estamos hablando de módulos, de asignaturas, sino que tenemos que ir a una forma de formarse y de aprender mucho más integrada. Y el cambio fundamental es que la estancia en las empresas va a ser desde primer año, no al final de los dos últimos, en el último trimestre, sino que queremos que cualquier estudiante que ha optado por la Formación Profesional conozca de primera mano cómo es una empresa desde el primer año.

¿En qué aspectos «dignifica» esta Ley a la FP?

Yo diría que en todos. Otros países europeos entendieron mucho antes que España que el éxito y el crecimiento de la economía y el bienestar de las personas trabajadoras pasa por tener un buen empleo y un buen empleo pasa por estar muy bien formado, sabiendo que seis de cada 10 puestos de trabajo van a requerir formación profesional. En España la FP durante décadas fue esa formación que quedaba para aquellos que no querían seguir formándose, pero en algún momento, eso de pensar que ir a la universidad era una garantía de un futuro de éxito en el mundo laboral, acabó. Ahora lo que hace falta realmente para poder entrar en el mercado laboral, en puestos de trabajo de mucha responsabilidad y calidad, son los títulos de FP, incluso los titulados universitarios vuelven a hacer formaciones de FP para encontrar un puesto de trabajo. Así que este nuevo sistema pone en su sitio el papel de la FP en el tejido productivo. No es que venga a dignificar, sino a dar el sitio que necesita en cualquier economía desarrollada en cualquier país desarrollado la FP, porque siempre los puestos de trabajo que tienen que ver con los titulados de FP -y a veces nos olvidamos que también son de educación superior-, son el músculo de cualquier empresa, los que van a hacer que una empresa sea más productiva, más competitiva, crezca más y tenga más éxito.

¿Cuáles son los principales retos para la implantación de la modalidad Dual?

Siempre hablamos de que es muy importante la empresa en la Formación Profesional, y es verdad que no existe una FP de calidad sin intervención de las empresas, también es cierto que al contrario, las empresas no van a poder crecer o sobrevivir en muchos casos en algunas pymes, si no tienen esos trabajadores muy bien formados, que son los de la FP y que no solamente son los jóvenes en los que pensamos, sino también las personas trabajadoras, que el nuevo sistema permite que se estén formando a lo largo de toda su vida profesional. Por tanto, el principal reto es conseguir que lo que llamamos la colaboración público-privada entre los centros de FP y las empresas se engrase mucho más, porque necesitamos que todos percibamos que la responsabilidad de formar a los mejores profesionales posibles es compartida. Las personas que se forman en FP tienen dos aulas, una es el centro de formación y otra la empresa, de forma que tienen que trabajar de manera muy vinculada para distribuirse qué parte del currículum se imparte en la empresa, qué parte en el centro de FP o qué parte se hace conjuntamente.

¿Puede peligrar la plena integración del modelo Dual por la falta de tejido empresarial en algunos ciclos o familias?

Yo diría que no. Es verdad que es una de las principales preocupaciones de los centros pero en Formación Profesional no se parte de cero. Todos los centros de FP tienen muchísimos convenios con muchas empresas ya, porque los estudiantes ya pasaban un cierto tiempo en el centro de trabajo (FCT). Lo que hemos hecho ahora ha sido reajustar en el tiempo y reajustar en calidad, porque más tiempo en la empresa no implica necesariamente más calidad, solamente tiene más calidad para la formación si garantizas que se están formando en aquello que deben formarse, pero no haciendo lo mismo más tiempo, no funciona así. Y eso es lo que hemos hecho, regularlo por primera vez de manera muy seria y de manera que los tiempos, tanto en el centro de FP como en la empresa sean muy productivos y muy provechosos para la persona que se está formando. Pero partimos de muchísimo trabajo hecho. Realmente se trata de reajustar y en lugar de enviar solamente a los estudiantes en segundo curso y al final, enviarlos tanto en primero como en segundo, planificando en función de cada ciclo y de cada territorio que sabe perfectamente con qué empresas puede contar, y ver cuándo enviar a los alumnos de primero y cuándo a los de segundo para que no se solapen.

«Los centros de FP y las empresas comparten la responsabilidad de formar a los mejores»

¿Qué mecanismos se han generado para crear sinergias entre las pymes y micropymes?

El nuevo sistema ha generado muchos mecanismos para ayudar, sobre todo a las pymes, porque las grandes empresas lo tienen mucho más fácil y ya están volcadas con la FP. Hemos creado, por ejemplo, lo que llamamos organismos intermedios, que es todo lo que tiene que ver con las cámaras de comercio, con las asociaciones empresariales o con unidades económicas de municipios. Es decir, todo eso que al final va a hacer que ayude a identificar en las pymes, qué posibles puestos de formación podrían tener y hacérselos llegar a las empresas de forma mucho más ágil. También desde el Ministerio vamos a crear las unidades aceleradoras de dual, las UNAD, que estarán en las empresas, o sea, las empresas no van a necesitar venir a la FP sino que la FP va a llegar a las empresas. Por ejemplo, en un polígono industrial, habrá esa unidad aceleradora de dual con una persona que visitando a las empresas identifique qué posibles puestos de formación va a poder acoger, de manera que las pymes puedan entrar también en esa dinámica de innovación, que tiene que ver con personas muy bien formadas, muy punteras, con proyectos de innovación. Probablemente será un revulsivo para las pymes, evitando que se queden al margen de la nueva FP, pensemos que muchas van a tener dificultades de reposición, por ejemplo, del personal que se jubile, van a tener muchas dificultades para acceder a las nuevas tecnologías que van a cambiar todos los procedimientos, o a los nuevos principios de sostenibilidad. Al final es un montón de elementos que se ponen al servicio de un objetivo común y eso necesariamente requiere un cierto engrase. Estoy segura de que el nuevo sistema nos va a sorprender porque va a ser mucho más rápido de lo que imaginamos.

¿Qué novedades destacaría de entre las innovaciones que se incorpora al nuevo sistema?

Por ejemplo, todos tenemos en la cabeza los ciclos formativos de grado básico, medio y superior, o los cursos de especialización, los másteres, pero la nueva norma también plantea las ofertas de formación para las personas trabajadoras, formaciones más pequeñas que son fruto de fragmentar esas formaciones más amplias, es lo que llamamos las microformaciones, que pueden ser de 30 o de 60 horas para personas trabajadoras que necesitan actualizarse, pero no están en condiciones de hacer una formación de 1.000 horas. Eso es un cambio enorme que ya está prácticamente establecido en una parte muy importante de los centros, que sirven de tractores para los que no lo tienen. Ahí tiene un papel fundamental la Red Estatal de Centros de Excelencia de FP del Ministerio, son 66 en todo el territorio nacional y Canarias tiene cinco de ellos. Esos centros van a ser el buque insignia, los que van a arrastrar a que todos los demás poco a poco vayan entrando en esa dinámica de incorporar todas estas nuevas cosas para conseguir que el modelo de FP sea el mejor modelo para generar la mejor economía posible para cualquier territorio.

«En Canarias hemos financiado más de 16.000 nuevas plazas de FP entre 2020 y 2023»

¿Qué destacaría de la implantación del nuevo sistema de FP en Canarias?

Todas las comunidades autónomas, con independencia del color político, tienen claro que una de sus prioridades de gobierno es la Formación Profesional, y todas cuentan con una apuesta muy potente desde el Gobierno de España. Desde el Ministerio de Educación hemos lanzado desde 2020 el Plan de Modernización de la Formación Profesional con una apuesta económica millonaria que inevitablemente tiene que ir vinculada a cualquier transformación de un calado como el que queremos hacer, porque la Formación Profesional de calidad es cara, y por tanto los centros tienen que estar actualizados, el profesorado tiene que estar muy bien formado y eso requiere fondos. Canarias, desde 2020 a 2023 aparte de sus propios presupuestos, han recibido más de 226 millones de euros para mejorar la FP tanto de los jóvenes como de los trabajadores. Todo ello para hacer, por ejemplo, un ajuste real de la oferta de plazas de FP, porque no podemos decir a los jóvenes que la puerta principal para el empleo es la formación profesional, pero luego quedarse fuera cuando solicitan una plaza de FP. Y en Canarias hemos financiado desde el Ministerio la creación de más de 16.000 nuevas plazas entre 2020 y 2023. También hemos financiado 41 aulas de tecnología aplicada (Ateca) con simuladores, gemelos digitales, realidad virtual. Y además hemos financiado aulas de emprendimiento porque es fundamental que los buenos profesionales tengan esas habilidades.