Mohamed Lamín, uno de los líderes del campamento de la libertad en el Sahara, detenido desde hace unas semanas en el Centro de Internamiento de Barranco Seco, inició hace cuatro días una huelga de hambre para evitar su deportación a Marruecos donde le espera una orden de busca y captura.

Así lo afirmó ayer su hermano Daniel Idaali, residente desde hace muchos años en Puerto de la Cruz (Tenerife), donde trabaja para Cruz Roja. Idaali, que ha solicitado el asilo para Mohamed, manifestó su preocupación ante la escasa ayuda que está teniendo del Frente Polisario y la Comisión de Ayuda al Refugiado. La familia teme por el futuro del joven saharaui.