El pasajero que la noche del pasado lunes se lanzó al mar desde la cubierta del ferry que cubre la línea Santa Cruz de Tenerife - Las Palmas de Gran Canaria fue encontrado en la tarde de ayer sin vida en las proximidades de la playa de El Confital. El perecido, un hombre de 61 años y natural de la capital grancanaria, fue recuperado después de 20 horas de búsqueda.

La víctima se precipitó al mar sobre las 21.30 horas de este lunes cuando la embarcación navegaba al noroeste de La Isleta. En ese momento, varios de los viajeros vieron cómo se caía desde la primera cubierta y el capitán, al conocer lo sucedido, paró los motores y comenzó su búsqueda.

A ella se unieron el helicóptero de Salvamento Marítimo Helimer 202, la embarcación Salvamar Nunki, el avión de salvamento Sasemar 103 y el remolcador Miguel de Cervantes, además de un helicóptero del Grupo de Emergencias (GES) del Gobierno de Canarias y efectivos de la Guardia Civil.

Las distintas fuentes consultadas señalaban en la tarde de ayer que la posibilidad de encontrarlo con vida eran "escasas" con el transcurso de las horas. "Las posibilidades de hallarlo serán casi nulas como haya ido al fondo del agua", añadieron las mismas fuentes.

"No es nada sencillo buscar y encontrar a una persona caída en alta mar, aunque sea de día. El Helimer 202 y el Miguel de Cervantes tienen visión nocturna. La gran dificultad de hallarlo es por la velocidad del navío -a más de 20 millas- y por el oleaje a más de dos millas de la costa, aunque el ferry parase enseguida y fuera el primero en buscar", indicó ayer Salvamento Marítimo.

Después de 20 horas de búsqueda, el cuerpo fue visto por unos bañistas sobre las 17.00 horas en las proximidades de El Confital, en la capital grancanaria. Estos alertaron al 112, que movilizó al helicóptero del GES, que aterrizó en la zona. Los miembros del grupo recuperaron por tierra el cadáver, que fue trasladado por aire hasta la zona de La Esfinge del Puerto de La Luz y de Las Palmas.