Dos casas quedaron totalmente arrasadas y cinco vehículos sufrieron daños de diversa consideración a raíz de la rotura de un embalse situado en San Isidro, en el municipio tinerfeño de Granadilla de Abona, durante la madrugada del pasado sábado.

Los hechos tuvieron lugar poco después de la medianoche del viernes, cuando una de las paredes de la pequeña presa, que en esos momentos almacenaba unos seis millones de litros de agua, se resquebrajó y dio pie a la generación de una gran riada que fue causando severos destrozos ladera abajo. Según las primeras estimaciones de los técnicos, la infraestructura, con unos 80 años de antigüedad, no aguantó la presión que el citado volumen de líquido le estaba provocando.

El embalse ya presentaba, según distintos testigos, pequeñas fugas en la jornada del viernes. La riada que siguió al desmoronamiento del muro dejó una herida leve, una mujer de 52 años que fue evacuada en primera instancia a un centro hospitalario, si bien recibió el alta pocas horas después.

Además de ella, dos casas que se encontraban en medio del improvisado cauce generado quedaron totalmente devastadas. Las familias que las ocupaban tuvieron que ser realojadas, explicó a los medios de comunicación el alcalde de Granadilla de Abona, Jaime González, quien visitó el lugar de los hechos a primeras horas de la mañana del sábado mientras varios operarios municipales se encargaban de retirar los enseres destrozados por el agua y de limpiar el lodazal en el que se había convertido este espacio, conocido como San Casiano.

Los juzgados de Granadilla de Abona se han hecho cargo ya de la investigación abierta al efecto. Los vecinos, por su parte, se declaraban profundamente consternados por lo sucedido.

El ruido ensordecedor del agua despertó a la mayoría de ellos en plena noche. "Vi cómo toda aquella agua bajaba con un gran estruendo y se llevaba mi coche", apuntó una de las afectadas a Televisión Canaria.

De otro lado, y también en Tenerife, una mujer resultó herida ayer de carácter leve tras sufrir una crisis de ansiedad por el incendio registrado en una vivienda ubicada en la calle Félix Rodríguez de la Fuente, de la zona de La Cuesta del municipio tinerfeño de La Laguna.