Una veintena de miembros de las agrupaciones locales de Protección Civil de Santa María de Guía, Gáldar y Agüimes participaron durante la mañana de ayer en el operativo de búsqueda montado para dar con Antonio Quesada y Ana María Artiles, el matrimonio afincado en el barrio capitalino de Guanarteme del que no se tienen noticias desde hace ya cinco días.

La familia de la pareja se puso en contacto esta semana con el alcalde de la primera de estas localidades, Pedro Rodríguez, para solicitarle su colaboración en vista de que los dos septuagenarios poseen una casa en Farailaga, un pequeño pago guiense de 300 casas situado por encima de la Cuesta de Silva y al que se cree que se podrían haber dirigido Antonio y Ana María después de que el martes abandonasen su domicilio con la intención de adquirir un sonotone en la avenida Mesa y López.

Los rastreos ejecutados hasta el mediodía por los voluntarios no dieron ningún fruto, según indicó la coordinadora de Protección Civil en Guía, Fabiola García. Los voluntarios que se acercaron hasta el norte de la isla se distribuyeron en cuatro grupos de búsqueda para patearse no sólo los alrededores de la casa del matrimonio, donde reside una de sus hijas, sino unas tierras que antiguamente tenían arrendadas, numerosas laderas y embalses, la presa del Hormiguero y el espacio comprendido entre la parada de guaguas de la Cuesta de Silva y El Hormiguero. García agregó que en la mañana de hoy se retomarán los rastreos, reforzados esta vez por una veintena de vecinos y familiares que se desplazarán desde Las Palmas de Gran Canaria y a los que se les indicará qué lugares han sido ya explorados.

Mientras, el grupo de Homicidios de la Policía Nacional continúa con las pesquisas abiertas y hasta el momento no se ha descartado ninguna hipótesis, aunque todo hace apuntar a que el matrimonio no ha salido, bien vía aérea, bien vía marítima, la isla. A todas estas, la familia también ha proseguido con su campaña de distribución de carteles para recibir cualquier información que les pueda resultar de ayuda para localizarlos.

Varios de los hijos del matrimonio -Dolores, María del Carmen, Mercedes, Mirian y Antonio- han estado haciendo guardia en la casa familiar, sita en la calle Párroco Francisco Rodríguez Rodríguez de Guanarteme. Algunos de ellos mantienen con firmeza la creencia de que la pareja no ha desaparecido por deseo propio y sospechan que alguien se los ha llevado a la fuerza. La angustia comienza a hacer mella en todos ellos.