Una sucesión de accidentes provocó en la tarde de ayer que se colapsara la Avenida Marítima de Las Palmas de Gran Canaria en plena hora punta y en ambos sentidos. Las incidencias, entre las que se encuentran una colisión múltiple, un vehículo incendiado y otro que se quedó sin combustible, hicieron que tuvieran que ser cortado al tráfico varios carriles durante minutos, lo que originó que las hileras de vehículos superaran el kilómetro de longitud.

La primera incidencia tuvo lugar a las 13.13 horas cuando tres vehículos chocaron en cadena en el acceso al Real Club Náutico desde la citada avenida. En la colisión, que motivó el cierre del carril derecho durante algo más de media hora, una persona tuvo que ser atendida por heridas leves.

Durante este servicio, un vehículo se incendió casi en el mismo punto pero en dirección Sur. El propio conductor y otras personas lograron por sus medios apagar el fuego, aunque volvió a causar retenciones en la vía, según indicaron fuentes municipales.

Cuando los tres vehículos implicados en el primer accidente estaban siendo retirados, a escasos cincuenta metros, debajo del túnel de Torre Las Palmas, un turismo se quedó sin combustible, lo que volvió a motivar el cierre de un carril de la carretera hasta que la grúa retiró el automóvil.

Una vez que todos estos incidentes finalizaron, se registró una colisión en el túnel de Julio Luengo, en sentido Alcaravaneras. Un coche Toyota Yaris chocó contra la mediana a pocos metros de la salida del subterráneo y salió rebotado hasta el muro, lo que hizo que ocupara el carril derecho de la vía.

Agentes de la Unidad motorizada de Tráfico y de Atestados de la Policía Local acudieron al lugar y realizaron la prueba de alcoholemia al conductor, cuyo resultado fue de 0,90 mg por litro en aire espirado, lo que supone más del triple del límite permitido (0,25 mg/l) en el primer test, informaron las mismas fuentes, que agregaron que el hombre, que resultó ileso, fue trasladado a dependencias policiales para realizarle más pruebas.