El Ministerio británico de Asuntos Exteriores "ha sido informado e investiga" el accidente ocurrido en un crucero operado por la compañía británica Thomson Cruises en las Islas Canarias, según indicó en la jornada de ayer a Efe un portavoz del Ejecutivo. La fuente no dio más detalles del suceso que sufrió el crucero de bandera maltesa Thomson Majesty, más allá de los que se hicieron públicos desde Canarias: cinco tripulantes fallecidos y otros tres heridos, al caer al mar un bote salvavidas que utilizaban en un simulacro de salvamento cuando el barco estaba atracado en Santa Cruz.

El buque tiene base en Santa Cruz de Tenerife, y realiza cruceros por Canarias y Madeira (Portugal) y habitualmente recala los domingos en Santa Cruz de La Palma. El accidente ha causado inquietud en la opinión pública británica y en sector de los trabajadores del mar. El diario The Guardian difundía en su edición digital de ayer las declaraciones de Andrew Linington, portavoz de Nautilus International, en las que resaltaba que las condiciones de seguridad en los cruceros tienden a ser mejores que en otras embarcaciones, pero que aún se dan incidentes de este tipo.

Así, Linington afirma que "aún hay demasiados accidentes prevenibles" en estos buques, y que "los botes salvavidas son un ejemplo clásico de ello." Nautilus International es una organización de los profesionales del mar que se muestra muy activa a la hora de denunciar los casos de siniestralidad laboral en el sector. Su portavoz asegura que "el número de muertos ha sido tal" en este tipo de ejercicios que incluso aconseja a los afiliados que "si están haciendo un simulacro de subir y bajar los botes salvavidas no se debe entrar en ellos". En este sentido, recomiendan que las maniobras se hagan sin ningún miembro de la tripulación a bordo.

Estadística y empresas

The Guardian también alude a una investigación efectuada por la Marina británica años atrás, en la que se revela que el 15% de las muertes de marinos profesionales guardan relación con el manejo de los botes salvavidas o tenders.

Desde la compañía Thomson, según lo difundido por distintos medios británicos, también se ha abierto una investigación para tratar de esclarecer por qué cayó al mar el bote cuando este se estaba izando desde el buque. Desde la empresa, que opera este crucero, se declaró que están trabajando "de forma estrecha" con los propietarios del barco, la firma Louis Cruises, para detectar las causas de la tragedia.

El Thompson Majesty figura aún en el catálogo de esta última compañía, especializada en ofrecer diversos cruceros de placer por las islas griegas.

Rescate visto desde cubierta. La BBC emitía ayer las imágenes tomadas por un pasajero desde cubierta, que captó el momento en el que los buzos trataban de salvar a los hombres atrapados bajo el bote, en una dramática escena.