Un hombre y una mujer que responden a las iniciales R. L. G. y A. B. Q. V., vecinos de la capital grancanaria, fueron detenidos por agentes del Cuerpo Nacional de Policía y están acusados de haber realizado una presunta explotación laboral de trabajadoras en el salón de una vivienda en Las Palmas de Gran Canaria. Las víctimas realizaban labores de teleoperadoras y vendedoras a domicilio de productos de estética. Los acusados no las contrataban, ni les daban el alta en la Seguridad social, estaban sin horario fijo y no recibían un sueldo.

La investigación realizada por los agentes comenzó después de que la Inspección Provincial de Trabajo y Seguridad Social de Las Palmas diera cuenta al Cuerpo Nacional de Policía de la denuncia que había recibido respecto a esta situación laboral, como informó en un comunicado la jefatura superior de Policía de Canarias.

Los dos arrestados se dedicaban a captar a mujeres a través de ofertas de trabajo como teleoperadores que hacían a través de Internet. En la entrevista de trabajo, que era breve, se les prometía un contrato y el alta en la Seguridad Social, además con una incorporación inmediata, sin exigir ningún tipo de formación o experiencia laboral. Eso sí, el sueldo estaba condicionado a unos objetivos mínimos.

Algunas de las trabajadoras realizaron también venta a domicilio de productos de estética porque lograban esos objetivos mínimos marcados como teleoperadoras.

Con el paso de los meses sin recibir el sueldo, las trabajadoras, que en su mayoría tenían la necesidad urgente de unos ingresos económicos, escuchaban la promesa de que sería "lo antes posible" ya que pasaban por unas dificultades económicas.

Varias de las afectadas por esta explotación laboral presentaron una denuncia ante la Inspección Provincial de Trabajo y Seguridad Social de Las Palmas.

Tras ello, los agentes hicieron las primeras pesquisas y solicitaron la autorización al juzgado correspondiente para realizar un registro en la vivienda que había sido el lugar de trabajo. Los policías, junto a miembros de Inspección de Trabajo, detuvieron a los dos acusados, R. L. G. y A. B. Q. V., al tiempo que descubrieron a cinco mujeres que se encontraban trabajando en esos momentos.

Los dos detenidos fueron puestos a disposición de la autoridad judicial.