Un turismo acabó ayer calcinado después de que comenzase a arder cuando circulaba en la carretera entre Agüimes y Temisas sobre las dos de la tarde. El conductor resultó ileso.

El afectado notó problemas de potencia del motor de su vehículo, un Audi V8, por lo que lo estacionó "fuera de la calzada, para que poco después comenzase a arder", como explicó a los efectivos que fueron al lugar. Los Bomberos del Consorcio, del parque de Arinaga, y la Policía Local intervinieron en este servicio.