Un turista alemán, de 64 años, murió ayer cuando practicaba kitesurf en El Médano, en Granadilla de Abona. Este hombre, que estaba de vacaciones, fue a una escuela de deportes náuticos donde alquiló una tabla y una vela con las que se introdujo en el mar. Sobre las 16.30 horas, cayó al agua tras sufrir una parada cardiorrespiratoria y su cuerpo inerte fue rescatado por un windsurfista.