La empleada de una perfumería evitó el robo de seis estuches de colonia y perfume valorados en unos 300 euros. Esta sustracción frustrada ocurrió sobre las 13.00 horas de ayer en el establecimiento antes indicado, situado en el paseo Tomás Morales de Las Palmas de Gran Canaria. Agentes de la Policía Nacional fueron al lugar, tras ser alertados de lo ocurrido, e iniciaron una investigación para esclarecer todo lo ocurrido.

Un individuo intentó supuestamente robar seis estuches en dicha perfumería, después de haber estado una hora merodeando por el lugar y de haberse escondido tras un mostrador, justo a la altura donde no podía ser visto por la trabajadora del local, que lleva solo un mes abierto.

Sin embargo, el presunto ladrón, delgado, de unos 40 años, de 1,80 metros de altura aproximadamente, calvo, que se tapaba parte del rostro con una bufanda de punto y llevaba puestas unas gafas de sol, fue descubierto por la trabajadora, que prefirió conservar el anonimato, porque ella vio moverse varios estuches en la parte superior de un mueble.

"Me acerqué a la entrada del local para ver qué pasaba porque pensaba que no había nadie. Lo vi agachado, agarrando por un asa un bolso reutilizable. Fui hacia él. Fue como un acto reflejo el tirar del bolso. Comenzamos a forcejear y logré quitárselo, y no sé cómo", declaró la trabajadora, que añadió: "Él siempre miraba hacia el suelo. Lo había visto antes, cuando estaba en la calle mirando el escaparate. Me fijé porque me extrañó ver a un hombre con una prenda en la cabeza".

Al mismo tiempo que ocurría este intento de robo había otra persona que esperaba en la esquina de la calle Murga con el paseo de Tomás Morales.

El trabajador de otro negocio cercano, que fue testigo y que acudió a ayudar a la afectada por el robo frustrado, señaló: "Lo vi cerca de una hora merodeando por el lugar. Lo veía agachado delante del escaparate. Salí corriendo cuando oí la alarma y vi a la chica forcejeando con él. Tenía un claro aspecto de ser un drogadicto".

Por su parte, otra empleada de otro local próximo a la perfumería afirmó: "Me di cuenta que había otra persona esperando al ladrón en la esquina más próxima, con la calle Murga. Se parecían, también alto y delgado, con barba y bigote, también con aspecto de drogadicto. Tenía otro bolso reutilizable de los centro comerciales, lleno de objetos, aunque no sé de qué tipo eran. Gritó varias veces al otro que recuperase el bolso cuando veía que se lo habían quitado con los seis estuches. El ladrón corrió hasta el que lo esperaba en la esquina, no sé si llega a veinte metros de distancia, y asfixiado".

"Sospecho que volverán a esa perfumería para recuperar el bolso, lo digo por esas exigencias del otro a que lo recuperase. Llevo más de treinta años trabajando en esta zona de Tomás Morales y es la primera vez que hay un intento de robo, que yo sepa", agregó.