Los equipos que trabajan en la base aérea de Los Llanos, de Albacete, comenzaron ayer a levantar los cadáveres de los diez militares griegos y franceses fallecidos allí en el accidente de un avión militar F-16, una vez que se completó la extinción del incendio y la descontaminación de la zona del siniestro. El levantamiento de los cuerpos sin vida de los fallecidos se inició tras completar la eliminación de la hidracina, una sustancia especialmente tóxica incluida en un pequeño depósito de combustible auxiliar que utiliza este tipo de aeronaves.

También se comprobó que los asientos eyectables de los aviones implicados en el siniestro no supongan ningún peligro, porque estos elementos incluyen cartuchos detonantes, apuntó un portavoz del Ejército del Aire.

Además de los 10 fallecidos en la base aérea, una undécima persona murió en el Hospital de La Paz de Madrid, a consecuencia de las quemaduras sufridas.

Por otro lado, el ministro de Defensa español, Pedro Morenés, y su homólogo francés, Jean Yves Le Drian, visitaron ayer por la tarde a los dos heridos graves de nacionalidad francesa que permanecen ingresados en el Hospital Universitario de Albacete. Allí, ambos ministros se interesaron por el estado de los heridos y por su evolución.

Además de los dos franceses ingresados en el hospital albaceteño, otros tres ciudadanos galos permanecen en la Unidad de Grandes Quemados del Hospital de La Paz de Madrid, estables dentro de la gravedad. También permanecen ingresados cinco italianos en el Hospital de Hellín (Albacete) y otro más en el Hospital de La Paz.

Regreso a Francia

Los ministros Morenés y Le Drian informaron de que dos de los heridos franceses, ingresados en La Paz, "están en condiciones de ser trasladados hoy (por ayer)" a su país de origen. El tercer herido francés de La Paz "necesita tiempo para estar estabilizado", mientras que el cuarto ingresado en este centro hospitalario, un ciudadano italiano iba a ser intervenido ayer mismo por varios traumatismos. En cuanto a los cinco italianos que permanecen en el Hospital de Hellín por haber inhalado gases tóxicos en la explosión, el dirigente político añadió que "están a punto de ser dados de alta".

El F-16 griego accidentado el lunes se encontraba en España participando en un programa de entrenamiento (TLP) de la OTAN, también conocido como Escuela de Perfeccionamiento de Pilotos, que se desarrolla en la base de Los Llanos.

En ese curso de formación participan unas 750 personas, entre pilotos y personal de mantenimiento y apoyo, de nueve nacionalidades: Grecia, Bélgica, Dinamarca, Francia, Alemania, Gran Bretaña, Italia, España y Estados Unidos.

Investigadores acumulan material recogido en el lugar del accidente.