El principal sospechoso del doble crimen de Cuenca, Sergio Morate, llegó ayer a España, esposado y escoltado por policías españoles, desde la ciudad rumana de Timisoara, donde pasó los últimos 24 días en prisión preventiva. Esta mañana pasará a disposición judicial en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1.

La llegada de Morate, presunto autor de la muerte de Laura del Hoyo y Marina Okarynska, a los juzgados de Cuenca creó gran expectación en la zona, donde se congregaron numerosos medios de comunicación y vecinos que quieren ver al sospechoso del doble crimen

"Salió a las 20.00 hora local (17.00 GMT) de la Comisaría de Timisoara y sobre las 21.00 hora local (18.00 GMT) entró en el avión", informó a Efe Ancuta Morariu, portavoz de la policía rumana. El furgón policial que transportó a Morate, de 29 años, accedió directamente a la pista donde se hallaba el avión procedente de España y en la escalera de la aeronave se encontraron las autoridades de ambos países. Esposado por la espalda y tras ser fotografiado por investigadores criminalistas, Morate fue introducido en el avión con rumbo a España, donde deberá responder ante la Justicia que lo acusa de haber asesinado a Laura del Hoyo, de 24 años, y a su exnovia Marina Okarynska, de 26 años.

De esta manera se puso fin a la estancia del supuesto asesino en Rumanía, tras un proceso que se inició con su arresto el pasado 13 de agosto por la policía rumana en Lugoj, una pequeña localidad de menos de 50.000 habitantes, cerca de la frontera con Hungría. Su entrega a las autoridades españolas se ha producido alrededor de las 19.30 horas, tras pasar 23 días detenido en Rumanía y solo tres días después de que el máximo tribunal rumano ratificase en Bucarest su extradición inmediata a España.

En su primera aparición ante un tribunal rumano, Morate, de 29 años, se declaró inocente . Hasta el momento, se cree que Morate salió de España por la frontera de Portbou, en Girona, con su propio vehículo el mismo día en el que desaparecieron las jóvenes y en que supuestamente las asesinó. Ambas fueron vistas por última vez el 6 de agosto, después de que se supiera que habían ido a casa del sospechoso a recoger objetos de Marina.