La Policía Nacional desarticuló una red de explotación sexual de mujeres en clubes de alterne de Bilbao y Benidorm (Alicante) en una operación que se saldó con nueve detenidos y la liberación de siete jóvenes nigerianas obligadas a ejercer la prostitución.

Según este Cuerpo, la organización era dirigida por tres mujeres también de origen nigeriano que privaban a las víctimas de libertad y las obligaban a prostituirse todos los días de la semana en jornadas de más de 14 horas hasta que saldaban una supuesta deuda de entre 40.000 y 45.000 euros contraída con la red.

Un total de seis de los nueve detenidos fueron arrestados en Bilbao y tres en Alicante.