Suscríbete

Caso Abierto - La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Creí que me había muerto"

Los heridos por la caída del suelo de una discoteca relatan el suceso

El momento de la caída del suelo de la discoteca de Adeje

El momento de la caída del suelo de la discoteca de Adeje

Para ver este vídeo suscríbete a La Provincia - Diario de Las Palmas o inicia sesión si ya eres suscriptor.

El momento de la caída del suelo de la discoteca de Adeje Miguel Ángel Autero

"Nadie ha venido a ver cómo estamos. Ni de la Policía, ni del Butterfly, ni ningún funcionario, ni del Ayuntamiento de Adeje". Esta era la queja que formulaban ayer dos de las nueve personas que continúan ingresadas en diferentes hospitales de Tenerife tras el derrumbe de la discoteca Butterfly, situada en un centro comercial de Adeje, en la madrugada del domingo. Dos hospitalizadas en Hospiten Sur mostraban este lunes su decepción al comentar que "nadie del Ayuntamiento, ni de la discoteca se ha preocupado por nuestro estado de salud", relataban Esmeralda y María.

Relacionadas

"Nosotras acabábamos de llegar a la discoteca Butterfly. A las dos de la mañana empezaba el show y en el segundo número", cuando sonaba la canción A quién le importa, de Fangoria, que interpretaba Marta Monroe, "se desplomó el piso y caímos por un agujero negro; nos cayó encima un montón de escombros del piso y nos entró el pánico a todos los que habíamos caído. Gritos y la gente quejándose del golpe y de las heridas; muchos se rompieron huesos y no se podían mover".

Esmeralda, que sufre fractura de nariz, costillas y heridas abiertas en diferentes partes de su cuerpo sobre las que el personal médico tuvo que aplicar puntos de sutura, se encuentra ingresada en la habitación 432 de Hospiten Sur junto a su pareja, María, quien corrió peor fortuna en la caída ya que tiene fracturadas varias costillas, los dedos del pie izquierdo y una herida abierta a la altura del fémur de la pierna derecha, de la que ayer tuvo que ser intervenida quirúrgicamente para cerrarla, tal y como expresaron en el programa Buenas Tardes Canarias, de la Radiotelevisión Canaria (RTVC).

Esmeralda asegura que tras caer al sótano de la discoteca "la mayoría de nosotros salimos por nuestro propio pie, ayudándonos los unos a los otros como podíamos". "Todavía no habían llegado ni los bomberos ni las ambulancias porque acababa de ocurrir todo. Cuando estábamos fuera del local empezaron a llegar las ambulancias y los sanitarios comenzaron a atender a los heridos en función de la gravedad de las lesiones de cada uno", afirma esta mujer, quien añade que puede ponerse en pie, pero le cuesta mucho por las costillas rotas que tiene.

De los nueve heridos que permanecen hospitalizados, tres se encuentran ingresados en el Hospital Universitario Nuestra Señora de la Candelaria (Hunsc); uno en el Hospital Universitario de Canarias (HUC); tres en Hospiten Sur y dos en la Clínica Quirón.

María, que aguardaba a entrar en quirófano para someterse a una intervención quirúrgica para cerrar la herida abierta en la parte trasera de su pierna derecha, a la altura del fémur, recordaba que "lo vivido fue una pesadilla. Creí que me había muerto; todo estaba oscuro, oía gritos por todos lados y cuando logré ver algo, todo era sangre. Todas las personas que estaban a nuestro lado estaban gritando, chillando, quejándose de dolor y llorando. Socorro, ayuda, era lo único que entendía entre los gritos y quejidos de la gente".

Compartir el artículo

stats