Para Carmen García, la puesta en libertad de los cinco componentes de la llamada manada y de los cuatro jóvenes acusados de abusos sexuales a una menor de 16 años la pasada noche de San Juan en Playa del Inglés supone "un efecto llamada" para que se repitan nuevas violaciones en grupo. Varios centenares de personas se manifestaron en la tarde de ayer en la plaza de la Feria de Las Palmas de Gran Canaria, donde mostraron su repulsa por lo ocurrido en el Sur y por las últimas decisiones tomadas por los jueces, que consideran culpables, junto con algunos medios de comunicación y empresarios, del dominio del patriarcado sobre la mujer y del fomento del "terrorismo machista".

García, trabajadora social y componente de la Red Feminista Gran Canaria, considera que lo ocurrido el pasado fin de semana, unido a la puesta en libertad de los cuatro jóvenes detenidos, aunque acusados de un presunto delito de abusos sexuales, son motivos más que suficiente para volver a salir a la calle. "Es el patriarcado elevado a la enésima potencia", declaró, para especificar a continuación que e "es el patriarcado ejercido por los hombres que se juntan para violar, luego por los jueces que juzgan con una mentalidad patriarcal y una sociedad patriarcal que se queda como si nada hubiera pasado".

En este sentido, en el manifiesto leído durante la concentración se hizo especial hincapié en el papel jugado por los magistrados con la puesta en libertad de los cinco condenados por el caso ocurrido en Sanfermines y por el sucedido el pasado fin de semana. "Seguiremos luchando y gritando para tener una justicia realmente justa y no una justicia patriarcal que nos ignora y que nos transmite un mensaje claro de impunidad para agresores sexuales".

En el discurso también se acusó a los medios de comunicación, entre ellos a LA PROVINCIA / Diario de Las Palmas, de "perpetuar el machismo". Así, se respondió al titular publicado el pasado jueves en la portada de este periódico ('La menor violada en grupo pasaba San Juan con unas amigas y se emborrachó'): "Que lo tengan claro, podemos emborrachar nuestros cuerpos, eso no les da derecho violarlos".

Los manifestantes solicitaron al Estado que actúe "para erradicar esta conducta abusiva". Por ello, denunciaron la falta de medias sociales relacionadas con la violencia machista y consideraron que existe un pacto de Estado "insuficiente y vacío de contenido". El manifiesto acabó con un grito de apoyo a la menor víctima de la presunta violación ocurrida en Playa del Inglés: "Si tocan a una, respondemos todas".

Algunos de los manifestantes portaron pancartas en las que se podían leer los nombres de los cuatro jóvenes y el menor de 15 años que, presuntamente, participaron en la violación grupal. Y es que durante el día de ayer se publicaron en distintas redes sociales fotografías de los cinco acusados -el menor de agresión sexual y los cuatro jóvenes de abusos sexuales- junto a las direcciones de sus cuentas de Instagram.

Lo ocurrido la noche de San Juan ha generado, además, mayor indefensión entre las mujeres, como así lo reflejaron Patricia y Ámbar Valerón, ambas de 21 años, y Nayade, María y Araceli, de 17. "Tengo bastante miedo a estar por la calle sola por la noche, y cuando lo haces o estas acompañada o hablando por el teléfono móvil" para estar más segura, afirmó una de las menores. Ámbar Valerón señaló que los violadores "no tienen miedo a la Justicia" después de la puesta en libertad de cuatro de los cinco detenidos por el caso del sur.

Los actos de repulsa también se celebraron en Arrecife, con unos 60 asistentes, y en Santa Cruz de Tenerife, en la que participaron varias decenas de personas.