Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Las lágrimas se nos acaban"

La pequeña comunidad indonesia de Canarias se une ante la catástrofe y prepara el envío de donaciones para ayudar a los supervivientes

Elis Murniwati. ANDRÉS CRUZ

Los móviles de los cerca de 50 miembros de la comunidad indonesia en Canarias sonaron de madrugada y los mensajes traían malas noticias. El mar había golpeado duramente la costa, esta vez en el estrecho de Sonda, entre las islas de Java y Sumatra. "Estas catástrofes son tan habituales en el país, que ya se nos acaban las lágrimas", afirma Elis Murniwati, una indonesia afincada en Gran Canaria desde hace más de 25 años.

"Afortunadamente", Murniwati asegura que los familiares de los indonesios residentes en Canarias no han padecido daños personales. "Hay tres compatriotas cuyas familias han sufrido daños materiales y todavía se están recuperando del susto", señala. "Somos una comunidad pequeña, pero muy unida, por eso siempre estamos pendientes de lo que otros puedan necesitar y, especialmente ante estas desgracias, nos apoyamos y, a través de nuestra asociación, hacemos las donaciones que podemos para las familias que lo necesitan", sostiene Murniwati. Quien añade que "la vida sigue y desde aquí hacemos todo lo posible para ayudar".

"En todas las tragedias siempre hay algún detalle que no se puede olvidar" y, en este caso, Murniwati, con lágrimas en los ojos, hace una mención especial a las personas que disfrutaban de un concierto y fueron arroyados por el tsunami, porque "pasaron de la alegría a la desgracia en un solo segundo".

A pesar de que Indonesia cuenta con medidas de seguridad y sistemas de alertas, "suelen fallar y no llega información suficiente a la población, por eso las desgracias son tan frecuentes y graves", denuncia Murniwati. Aún así, reconoce que por las especiales características del país, formado por más de 17.000 islas, "no hay manera de prever dónde y cuándo van a producirse los tsunamis". Además, la indonesia afincada en Gran Canaria destaca que son "un pueblo es muy agradecido" y que "después de pasar todo lo que ha pasado, aceptamos lo que la naturaleza nos depara."

Compartir el artículo

stats