El 'Bluebird', buque petrolero con bandera de Singapur que rescató en aguas canarias este martes a los 33 ocupantes de un cayuco (no una patera, como se informó en un primer momento), ha llegado a primeras horas de la tarde al Puerto de La Luz, en Las Palmas de Gran Canaria. El cayuco llevaba 15 días a la deriva, y cuatro de sus ocupantes fallecieron, dos de ellos ya a bordo del 'Bluebird'.

El 'Bluebird' recogió al grupo de 33 varones africanos -seis de ellos posibles menores- el domingo sobre las 14.00 horas, apenas hora y media después de que Salvamento Marítimo emitiera una petición de ayuda de emergencia a los barcos en tránsito por la zona, porque otro carguero había divisado un cayuco, según ha confirmado un portavoz del armador. Se encontraban a unos 610 kilómetros de las Islas.

Los 29 supervivientes han llegado pasadas las 15.30 horas al puerto de Las Palmas de Gran Canaria, donde han recibido a lo largo de la tarde asistencia médica, porque todos ellos se encontraban deshidratados y muy débiles. De hecho, cuatro han sido evacuados a los hospitales de la ciudad, ha precisado un portavoz del equipo de la Cruz Roja que los ha atendido, José Antonio Rodríguez.

El rescate del cayuco se hizo a primera hora del domingo bajo coordinación del centro de salvamento de Rabat, dado que se encontraba en aguas bajo responsabilidad de Marruecos.

Sin embargo, el 'Bluebird' siguió su ruta prevista desde Dakar hasta Las Palmas de Gran Canaria porque se entendió que el puerto de esta ciudad era el destino más seguro para un buque de esas características, de más de 200 metros de eslora.

La bajada a tierra de los supervivientes se ha prolongado durante cerca de dos horas, porque la mayoría de ellos se encontraban muy débiles tras muchos días sin haber comido ni bebido y tenían que descender al muelle por una escala muy inclinada desde la cubierta del petrolero, situada a unos 20 metros de altura.

De hecho, uno de ellos ha descendido en silla de ruedas por la escalerilla ayudado por miembros de la Cruz Roja y de la Policía y al menos a tres los han bajado los bomberos en camilla con la escala telescópica de su camión de emergencias.

Los forenses de Las Palmas de Gran Canaria deberá ahora determinar las causas de la muerte de las cuatro víctimas, a las que se suma un quinto ocupante al que sus compañeros dan por desaparecido.

"Ellos cuentan que llevaban casi quince días a la deriva y ello conlleva no tener alimentos ni agua", ha señalado el portavoz de Cruz Roja, que asegura que la mayoría de los ocupantes del cayuco siguen aún "muy desorientados", tras una "travesía muy dura".

La llegada de este grupo de inmigrantes en tan malas condiciones ha obligado a movilizar un amplio dispositivo, con una docena de ambulancias de Cruz Roja y el Servicio de Urgencias Canario, el Cuerpo Nacional de Policía, la Guardia Civil, la Policía Portuaria y los Bomberos de Las Palmas de Gran Canaria.

Los voluntarios de la Cruz Roja, muchos de ellos veteranos en la asistencia a inmigrantes llegados en pateras, han resaltado ante los medios la destreza que demostró la tripulación del 'Bluebird' para izar a los ocupates del cayuco a la cubierta del petrolero 20 metros más arriba, en plena navegación y en océano abierto.Aumento en la llegada de migrantes

El de los cuatro inmigrantes fallecidos este martes tras naufragar el cayuco en el que viajaban con otras 29 personas es el suceso más trágico de los últimos días en los que se ha registrado un aumento del número de llegadas.

Canarias está viendo aumentar en los últimos días el número de inmigrantes que llegan a sus costas o son rescatados en alta mar. Desde este pasado sábado, han llegado a Canarias más de 200 personas, entre ellos varios bebés y mujeres embarazadas, a bordo de nueve pateras y un cayuco.

Txema Santana, técnico de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (Cear) Canarias, ha explicado en declaraciones a Efe que vienen observando una tendencia al alza en la llegada de inmigrantes desde hace años, pero en esta última semana ha detectado "cierta intensidad" en la ruta África-Canarias, tanto desde el sur de Marruecos, el Sáhara occidental y África occidental.

Las causas de este incremento se deben, entre otras cosas, al buen estado del mar, que hace más fácil la navegación hacia las Islas Canarias.

Para que se produzca un repunte "es que hay mucha gente dispuesta a salir en los puntos de salida de estas rutas", ha advertido Santana, que se refiere tanto a los conflictos bélicos como al hecho de que la frontera por el norte está más blindada que antes y los inmigrantes ya no utilizan tanto esa vía.

"Cuando no se puede salir por un lugar, se sale por otro y la ruta de Canarias, desde hace 25 años, recibe migración por vía marítima", aunque la intensidad de esta última semana, reconoce, no es habitual.

En lo que va de año, 1.400 inmigrantes han llegado a Canarias por vía marítima y 7, incluidos los 4 de hoy, han fallecido.