La Policía Nacional detuvo en la calle Triana de la capital grancanaria a un hombre de 30 años, con numerosos antecedentes policiales, como presunto autor de un delito de robo con fuerza. El mismo fue sorprendido en el interior de una cafetería por los empleados en el momento que se disponían a iniciar su actividad laboral.

El responsable del negocio comunicó que al abrir la verja de seguridad para iniciar su actividad laboral había encontrado a un individuo en el interior del local. Al verse sorprendido por el trabajador, el individuo huyó a la carrera pero fue inmediatamente retenido por un policía nacional fuera de servicio que se encontraba en los alrededores.

Los funcionarios policiales que acudieron procedieron a la detención del mismo, tras comprobar que la caja registradora del establecimiento había sido fracturada. En el cacheo de seguridad, los agentes intervinieron numerosos billetes que el arrestado ocultaba bajo su ropa y los devolvieron a sus legítimos propietarios. Por ello fue detenido. Además, era reclamado por un juzgado de la capital.