Dos hombres fallecieron ayer en Gran Canaria al precipitarse de manera fortuita por sendos barrancos de la Isla. Los equipos sanitarios, policiales y de rescate que respondieron a las emergencias en Las Palmas de Gran Canaria y Teror solo pudieron confirmar sus fallecimientos debido a la gravedad de las heridas sufridas en las caídas.

El primer suceso tuvo lugar en Las Palmas de Gran Canaria al despuntar el día, cuando un hombre se precipitó accidentalmente por una ladera del barranco de Tamaraceite cercana al antiguo cuartel Manuel Lois. El Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad (Cecoes) del Gobierno de Canarias recibió a las 5.47 horas una alerta informando de que un varón se había precipitado desde un lugar de gran altura cerca de la urbanización industrial Díaz Casanova y que precisaba asistencia sanitaria. A partir de entonces, el 112 activó los recursos de emergencias necesarios: ambulancias del Servicio de Urgencias Canario (SUC) y agentes de la Policía Local, del Cuerpo Nacional de Policía y del Servicio de Extinción de Incendios, Salvamento y Rescate de Las Palmas de Gran Canaria.

Los primeros en actuar fueron los agentes de rescate, quienes accedieron al punto en el que se encontraba el accidentado. Desde allí lo trasladaron hasta la ubicación en la que se encontraban los sanitarios del SUC, quienes solo pudieron confirmar que el hombre había fallecido. La Policía Local de Las Palmas de Gran Canaria se encargó de facilitar el acceso de los recursos de emergencias y seguridad hasta la zona, mientras la Policía Nacional instruyó las diligencias del suceso.

Por otra parte, un hombre de 90 años perdió la vida en Teror al mediodía tras caer sobre unas tuneras desde varios metros de altura por un barranquillo, según informó el Cecoes. El 112 recibió una alerta a las 12.06 indicando que el suceso había tenido lugar en la zona de Los Corrales, por lo que se activaron de inmediato los servicios de emergencias.

Efectivos de Bomberos del Consorcio de Emergencias de Gran Canaria y de Protección Civil procedieron al rescate del accidentado, pero ya había fallecido. Un médico de Atención Primaria del Centro de Salud de Teror que había sido trasladado al lugar de los hechos por una patrulla de la Policía Local de Teror solo pudo confirmar el óbito.

Los agentes de la Guardia Civil desplazados al lugar de los hechos se hicieron cargo de las diligencias policiales y de la custodia del cadáver hasta que llegó la autoridad judicial para realizar el levantamiento. La Policía Local colaboró con el resto de recursos de emergencias.

En Bandama, los Bomberos de Las Palmas de Gran Canaria y la Policía Local rescataron por la noche a un hombre de 27 años que se precipitó por un desnivel de 40 metros mientras realizaba unas fotografías, aunque no sufrió heridas.