Un incendio que presuntamente se declaró en una freidora en el interior de una vivienda de Santa Brígida calcinó por completo la cocina, además de provocar la inundación del domicilio. Dos personas, una mujer y su hija de 4 años, tuvieron que ser atendidas por inhalación de humo, aunque sólo la primera tuvo que ser trasladada a un hospital de la capital grancanaria.

El Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad (Cecoes) 112 recibió una alerta a las 14.50 horas en la que se indicaba que se había originado un fuego en el interior de una vivienda situada en la segunda planta de un edificio de tres pisos situada calle Maestro Terrón Sobrado, en pleno casco urbano satauteño, después de que los vecinos apreciaran humo saliendo por el balcón. Los agentes de la Policía Local fueron los primeros en personarse en el lugar y atender a las dos afectadas. Asimismo, procedieron a desalojar a los vecinos de las viviendas próximas ante el riesgo de propagación por el patio interior y el desplazamiento de humos por el mismo.

Los bomberos del Consorcio del parque de San Mateo, por su parte, se encargaron de apagar las llamas que se habían propagado por toda la cocina. Cuando llegaron se encontraron que además se había producido la rotura de una tubería, que ayudó a reducir la voracidad de las llamas, según indicaron fuentes de los cuerpos que actuaron en el servicio. El agua en principio no afectó al inmueble situado en la planta baja.

Los bomberos tuvieron que trabajar durante aproximadamente hora y media para extinguir el incendio y ventilar el inmueble, así como para achicar parte del agua que había inundado la casa. La cocina quedó afectada por completo, quedando inservible, mientras que el humo se introdujo en el resto de dependencias de la vivienda.

El 112 indicó que una ambulancia de soporte vital básico del Servicio de Urgencias Canario (SUC) acudió al lugar y atendió a una mujer que presentaba intoxicación por inhalación de humo de carácter leve, por lo que fue trasladada hasta el Hospital Doctor Negrín de Las Palmas de Gran Canaria. Por su parte, tanto agentes de la Guardia Civil de San Mateo como miembros de Protección Civil de Santa Brígida colaboraron con el resto de recursos en el servicio.