La Policía Nacional ha detenido a cuatro presuntos traficantes de sustancias estupefacientes en el barrio de Guanarteme, en Las Palmas de Gran Canaria. Los cuatro integraban una banda criminal, y les incautaron 217.424 monodosis de heroína, 2.310 de cocaína, 1.000 de hachís, diverso instrumental para la adulteración de la droga y preparación de crack, así como una gran suma de dinero en metálico.

Los agentes reconocen que este grupo criminal son una de las ramas de una organización que "estaba inundando las calles de la capital de heroína y crack". La venta y consumo de heroína "actualmente se encuentran en cotas que no se recordaban desde finales del siglo pasado", señalan.

Los detenidos centraban sus operaciones en el barrio de Guanarteme donde, desde una casa ocupada, dos miembros de la organización despachaban diariamente una importante cantidad de heroína y crack, "lo que generaba una fuerte alarma social e inseguridad en el barrio debido al continuo trasiego de toxicómanos por las proximidades de la vivienda investigada".

Igualmente, las investigaciones llevadas a cabo por ese grupo de estupefacientes permitieron identificar en una vivienda del mismo barrio al miembro de la organización que suministraba, tanto a estos traficantes como a otros de la ciudad, la heroína y cocaína que luego convertirían en crack y distribuirían a los consumidores.

Así, en el registro realizado en esa vivienda, fue incautado un importante alijo de heroína fraccionada en bolsas de unos 25 gramos preparadas para su distribución a los puntos de venta, mientras que en la vivienda ocupada que igualmente fue registrada, fue aprehendida la droga ya dosificada en pequeñas bolsitas termoselladas listas para la venta a los toxicómanos, así como el utillaje preciso para la preparación de Crack.

Los detenidos B. S. original de Ghana, I. A. original de Liberia y A. J. S. original de Mozambique, han ingresado en prisión por orden del Juzgado de Instrucción Número tres de Las Palmas.