La Guardia Civil del Puesto Principal de Puerto Rico-Mogán en Gran Canaria, ha investigado el pasado día 09 de noviembre, a una persona de 57 años de edad y nacionalidad extranjera como presunto autor de un delito de simulación de delito, allanamiento de morada, robo con fuerza en las cosas y daños; al alquilar una vivienda que no era de su propiedad y acceder a la misma con sus propias llaves, ocasionando daños que fueron posteriormente denunciados por el propio investigado.

Inicio de la investigación – denuncia

Las investigaciones se iniciaron el día 31 de octubre cuando se denunció la presunta comisión de un delito de robo con fuerza en una vivienda, sita en la localidad de Playa del Cura. Por ello los componentes del Área de Investigación de la Guardia Civil de Puerto Rico-Mogán se personaron en ese domicilio para obtener indicios en la realización de la inspección técnico ocular que condujesen al esclarecimiento de los hechos.

Ya desde un primer momento los agentes observaron que los accesos a la vivienda no presentaban ningún tipo de forzamiento, por lo que indagaron in situ sobre la existencia de una disputa legal por la propiedad del apartamento por parte de dos ciudadanos italianos, existiendo antecedentes de denuncias anteriores por estos hechos.

Indagaciones policiales

Al parecer el hijo del investigado realizó la venta de la propiedad, no obstante, su padre siendo conocedor de esta venta se mostraba contrario a la misma, disponiendo del apartamento a su voluntad, llegando incluso a alquilarlo después de la venta. Las disputas se iniciaron cuando el propio inquilino conoció al verdadero propietario de la vivienda al darse cuenta que estaba realizando unos pagos al que no era titular de la misma.

Motivado por las diferencias en el presunto impago de alquiler, el investigado aprovechó la ausencia del morador en la vivienda para entrar en la misma mediante el uso de sus propias llaves y supuestamente sustraer todas las pertenencias del morador, causando daños en una alarma acústica que se encontraba instalada en su interior y que fue arrancada de su emplazamiento y arrojada a un cubo de agua con el objetivo de que dejara de sonar.

Posteriormente estos hechos fueron denunciados en dependencias de la Guardia Civil por el propio investigado, simulando ser víctima de un delito inexistente, para justificar su acceso no autorizado a una vivienda que ni era titular ni residía legalmente en la misma.

Cabe destacar que la Guardia Civil realizó una práctica de gestiones en el catastro para verificar la titularidad de la propiedad, comprobando como la misma no pertenecía al denunciante, sino que esta había sido vendida, según las escrituras notariales, por su hijo que era el único propietario en marzo de 2020.

Esclarecido todo ello, los agentes confeccionaron las diligencias oportunas por la comisión de un delito de simulación de delito, allanamiento de morada, robo con fuerza en las cosas las cuales quedaron a disposición del correspondiente Juzgado de Guardia de San Bartolomé de Tirajana.